La izquierda, al filo del abismo

domingo, 25 de marzo de 2007
A ocho meses de la elección presidencial, seis expertos evalúan las perspectivas de la izquierda en México Sus conclusiones distan de ser optimistas: señalan que si los líderes de los partidos del Frente Amplio Progresista y López Obrador no coordinan eficazmente sus acciones, continuarán siendo avasallados en el Congreso y perdiendo el apoyo de quienes los respaldaron en 2006 En esa circunstancia, y mediante alianzas del PAN con el PRI, la derecha lograría consolidarse en el poder durante un largo período Sin estrategia política para enfrentar al gobierno de derecha encabezado por Felipe Calderón, sin claridad en sus propuestas y alejada de las demandas sociales, la izquierda partidista y la resistencia civil encabezada por Andrés Manuel López Obrador corren el riesgo de ser abandonados por los 15 millones de mexicanos que respaldaron a la coalición Por el Bien de Todos el 2 de julio de 2006, coinciden los especialistas Octavio Rodríguez Araujo, Rosa Albina Garavito, Adriana Borjas Benavente y Arturo Anguiano En contraste, el historiador Enrique Semo y el escritor Carlos Montemayor consideran que aún es prematuro evaluar el movimiento de resistencia surgido después del proceso electoral, aunque reconocen la falta de claridad en el discurso izquierdista y la necesidad de una mayor coordinación para hacer frente a la derecha "Una de las características de la resistencia social pacífica, y de los movimientos sociales en general, es que tienen altas y bajas muy claras, pero las bajas es en lo que respecta a la movilización masiva", apunta Semo, quien fue secretario de Cultura del Distrito Federal en la administración de López Obrador Para Semo ?autor de La búsqueda: la izquierda mexicana en los albores del siglo XXI y Viaje alrededor de la izquierda, entre otros libros?, el movimiento que nació para protestar contra los resultados electorales del pasado 2 de julio "se está organizando, está tomando forma, está definiendo sus demandas en mítines que se realizan en prácticamente todos los fines de semana a lo largo y ancho del país, encabezados por Andrés Manuel López Obrador" Destaca que, en este proceso de definiciones, es necesario "hacer coincidir a la fuerza parlamentaria de la izquierda con el gran movimiento social que se está desplegando en el país, y estas coincidencias pueden obligar al gobierno de derecha a rectificar su política y hacer concesiones" Por su parte Carlos Montemayor ?autor de Guerra en el paraíso, Las armas del alba y Los informes secretos, entre otros textos? señala que ocho meses, los que han transcurrido desde la elección presidencial, es poco tiempo para "entender la profundidad de los procesos sociales" Y apunta: "Yo no hablaría del papel del López Obrador como líder de la izquierda, sino como líder de un frente amplio, de una coalición de partidos, al que le hace falta traducir a un lenguaje llano y congruente cuáles serían los objetivos de acción política de una coalición como esta" Sobre el llamado gobierno legítimo de López Obrador y su gabinete, Montemayor recuerda que México tenía "una asignatura pendiente desde el gobierno paralelo de Manuel Clouthier", cancelado a su muerte, por lo que es importante "cubrir los expedientes": "Será sano para el país que el gabinete del presidente llamado legítimo, avance y tenga resultados de evaluación y de crítica, y que encuentre un lenguaje llano, preciso, que le explique al país y a la sociedad por qué el neoliberalismo está devastando al país entero y con qué cambios políticos concretos y posibles esto podría revertirse", dice Y advierte: "El futuro de las izquierdas dependerá sobre todo de su capacidad para comunicarse directamente con el elector Mientras no haya un lenguaje efectivo, en cuanto a ideas, pensamientos, objetivos y críticas reales a la corrupción, mentira o encono del poder actual, no habrá avance político suficiente ni en las izquierdas ni en el resto de los partidos mexicanos ni en la vida política" "No somos las ratas de Hammelin" Justamente esas imprecisiones en el lenguaje y la indefinición de las demandas de la izquierda partidista, lo mismo que del movimiento lopezobradorista, son debilidades preocupantes para otros investigadores Octavio Rodríguez Araujo, maestro emérito de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y que se considera uno de los 15 millones de ciudadanos a quienes les fue "burlado el voto", puntualiza que la gran mayoría de quienes tienen esa convicción "ya superó ese trance"; ahora, dice, "lo que la gente que siguió y que sigue a López Obrador está esperando son acciones, saber qué propone concretamente, qué vamos a hacer de aquí a tres años y de aquí a seis años Yo, personalmente, percibo un discurso muy reiterativo, y hay cosas concretas que la gente querría saber y yo no