Gran Bretaña: El fin de la era Blair

lunes, 23 de abril de 2007
Londres, 23 de abril (apro) -- Tal como lo prometió a sus correligionarios del Partido Laborista, el primer ministro británico, Tony Blair, renunciará a su puesto a principios de junio próximo Lo hará en medio de polémicas, con su imagen alicaída y la sombra de la violencia en Irak, país al que ?para refrendar la alianza con Estados Unidos-- envió tropas Para la mayoría de los británicos, Blair ?quien lleva una década en el poder-- es el principal responsable de dejar a Gran Bretaña peor de cómo la encontró: con más problemas sociales, inseguridad, amenazas de terrorismo y una imagen en el exterior de potencia agresora Una encuesta publicada el pasado 8 de abril por el semanario The Observer, reveló lo anterior, y concluyó que Gran Bretaña se ha convertido en un país más peligroso y menos feliz y placentero que en 1997, cuando Blair asumió el cargo de primer ministro De las 40 preguntas que realizó la encuesta --que abordaron desde el estado de la política, la vida privada y la situación de los servicios públicos-- la mayoría tuvo respuestas negativas A pesar de que grupos independientes, como el Consejo de Empresarios Británicos (CBI), señalan que existió una leve mejoría en los servicios públicos y un buen desempeño de la economía británica en comparación con otras naciones industrializadas, los resultados de la encuesta de The Observer lanzaron un duro dictamen al legado del gobierno de Blair Esa encuesta elevó aún más los temores del Partido Laborista por un fracaso electoral, ya que el próximo 3 de mayo enfrenta una eventual derrota en los comicios de Gales y Escocia, y en las elecciones locales de Inglaterra, según adelantan los sondeos de opinión Dictamen popular Según la encuesta de The Observer, el 49 por ciento de los británicos considera que Blair no está en contacto real con la población, no es confiable y está demasiado preocupado por la opinión de los medios y las reacciones de políticos Para otro 57 por ciento, el primer ministro ha permanecido demasiado tiempo en su cargo Y a pesar de que el gobierno destinó 30 mil millones de dólares anuales para el Servicio de Salud británico (NHS), más de la mitad de los consultados (55%) considera que las históricas áreas fuertes del Laborismo (lucha por los servicios públicos, contra la desigualdad y contra el favoritismo de la clase política) se están erosionando cada vez más El duro veredicto de los británicos echó por tierra los planes de la residencia de Downing Street, en Londres, que en un memorándum secreto filtrado a los medios locales el pasado 16 de octubre, afirmó que Blair esperaba retirarse "con la población pidiendo más" de su gobierno Los problemas de imagen del primer ministro han generando también cada vez más enojo dentro del ala izquierdista del Laborismo, que ve la caída de popularidad del primer ministro como un factor negativo para el partido y sus posibilidades de seguir en el poder Al respecto, los resultados de la encuesta de The Observer fueron categóricas En caso de convocarse a elecciones generales, el Partido Conservador superaría a los Laboristas por un margen del 11 por ciento y conformaría gobierno liderado por el aristocrático Davod Cameron Aunque Blair se mostró tajante en sus planes para desterrar el comportamiento antisocial y el vandalismo de las calles de Gran Bretaña, los ingleses consideran que la situación en este tema "ha empeorado" y perciben a su país como más inseguro El 61 por ciento negó que Gran Bretaña sea un lugar más placentero para vivir ahora que en 1997; el 69 por ciento dijo que la nación es más peligrosa, y otro 58 por ciento admitió que, a pesar de algún beneficio económico, los británicos son cada vez más infelices debido a que no cuentan con un sistema de educación, de salud y de seguridad adecuado Uno de los factores más críticos del sondeo fue el de transporte Según el 60 por ciento de los consultados, el sistema de transporte británico empeoró notablemente en la última década, principalmente debido a las políticas en esta materia implementadas por el gobierno de Blair Sin embargo, la guerra de Irak fue el factor más crucial para juzgar el legado del primer ministro británico Para el 58 por ciento, la decisión de Londres de invadir, junto con Estados Unidos, el territorio iraquí en marzo de 2003, fue el peor error que cometió Blair durantre su gobierno Y de ese total, el 66 por ciento dijo que el jefe del gobierno británico sólo aprobó la incursión a Irak para seguir los preceptos de su máximo aliado internacional, el presidente norteamericano George W Bush Momentos cruciales En ese sentido y en un informe compilado el pasado 9 de abril por el mismo The Observer, fueron elegidos los momentos más cruciales del mandato de diez años de Tony Blair Entre ellos se ubicó el momento en que, durante la Conferencia Anual del Partido Laborista, en septiembre de 2006, la esposa del primer ministro, Cherie Blair, fue descubierta in fraganti por las cámaras de televisión en el momento en que decía "¡eso es una mentira!" en relación con los comentarios en el podio del ministro de Economía, Gordon Brown sobre la "excelente" relación que supuestamente existía entre él y Tony Blair Esta "metida de pata" de la primera dama dejó al descubierto años de acaloradas peleas entre Blair y el ministro de Economía Un día después, Blair bromeó: "Al menos no me tengo que preocupar