Por el Centro Histórico con Gonzalo Celorio

lunes, 23 de abril de 2007
México, D F, 23 de abril (apro)- De los muchos recorridos que el Centro Histórico propone con sus monumentos cívicos históricos, sus iglesias o sus museos, el escritor Gonzalo Celorio (México, 1948) escogió para su novela Y retiemble en sus centros la tierra el de las cantinas y los tugurios que, ya sea a la luz del día o en la clandestinidad que permite la noche, son también parte esencial de esa zona de la Ciudad de México No es su más reciente novela Salió a la luz pública en 1999 editada por Tusquets y luego el escritor, exdirector de la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM, de la Faculta de Filosofía y Letras y del Fondo de Cultura Económica, publicó Ensayo a contracorriente (2001) y el año pasado Tres lindas cubanas Su lectura, sin embargo, se ofrece fresca porque la mayoría de los espacios y sitios que despliega, como un recorrido que se pretende inicialmente arquitectónico, siguen tentando al lector a seguir los pasos del personaje principal de la novela, el catedrático de literatura Juan Manuel Barrientos Autor también de Tiempo cautivo La Catedral de México (1982), Modus periendi (1983), y Para la asistencia pública (1985), entre otros, Celorio es considerado como un autor "ligado a la capital mexicana" De hecho fue uno invitados al ciclo Paseos Literarios que hace un par de años organizó el Instituto Nacional de Bellas Artes con recorridos por el Centro Histórico guiados por escritores Entonces su tema fue "El barrio universitario" El paseo inició en el Palacio de Bellas Artes para llegar a los edificios que antiguamente ocupaba la Universidad Nacional Autónoma de México en el centro El centro del Centro, dice en su novela Ganadora del Premio Nacional de Novela otorgado por The Internacional IMPAC Dublin Literary Award, el Consejo de Arte y Cultura de Nuevo León y el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Y retiemble en sus centros? inicia en el Salón la Luz y va alternando las cantinas con emblemáticos monumentos Así pasa al prácticamente escondido claustro del antiguo convento de San Francisco, que resguarda un templo metodista ubicado en la calle de Gante Hace algunos años el gobierno de la Ciudad de México, con Cuauhtémoc Cárdenas al frente, aprobó un magno proyecto para rescatar los vestigios del convento franciscano, dirigido por los arquitectos Jaime Ortiz Monasterio ?ya fallecido-- y Sergio Zaldívar Ortiz Monasterio había logrado convencer años antes al propietario de la pastelería La ideal para financiar la restauración de la arcada de uno de los patios del convento, ubicados dentro del establecimiento Al cambio del gobierno, con la llegada de Andrés Manuel López Obrador, el proyecto se quedó sin apoyo y hasta la fecha siguen sin intervención los restos coloniales Entremezclados con la historia de la novela, Celorio va ofreciendo detalles de la arquitectura no sólo de ese conjunto, sino de otros edificios que hilvanan el recorrido del doctor Barrientos Algunos monumentos sólo son mencionados, como el Palacio de Minería, en la Plaza Tolsá, donde también se encuentra el Caballito que casi nadie llama la estatua ecuestre de Carlos IV Los pasos del personaje van recorriendo palmo a palmo por el Monte de Piedad, la Catedral y el Sagrario Metropolitanos, el Zócalo, el Antiguo Palacio del Arzobispado, la Casa de Moneda, Santa Teresa la Antigua, el Templo Mayor, la vieja casa donde vivió el grabador José Guadalupe Posada, la Academia de San Carlos y ya propiamente en el barrio de La Merced, la iglesia de la Soledad, la de la Santísima Trinidad y el convento de La Merced Con una escala intermedia en la dulcería Celaya, el recorrido etílico pasa del Salón Luz, al bar La Ópera, el bar Alfonso, la cantina la Puerta del Sol, el ya desaparecido bar Las Sirenas, El Nivel, La Potosina; y ya en la noche y adentrado en La Merced un antro cuyo nombre no menciona el autor, no recuerda el personaje, dice Un viaje literario, pues, que invita a un recorrido real por el recién restaurado Centro Histórico, y que recuerda que justo ese barrio de La Merced, colindante del Palacio Nacional, reclama también hace tiempo la mirada de las autoridades para su rescate

Comentarios