Estados Unidos: Seguridad a cargo de delfines

lunes, 12 de marzo de 2007 · 01:00
San Diego, 12 de marzo (apro) -- En marzo del 2003, unos días antes de que iniciaran las hostilidades en Irak, en el más absoluto de los secretos, un grupo de buzos de las fuerzas especiales Seals, hacía labores de reconocimiento en el puerto iraquí de Umm Qasr A varios metros de profundidad, se encontraron con elementos del Equipo Uno, del Cuerpo Especial de la Marina Con señas y movimientos de cabeza, entre los dos equipos lograron detectar más de 100 minas y artefactos explosivos que bloqueaban esa importante vía marítima La coordinación bajo el agua no es cosa sencilla, especialmente cuando los integrantes del Equipo Uno son delfines Pero ayuda que éstos estén entrenados específicamente para el desarrollo de ese tipo de misiones La operación fue tan exitosa que las fuerzas estadunidenses lograron abrir el Puerto de Umm Qasr al tráfico marítimo, incluyendo el barco británico Sir Galahad, que llevaba miles de toneladas de alimentos a los civiles desplazados luego de la primera semana de combates Aunque esa era la primera vez que el equipo de delfines, conocido en la jerga militar como MK 5, se encontró en una situación de guerra, numerosos grupos de mamíferos marinos, han formado parte, desde hace más de 50 años, del arsenal de inteligencia del Centro de Sistema de Guerra Espacial y Naval de la Marina de Estados Unidos (SPAWAR por sus siglas en ingles), con sede en San Diego, California Ante la creciente preocupación por la seguridad nacional, a mediados de febrero de este año, la Marina de Estados Unidos desplegó un grupo de 30 delfines y leones marinos para patrullar las aguas cercanas a la base naval de Kitsap Bangor, ubicada en Puget Sound, muy cerca de Seattle, Washington Para el Pentágono esa base es de vital importancia porque cuenta con numerosos submarinos, barcos y laboratorios que podrían ser blancos de algún ataque terrorista Tom Lapuzza, vocero del Programa de Mamíferos Marinos del SPAWAR, asegura que los delfines son excelentes patrullando las costas, ya que tienen una capacidad extraordinaria para detectar cualquier objeto extraño, en las más difíciles condiciones climáticas o de visibilidad Lapuzza agregó que el sofisticado sonar que poseen los delfines es una herramienta útil en las labores de patrullaje de las costas Cuando detectan a alguna persona en el agua, dice, emiten una señal indicando al equipo de intercepción el lugar exacto donde se ha encontrado al presunto terrorista Los leones marinos son entrenados tan eficazmente que, en caso de encontrar a un individuo no identificado bajo el agua, pueden enredar un lazo en la pierna del buzo, para detenerlo hasta que llegue el equipo humano Una larga relación Desde fines de la década de los años 50, los científicos de la división de Ciencias Biológicas del Centro de Sistemas de Guerra Espacial y Naval empezaron a realizar investigaciones acerca de las cualidades hidrodinámicas de los delfines y se dieron cuenta que entendiendo los movimientos de ese animal, podrían mejorar los diseños de los torpedos, los barcos y de los submarinos Años más tarde los científicos empezaron a entrenar a los delfines, para que trabajaran junto a los buzos en operaciones en mar abierto A diferencia de los buzos humanos, los defines eran capaces de hacer varias inmersiones a grandes profundidades, sin sentir los efectos de la descompresión También se dieron cuenta de que los delfines y los leones marinos se adaptan fácilmente al entrenamiento en búsqueda, detección y localización de objetos en el fondo del mar Al principio de este programa, varias especies de mamíferos marinos fueron tomadas en consideración, incluyendo ballenas asesinas, ballenas piloto, ballenas blancas, leones marinos, ballenas grises y hasta focas Muchos de estos animales han sido un factor decisivo en el rescate de pilotos de aviones derribados sobre el océano, donde no sólo logran localizarlos, sino crear una barrera defensiva contra los tiburones hasta que concluye el rescate Inicialmente conocido como Sistema de Localización Rápida, estos animales demostraron su eficacia cuando recuperaron un misil antisubmarino (ASROC) a más de 180 pies de profundidad, en noviembre de 1970, en plena guerra fría Altamente especializados Los delfines y los leones marinos trabajan bajo la supervisión de sus entrenadores y generalmente son capacitados para realizar misiones específicas llamadas "Sistemas" De acuerdo con la jerga militar, cada