de que Cherie se vaya con el vecino de al lado", en clara alusión a que Brown vive en la misma zona residencial Otro de los momentos claves en el mandato de Blair fue su ayuda para que Londres fuera elegida como sede de los Juegos Olímpicos de Verano en 2012 La semana de la elección fue una de las más cruciales para el gobierno británico El 6 de julio se anunció en París la victoria británica Un día después se perpetraron los atentados terroristas en la red del Metro londinense, donde murieron 56 personas y más de 900 resultaron heridas Al día siguiente --8 de julio--, Blair prometió en la cumbre de Gleanagles, en Escocia, un acuerdo histórico de ayuda a África "Fue mi mayor prueba de resistencia", bromeó más tarde el primer ministro en una entrevista con los medios locales En la lista de los momentos memorables están, además, los interrogatorios a los que tuvo que someterse Blair ante detectives de Scotland Yard, quienes lo entrevistaron por el escándalo de los préstamos al Partido Laborista a cambio de títulos de Lores en el Parlamento El 14 de diciembre de 2006, Blair se convirtió en el primer jefe del gobierno de Gran Bretaña en ser interrogado --dos veces-- por una investigación criminal Aunque la Policía británica dijo que lo había entrevistado como testigo y no como sospechoso, la imagen de Blair recibió un duro golpe Esa investigación sigue en curso y los detectives interrogaron además a varios allegados al primer ministro, entre ellos Michael Levy, principal financista del Laborismo El 20 de mayo de 2000 nació Leo Blair Su padre, el primer ministro, extendió entonces el período de asistencia por maternidad de seis a nueve meses, y expandió el subsidio a madres solteras, así como los derechos de los padres a trabajar tiempo parcial Otro de los momentos claves de Blair fue su intervención ante la reina Isabel II después de la muerte de la princesa Diana de Gales, el 31 de agosto de 1997 La monarca se negaba a regresar a Londres a pesar de que se lo pedían miles de ciudadanos apostados afuera del Palacio de Buckingham Blair convenció a la reina para que atendiera dicho pedido y mostrara su lado más humano El primer ministro es recordado por su histórico mensaje televisivo, en el que calificó a Lady Di como "la princesa de la gente", una frase que él mismo creó capturando el inconsciente colectivo de los británicos También se recuerda el apretón de manos de Blair con Gerry Adams, líder del partido católico Sinn Fein, el 14 de octubre de 1997 Cuando saludó a Adams fuera de su residencia de Downing Street, Blair se convirtió en el primer ministro británico en entrevistarse con un líder del Sinn Fein en más de 72 años Ese fue el primer paso para el Acuerdo del Viernes Santo (1998) en Irlanda del Norte y para la restauración de la Asamblea de Stormont, en Belfast, entre protestantes y católicos, anunciada el pasado 26 de marzo Muchos recuerdan también la decisión de prohibir la histórica caza del zorro con perros en Inglaterra y Gales Cuando el 18 de noviembre de 2004 esa legislación fue aprobada en el Parlamento, las clases rurales y más tradicionalistas del país decidideron declarar la guerra al primer ministro Realizaron marchas, protestas y vetaron al jefe del gobierno para impedir que viajara por ciertas zonas rurales de la nación El factor Irak Pero, sin duda alguna, la peor sombra que se cierne sobre Blair sigue siendo Irak Cuando el jueves 18 de marzo de 2003, el Parlamento de Westminster votó por mayoría de 412 votos a favor de una acción militar en Irak, el destino de Blair quedó decidido La guerra le costó al primer ministro tres investigaciones judiciales debido a los argumentos que utilizó para justificar el envío de tropas británicas Además, le costó la renuncia de sus ministros Robin Cook, John Denham y Claire Short, y la muerte de al menos 170 soldados británicos Para muchos, estos hechos marcarán el legado de Blair El historiador británico John Newsinger, una de las eminencias mundiales sobre la historia del colonialismo británico, explica: "Desafortunadamente, para Blair, su período en el gobierno coincidió con el comienzo de la caída de la dominación de Estados Unidos" Newsinger, profesor de Historia de la Universidad de Bath y autor de libros como The blood never dried, a people?s history of the british empire (2006) y British counterinsurgency: from Palestine to Northern Ireland (2002), declaró que en los siglos XIX y XX Gran Bretaña pidió ayuda a sus colonias, en particular a India, mientras que en la actualidad se acerca "peligrosamente" a Estados Unidos Para el investigador británico, esto significa que Blair, "en lugar de compartir la gloria de los triunfos militares de Estados Unidos, comparte sus derrrotas (principalmente Irak y Afganistán)" Explica: "Blair maquilla su militarismo como humanismo Su combinación particular de falta de honestidad y sinceridad funcionó al comienzo de su mandato, pero colapsó en 2003, con la gran oposición popular a la guerra de Irak "Por eso Blair y sus consejeros del gobierno optaron por mentir y ser deshonestos a una escala histórica El resultado ha sido un desastre y no hace falta más que prender las pantallas de televisión para ver lo que ocurre en Irak" Y concluye: "Sin demasiada oposición dentro del Laborismo, Tony Blair y Gordon Brown siguen absolutamente firmes en su alianza con Estados Unidos Ese ha sido el peor legado de Blair en esta década"

Comentarios