Difícil alcanzar la democracia si no se mitiga la creciente polarización social en México: BM

martes, 15 de mayo de 2007
México, D F, 14 de mayo (apro)- Si no se mitiga la creciente polarización social y se reduce la capacidad de "algunos grupos de interés particulares" ?que debilitan el proceso democrático, influyen en los contenidos de las políticas públicas y afectan la provisión de bienes y servicios para todos los ciudadanos--, difícilmente México alcanzará una gobernabilidad democrática efectiva, aun cuando ya esté en posición de transitar hacia ella, advirtió hoy el Banco Mundial (BM) En su estudio "México: más allá de la captura del Estado y la polarización social" ?que empezó a difundir hoy en su portal en español--, el organismo internacional señala que las distorsiones en las políticas públicas que aún persisten en el país, "se deben a la influencia excesiva de grupos de interés, como algunos sindicatos de trabajadores del sector público y élites económicas, que median y a veces capturan la relación entre el liderazgo político y los ciudadanos en general (en su calidad de votantes)" La influencia de estos grupos, dice el estudio, se debe a la capacidad que tienen para intervenir en el diseño de políticas públicas, en especial "para atacar u obstaculizar funciones o fuentes de ingreso clave para el Estado, o la de comprar el apoyo de políticos con su influencia financiera" En el ámbito económico, sostiene el documento, de plano ha sido perniciosa la presencia de esos grupos de interés particulares "Aunque las reformas con orientación de mercado realizadas en los años noventa ?como la apertura comercial--, han traído consigo muchos beneficios para la economía mexicana, en algunos casos estas mismas reformas no han sido igualmente eficaces en aumentar la competitividad del país" Y sin referirse por su nombre a Teléfonos de México, que fue vendido por el gobierno al Grupo Carso, de Carlos Slim, en 1990, el estudio señala que "el ejemplo más notable es la privatización del sector de las telecomunicaciones, que únicamente sustituyó un monopolio público con uno privado La concentración del mercado? y el alto nivel de concentración de la riqueza funcionan conjuntamente para hacer que el terreno de juego en la política mexicana esté lejos de ser nivelado El poder económico se traduce en influencia política, debilitando el peso relativo de la preferencia del elector promedio en el proceso político" Aun cuando el entorno político del país es más democrático ?afirma el BM--, sigue siendo muy fuerte la capacidad de esos grupos para influir en los contenidos de las políticas públicas de los ámbitos económico y social Y si bien las elecciones, que son ahora más competidas y, por ello, empoderan a los ciudadanos y aumentan su capacidad para enfrentarse a políticas basadas en intereses particulares, lo cierto es que la capacidad de dichos grupos para movilizar la resistencia fuera de los escenarios electorales y legislativos formales, mitiga el impacto positivo de la rendición de cuentas sobre las elecciones Y estas resistencias, dice, "no sólo obstaculizan o diluyen las reformas cuando se intenta hacerlas, sino que, de manera natural, hacen que los políticos se muestren reacios a impulsar una agenda ambiciosa de reformas, sabiendo de las dificultades que representa superar la presión de los intereses particulares "Los votantes, por su parte ?agrega--, y con razón, se vuelven escépticos de la capacidad de los políticos para superar la resistencia y comienzan a exigir beneficios tangibles y particulares en lugar de reformas fundamentales que mejoren el bienestar general del país en el largo plazo" Señala que los numerosos esfuerzos por emprender reformas fundamentales que se han dado desde 2000, son prueba de que, a pesar de las presiones para que los políticos atraigan a un amplio grupo de votantes ?señal del surgimiento de la democracia competitiva en México--, "los intereses creados en muchos sectores continuaron siendo un obstáculo inamovible para la realización de reformas destinadas a profundizar las políticas sociales a favor de los pobres en el país" Por ello, concluye, "llama la atención que la transición democrática en México aún no haya logrado reducir los niveles de pobreza y la falta de equidad social, factores que en última instancia condicionan las posibilidades de crecimiento para el país"

Comentarios