lo veo" Y alerta: "Todo suena muy improvisado, y esto es una tragedia porque la derecha sí está organizada, la derecha sí piensa en planes de 20 a 30 años y tiene proyecto Calderón también improvisa, pero tiene un proyecto, por algo se ha apoyado en las Fuerzas Armadas; una vez que ya tenga el apoyo de las Fuerzas Armadas, la convicción de las Fuerzas Armadas, la incondicionalidad del Ejército, entonces podrá llevar a cabo otras acciones, antipopulares incluso" A pesar de que Rodríguez Araujo reconoce que movimientos sociales como el que surgió a raíz de la protesta electoral "se mueven despacio", percibe que no se ha dado todavía una coordinación eficaz entre el líder de este movimiento, López Obrador, y las fuerzas políticas que lo respaldaron, en particular su partido, el PRD "Aquí debe haber una estrategia política conjunta de López Obrador y el PRD en oposición al PAN", dice Rodríguez Araujo, quien ha escrito los ensayos Izquierdas e izquierdismo, transición a la democracia: diferentes perspectivas y Derechas y ultraderechas en el mundo, entre otros Sin embargo, observa que entre los defectos que padece el PRD desde su fundación están las permanentes pugnas entre las corrientes internas "No estoy diciendo que no haya corrientes ni debate, pero una vez que tomen las decisiones, deben jalar como un solo hombre, y eso no lo han entendido El partido y López Obrador deben aprovecharse mutuamente; López Obrador es un líder carismático, que tiene un equipo de trabajo y está llevando una acción, y el partido es otra cosa, debe prepararse para ganar comicios En los recorridos se ve el apoyo del partido pero no estoy seguro de que se esté haciendo un trabajo sólido de coordinación" El politólogo recuerda que este año habrá 14 procesos electorales, en los que se conocerá la eficacia real del Frente Amplio Progresista (FAP), e insiste: "Tanto López Obrador como el PRD se tienen que poner las pilas y darse cuenta de lo que está ocurriendo, porque si se duermen en sus laureles, no la van a hacer A mí no me sorprendería que si las cosas siguen como van, en 2009 el PRD pase otra vez a tercer lugar, con una diferencia grande en relación con el PRI y el PAN No están haciendo bien las cosas, no están proponiendo una estrategia" Advierte: "No somos las ratas de Hammelin, necesitamos un líder que proponga cosas a los ciudadanos comunes Podemos apoyar en coyunturas muy específicas, hasta por razones sentimentales, pero al día siguiente queremos propuestas" "Triste opereta" "El balance político es bastante desalentador", opina Rosa Albina Garavito Elías, fundadora del PRD y exdirectora del Instituto de Estudios de la Revolución Democrática También excoordinadora parlamentaria en la Cámara de Diputados (LV Legislatura), exsenadora y consejera nacional emérita de su partido, considera trágico que la izquierda partidista "no ha logrado que la fuerza política que representan casi 15 millones de votos incida en el rumbo del país" Destaca que a pesar del avance sustancial en el Congreso, donde el PRD es la segunda fuerza, con 127 diputados y 29 senadores, en los hechos tiene "papel de tercera, por la ausencia de estrategia eficaz para hacer valer los sufragios que los llevaron hasta ahí" Garavito Elías señala que, excepto la capacidad de negociación que tuvo el grupo parlamentario del PRD para elaborar el paquete económico de 2007, su comportamiento no ha sido eficaz Así se ha demostrado, añade, con "la triste opereta" que escenificaron sus correligionarios el 1 de diciembre pasado, durante la toma de posesión de Felipe Calderón, igual que con su incapacidad para sacar adelante los juicios políticos contra los gobernadores de Oaxaca y Puebla, Ulises Ruiz y Mario Marín, y para detener la reforma a la ley del ISSSTE "Pero en cambio han aprobado la Ley de la Reforma del Estado sin exigir nada a cambio, y con ese apoyo, el gobierno de Felipe Calderón gana tiempo para tratar de resolver su grave problema de ilegitimidad "En ese contexto, reformas atinadas, aunque todavía limitadas, como la ley de salarios máximos de los altos funcionarios públicos, quedan como pírricos triunfos frente a la amenaza de una reforma fiscal regresiva o el avance en la privatización de Pemex", apunta Garavito Para ella, el panorama no es muy distinto en el movimiento que encabeza López Obrador: "La resistencia contra la imposición legal de un presidente ilegítimo no puede reducirse a descalificaciones; la convocatoria a la movilización social tendría que darse en torno a la agenda de la transición democrática, con los temas torales en materia económica y política, considerando que negociar no es una mala palabra cuando se hace de manera transparente y de cara a la sociedad, tomando en cuenta que está de por medio rescatar al país del naufragio en el que se encuentra" Ante la crisis del sistema democrático que