sistema es el conjunto de personal, equipo, operaciones, logística, documentos y procedimientos que permiten que se lleve a cabo una misión específica Sin embargo, estos animales pueden ser entrenados también para participar en diversos sistemas Las unidades compuestas por mamíferos marinos son reconocidas como MK Actualmente hay cinco categorías: Los grupos MK 4, MK 7 y MK 8, están formados por delfines El MK 5 por leones marinos y el MK 6 es una combinación de delfines y leones marinos Cada equipo está formado por animales y humanos y pueden ser desplazados a cualquier parte del mundo en un lapso no mayor de 72 horas Estos mamíferos tienen un entrenamiento tan sofisticado, que son dejados en libertad todos los días, y prácticamente todos regresan a las bases Desde 1950, de los 19 barcos que han resultado dañados en conflictos, 14 han sido afectados por minas submarinas Por ese motivo, el Programa de Mamíferos Marinos ha hecho especial énfasis en la localización de artefactos explosivos, aprovechando las características excepcionales del sonar de los delfines, conocido como ecolocalizador Cuando el delfín localiza su objetivo, emite una serie de sonidos que rebotan en el objeto y regresan al delfín, permitiéndole la construcción mental de la imagen del objeto El delfín reporta esta imagen a su entrenador, quien le da una respuesta determinada si el objeto es el que buscan Cuando se localiza el explosivo, el entrenador indica al delfín que marque el lugar para que los barcos y los buzos eviten la zona Por su lado, los leones marinos son utilizados debido a que tienen una excepcional capacidad auditiva en el fondo del mar, así como una vista extraordinaria, incluso en condiciones de mucha obscuridad El grupo MK6, integrado por delfines y leones marinos, fue movilizado por primera vez entre 1971 y 1972 durante la guerra de Vietnam, y más tarde en Bahréin, entre 1986 y 1987, donde participaron en la operación "Enduring Freedom" Tradicionalmente la Marina utilizaba buzos e instrumentos no tripulados para la recuperación de objetos y equipos de prueba que son lanzados desde aviones Sin embargo, los científicos demostraron que los mamíferos tenían grandes ventajas frente a sus compañeros humanos, como la posibilidad de sumergirse repetidamente a grandes profundidades Los buzos también tienen la limitante de no poder ver en la oscuridad y de necesitar un aparatoso y costoso apoyo logístico desde la superficie El sistema de recuperación de objetos por parte de los leones marinos consiste en un pequeño bote de caucho, un león marino y tres entrenadores Cuando el bote llega al sitio de recuperación, se le monta un arnés con una cuerda para que lo amarre en el artefacto Para asegurarse que el artefacto se encuentra bien amarrado, el león marino empuja dos y hasta tres veces, para asegurarse Después de esa tarea, sube a la superficie para deleitarse con un pescado, mientras que con una grúa se rescata el objeto Protestas A pesar de su eficiencia, numerosos grupos que luchan por los derechos de los animales han expresado su preocupación por el uso de estos mamíferos en misiones de seguridad nacional Stephanie Boyles, bióloga marina y vocera del grupo ambientalista "People for the Ethical Treatment of Animales", dijo que los mamíferos marinos no ofrecen un sistema de defensa confiable, y por lo mismo no deberían ser utilizados en ese tipo de misiones "Creemos que los ciudadanos de Estados Unidos tenemos el derecho de tener el mejor sistema de defensa posible y este simplemente no lo es", dijo Boyle, quien agregó que los delfines se distraen fácilmente cuando se encuentran en mar abierto "No entienden las consecuencias que pueden ocurrir si no llevan a cabo una misión correctamente" En 1989, la Marina había tratado de utilizar estos animales en el noroeste de Estados Unidos, pero un juez lo impidió, dice Lapuzza, quien agregó que el argumento central en ese tiempo era que no se sabía qué efectos nocivos para los animales podría tener trabajar en aguas 10 grados más frías que en San Diego, donde la temperatura promedio del mar es de 58 grados Fahrenheit Esos argumentos, sin embargo, no han impedido que la Marina haya desplazado sus equipos de delfines y leones marinos a más de 44 regiones en todo el mundo El agua en el área de Puget Sound es 10 grados más fría que en la bahía de San Diego, donde tiene una temperatura promedio de 58 grados, incluyendo Alaska, Australia, Noruega, Alemania, Dinamarca y Lituania, entre otros

Comentarios