Mafia mexicana, redes en Colombia

lunes, 11 de junio de 2007
Bogotá, 11 de junio (apro) - En una cárcel de alta seguridad de este país, protegido día y noche por guardias especiales para evitar que lo asesinen y a punto de ser extraditado a Estados Unidos, se encuentra recluido Hernando Gómez Bustamante, alias Rasguño, un poderoso jefe del narcotráfico que se muestra dispuesto a revelar los secretos que posee sobre tres de los principales carteles de la droga de México: el de Sinaloa, el de Juárez y el del Golfo De acuerdo con un documento de inteligencia de las autoridades colombianas obtenido por la agencia Apro, esas organizaciones criminales intervienen directamente en los cultivos de hoja de coca y en los laboratorios de procesamiento de cocaína en las selvas de Colombia, y también han incursionado en el vecino Perú, cuyas autoridades han prendido todas las alarmas Rasguño es el preso más custodiado de Colombia desde febrero de 2007, cuando fue deportado de Cuba, donde permaneció encarcelado tras su captura en julio de 2004 Fue detenido en la isla con documentos falsos suministrados por sus socios mexicanos, quienes los obtuvieron en el municipio de Naucalpan, Estado de México El delincuente buscaba refugio en La Habana en un intento por huir de la persecución de las autoridades colombianas y estadunidenses, que en aquel entonces ofrecían 5 millones de dólares por su cabeza porque lo consideraban uno de los mayores narcotraficantes del mundo Cuando llegó al aeropuerto El Dorado de Bogotá procedente de La Habana, Rasguño fue confinado en una pequeña celda de la Dirección de Policía Judicial (Dijin), un organismo de investigación criminal de la Policía Nacional, donde muy pronto anunció su intención de negociar directamente con la justicia de Estados Unidos y solicitó que lo extraditaran cuanto antes a ese país El ofrecimiento del capo fue acogido de inmediato por la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (Drug Enforcement Administration, DEA), que envió a varios de sus agentes a reunirse con él en los calabozos de la Dijin Un oficial de la policía reveló a Apro que los investigadores estadunidenses hablaron durante más de 40 horas con Rasguño, quien relató con detalle su paso por el mundo de las drogas y su relación de más de 10 años con los principales narcotraficantes mexicanos, entre ellos el extinto Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos, jefe del cartel de Juárez, quien incluso le regaló un fusil chapado en oro Supremacía Todo lo que Rasguño contó fue grabado Apro obtuvo algunos extractos de las grabaciones en las que el capo se refiere a México y no deja lugar a dudas de su conocimiento del negocio de la droga, así como de su estrecha relación con los carteles mexicanos Sus revelaciones serán consideradas por la justicia estadunidense a la hora de obtener beneficios por su colaboración "Una parte de mi futuro, una vez extraditado, pasa por revelar varias de las rutas más productivas del narcotráfico y todas pasan por México Lo que sé de México, sus carteles y sus relaciones con los narcotraficantes colombianos va a ser muy importante para las autoridades de Estados Unidos Esa es mi carta guardada", dice uno de los apartados del relato de Rasguño a los agentes de la DEA y a la policía colombiana Luego, cuando los investigadores le pidieron precisión en sus datos, Rasguño aseguró: "Hoy día en Colombia es más visible la presencia de enviados de los carteles mexicanos en ciudades como Buenaventura, Tumaco, Cali y Pasto, donde monitorean los cultivos, el procesamiento de la cocaína y coordinan los envíos de los cargamentos hacia México" Las poblaciones mencionadas por el narcotraficante están situadas en el suroeste de Colombia, donde tiene su centro de operaciones el denominado cartel del Norte del Valle, del que Rasguño es uno de sus tres dirigentes Se trata de una poderosa e influyente organización que sucedió a los carteles de Medellín y Cali tras la caída de sus jefes, Pablo Escobar, y los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela, respectivamente La fuerte presencia de los capos mexicanos