Eréndira Ikikunary, profunda decepción

lunes, 21 de mayo de 2007
México, D F, 21 de mayo (apro)- Cuando escuché que en cartelera había una película que contaba la historia de una joven purépecha que desafió los esquemas sociales de su época para lanzarse en contra de los conquistadores españoles, quedé fascinado por la idea Por un lado, la idea de ver en pantalla una épica de nuestro país, hablada en purépecha, sacó a relucir mi lado nacionalista; por otro lado, también me llamó la atención el hecho de que una mujer fuera la protagonista debido al contexto Además, debo reconocer que las imágenes promocionales se ven bastante atractivas Sin embargo, Eréndira Ikikunary, escrita y dirigida por Juan Mora Catlett, resultó ser una pifia, de entrada, esas imágenes coloridas que vi en el sitio de Internet eran de mucho más calidad de las que se veían en pantalla: la cinta parecía estar más iluminada y por lo tanto, la fotografía se veía oscura Y había otra cosa, visualmente hablando, que aquellas fotos cibernéticas no mostraban: una pésima ambientación que ni si quiera intentaba ser realista, pero que tampoco era lo suficientemente teatral para ser verosímil: el director decidió insertar pedazos de códices indígenas para dar la sensación de que la historia que se estaban contando era extraída de dichos documentos Pero el detalle visual sería un poco más tolerable si la historia no estuviera tan dispersa: nunca llegamos a identificarnos con la heroína --interpretada por Xochiquetzal Rodríguez, indígena, como casi todos los que aparecen en la cinta--, en lugar de ser algo inspirador, sus actos parecen ser los caprichos de una niña malcriada que poca relevancia tendrán tanto para el pueblo como para los sucesos de la Conquista: si Eréndira se hubiera quedado en casa a hacer de comer, poco habría importado ¡Y qué decir de los diálogos! O más bien de los subtítulos: llenos de conversaciones irrelevantes y obvias, sólo faltó que los actores (que muchos ni actuaban) dijeran "tengo frío" mientras se cruzaban de brazos al tiempo que se los frotaban, por si a alguien le quedaba duda En fin una cinta con muy buenas intenciones, pero en resumidas cuentas, una película del montón

Comentarios