Portazo a la tercera cadena

domingo, 1 de abril de 2007
Al cumplirse este 30 de marzo un año de la aprobación de la Ley Televisa, los peores presagios de sus detractores se confirmaron: concentración creciente en un sector cuyas ventas son cercanas a los 50 mil millones de dólares y 18% de crecimiento anual; expansión de Televisa hacia el área de las apuestas vía internet y control de la televisión por cable; diferencias y descoordinación entre los dos organismos reguladores: la Comisión Federal de Telecomunicaciones y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, destaca Proceso en su edición 1587 También se ha desatado una guerra entre los directivos del conglomerado televisivo, Emilio Azcárraga Jean, y el de Grupo Carso, Carlos Slim, así como la exclusión de nuevos competidores gracias a un régimen legal calificado como "discriminatorio", que constituye una barrera para quien intente incursionar en las telecomunicaciones Así, el espectro se ha cerrado a opciones alternativas El pasado 29 de marzo, el titular de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), Héctor Osuna, exsenador panista, anunció que en septiembre y octubre de este año se licitarán concesiones de radio y televisión, pero sólo con cobertura local y regional Y es que el propósito es impedir a toda costa que se forme una "tercera cadena" nacional de televisión Esta maniobra de la Cofetel beneficia los intereses de Televisa y de TV Azteca, empresas que en enero pasado lanzaron una campaña para impedir que se constituyera una cadena más Mientras, la Suprema Corte de Justicia de la Nación sigue retardando su fallo respecto de la ley Televisa, impugnada por concesionarios, académicos y legisladores El llamado es apremiante: la Corte debe frenarla, antes de que el proceso de concentración monopólica sea irreversible, publica la edición 1587 de Proceso

Comentarios