se evidenció en las elecciones pasadas, apunta, se requiere "transitar a una democracia sustancial y participativa, pero no veo ni en el polo de López Obrador ni en el PRD la iniciativa de democratizar las organizaciones sociales Y a la autonomía de los pueblos indios hace tiempo se le dijo no" Para hacer valer la fuerza de los votos obtenidos en los comicios se requiere "una estrategia unificada entre el liderazgo político de López Obrador y la presencia legislativa en el Congreso" Mientras ello no ocurra, "entre una actuación legislativa errática y una resistencia pacífica escuálida, el riesgo es que termine por esfumarse el poder político de los 15 millones de sufragantes que decidieron apoyar el proyecto encabezado por López Obrador Nos encontramos ante una riesgosa perspectiva de que la segunda alternancia con signo de derecha en el país logre afianzase en el poder por un largo período" Parlamentarismo ineficaz Adriana Borjas Benavente, autora del libro Partido de la Revolución Democrática: estructura, organización interna y desempeño público, señala en entrevista que la izquierda partidista, "como segunda fuerza en el Congreso, no ha sido capaz de tomar iniciativas, de proponer rumbos, de presentar temas que son relevantes para el país y convencer de los cambios en los que cree; tampoco ha sabido generar acuerdos con los otros grupos parlamentarios" Recuerda que, con menos diputados, en la LIV Legislatura (1988-1991, cuando el PRD tuvo 22 representantes) "su papel fue relevante porque descubrió ante la sociedad que existía un poder que se llamaba Congreso, al que el sistema de partido único había relegado a un papel gris En esa época fue importantísimo el papel de Porfirio Muñoz Ledo, quien encabezó demandas muy claras: la democratización del sistema político, la rendición de cuentas, por ejemplo con la privatización de Telmex, y hubo una serie de demandas de juicios políticos contra Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari" El papel del PRD, añade, también fue relevante en la LVII Legislatura, cuando "acompañado de un movimiento social llegó a acuerdos con el PAN y el PRI para consolidar las reformas a la legislación electoral" Ahora, con el número de legisladores más alto en su historia, el PRD no tiene parlamentarios, no le ha resultado significativo ser la segunda fuerza política Aun reconociendo que las alianzas entre el PRI y el PAN lo dejan en desventaja, señala Borjas, basta recordar que en anteriores legislaturas el PRD puso en la agenda nacional temas de gran importancia y logró generar opinión pública, situación que ahora no ocurre" Más radical es la crítica de Arturo Anguiano Orozco, director de la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la UAM-Xochimilco y autor de textos como Después del 2 de julio, ¿dónde quedó la transición? Una visión desde la izquierda, Entre el pasado y el futuro: la izquierda en México, 1969-1995 y Cárdenas y la izquierda mexicana Él considera que las grandes movilizaciones para protestar por el resultado de las elecciones presidenciales "se disolvieron ante la falta de perspectiva y el comportamiento errático de Andrés Manuel López Obrador", ya que este líder, "como Cárdenas en 1988, acabó desmovilizando a la gente, pues no logró integrar un movimiento de resistencia civil La comedia de presidente legítimo ha contribuido a desmovilizar a la gran franja social que rechazó la manipulación de las elecciones y que no se resigna al continuismo del PAN con Calderón" En su gestión como presidente legítimo, puntualiza Anguiano, López Obrador "no solamente no siguió políticas de vinculación y solidaridad con los movimientos reprimidos por el gobierno de Fox y el entrante, abandonándolos en la práctica de nuevo, sino que le ha dejado las manos libres a Felipe Calderón" A diferencia de Cuauhtémoc Cárdenas, que fundó un partido tras los resultados electorales de 1988, dice, "López Obrador parece que va perdiendo a su partido, sin ser capaz de encontrar una salida organizada" Además, destaca que después de la elección, gobernadores, legisladores y dirigentes de los partidos que integran el Frente Amplio Progresista (FAP) "han privilegiado las políticas pragmáticas y la lógica institucional que les impone, en los hechos, el reconocimiento y hasta formas de encuentro y colaboración con el gobierno de Felipe Calderón, con el PAN y el PRI" Sentencia: "La izquierda partidista no plantea una política de impulso y organización del movimiento ciudadano ni parecen preocuparle luchas como las de Atenco o Oaxaca" Pero la verdadera izquierda de México, concluye Anguiano, "circula por otros lados y con otros derroteros, entre sectores sociales que resisten la represión policiaca y militar, pero igualmente la violencia de las políticas neoliberales que todos los partidos legalizados apoyan, con matices"

Comentarios