Entra al Senado iniciativa para dar "muerte digna" a enfermos terminales

viernes, 13 de abril de 2007
México, D F, 12 de abril (apro)- Aunque no se trata propiamente de la eutanasia, el Senado de la República dio entrada hoy a una iniciativa que permitiría a los enfermos terminales, de padecimientos crónicos-degenerativos, solicitar el fin del tratamiento médico que lo mantiene con vida e iniciar uno que sólo calme sus afecciones, a fin de lograr un "bien morir" El senador del PRD Lázaro Mazón Alonso plantea en su iniciativa modificar el artículo 312 del Código Penal federal y crear la Ley General de Suspensión de Tratamiento Curativo El senador guerrerense aclaró que esto no tiene que ver con la eutanasia y que sólo considera a los enfermos en fase terminal, cuyo pronóstico de vida no sea mayor a los seis meses y que se encuentren en hospitales públicos "Iremos a la sustitución de un tratamiento curativo por uno paliativo permitiendo evolucionar a una enfermedad en su estado natural; esto es el derecho a morir con dignidad, a bien morir como dice nuestra gente", expresó "Estamos a favor de la vida, de la vida digna", dijo Mazón durante la sesión de hoy, en la que su iniciativa fue turnada a las comisiones de Salud, de Justicia y de Estudios Legislativos del Senado La iniciativa fue respaldada por la bancada de su partido y de algunos legisladores panistas Tras demandar un debate parlamentario, al margen de "dogmas ideológicos o de cambios radicales", el senador Mazón propuso generar un marco regulatorio con los contrapesos necesarios para que el Estado reconozca la autodeterminación como garantía del ser humano Señaló que el Papa Juan Pablo Segundo, durante sus últimos días de vida, solicitó a los doctores no le suministraran más medicamentos y lo dejaran morir en paz Explicó que la propuesta ofrece una regulación integral del derecho a una "muerte digna" en la legislación del país, incorporando mecanismos y contrapesos institucionales y de control, y crea la Comisión Nacional de Bioética y aplicación en los hospitales de último nivel de atención Sostuvo que se debe respetar la decisión de un enfermo terminal, pues no opta entre ser curado y muchos años de vida, sino de morir en las condiciones que él escoge o hacerlo después en condiciones dolorosas y de hecho indignas Indicó que como individuos y sociedad se debe respetar la decisión de un individuo a tener una "muerte digna" Dijo que la vida es un derecho fundamental que el Estado debe garantizar su respeto, pero también la autodeterminación de un enfermo terminal a cómo encarar la muerte

Comentarios