en el negocio está descrita en otro apartado de la confesión de Rasguño a la DEA, en la que asegura que "los carteles colombianos deben trabajar forzosamente con los mafiosos mexicanos Así sea para meter un gramo de droga en Estados Unidos, los colombianos necesitan a los mexicanos Desde hace pocos años los carteles mexicanos tienen la supremacía del negocio, por encima de los colombianos Tanto que lograron bajar el precio del kilogramo de cocaína en México de 20 mil a 12 mil dólares Además, ahora se quedan con el 40% del valor de cada kilogramo" Rasguño también señaló que la "ruta del Pacífico", controlada por el cártel del Valle del Norte, es la más utilizada para transportar cocaína desde Colombia hacia México "Para las operaciones de tráfico de droga en el Pacífico utilizábamos lanchas rápidas en las que preferíamos operadores panameños y mexicanos porque no sólo conocen las rutas, sino porque son más confiables para la ejecución de este trabajo tan delicado" Intercambio de información Tanto Hernando Gómez como sus abogados respiraron con cierto alivio el pasado 14 de mayo, cuando, en un fallo sin precedentes, la Corte Suprema de Justicia decidió abreviar el trámite del estudio de la extradición de Rasguño y pasó el expediente directamente al presidente Álvaro Uribe, quien, según la ley, determinará si el trámite procede o no Esto significa que el proceso se redujo de 15 meses a sólo unos días, por lo que el traslado de Gómez a Estados Unidos podría concretarse antes de que termine este mes Las revelaciones de Rasguño coinciden con los informes de los organismos de seguridad de Colombia que han examinado con detalle la evolución de las viejas relaciones entre los carteles colombianos y los mexicanos Bogotá transmitió esta información al gobierno de México Los informes y la versión de Rasguño coinciden: los carteles colombianos han cedido espacio ante los mexicanos, que desarrollaron una gran capacidad empresarial junto con un despiadado aparato criminal Los primeros análisis de este fenómeno fueron entregados el 4 de octubre de 2006 al presidente electo Felipe Calderón cuando éste visitó Colombia y otros países de Sudamérica antes de su toma de posesión el 1 de diciembre de ese año Calderón y el presidente Uribe se reunieron en privado y los temas que trataron no trascendieron a los medios de comunicación El mandatario colombiano habría puesto en contacto directo a Calderón con las autoridades encargadas de la lucha contra las drogas, entre ellas la Dirección Antinarcóticos de la Policía, la Dirección Nacional de Estupefacientes y la Fiscalía General de la Nación Apro conoció que la primera parte del informe presentado a Calderón contenía evidencias concretas en el sentido de que los frentes 10 y 45 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ?que tienen su centro de actividades en el departamento de Arauca, muy cerca de la frontera con Venezuela? se habían convertido en importantes exportadores de cocaína a México, donde tienen contacto permanente con miembros del cartel de Tijuana, con quienes intercambian cocaína por material bélico y logístico "Sabemos que delegados de las FARC y del grupo de Tijuana se han reunido en Panamá y que las FARC se comprometieron a producir una tonelada mensual de cocaína", dice a Apro uno de los altos funcionarios que participó en la reunión con el presidente electo Calderón en la Casa de Nariño, sede del gobierno colombiano Los funcionarios que se reunieron con Calderón le dijeron que había evidencias, así como informaciones en proceso de confirmación, en el sentido de que algunos jefes paramilitares desmovilizados y recluidos en una cárcel de mediana seguridad mantenían sus viejas relaciones con narcos mexicanos, en particular con los carteles del Golfo y de Tijuana Finalmente, Calderón recibió reportes de inteligencia en los que aparecían consignados varios lugares del sur de Colombia, especialmente del litoral Pacífico, donde los capos mexicanos han empezado a controlar el cultivo de hoja de coca, los laboratorios de procesamiento del alcaloide y los sitios de embarque hacia México por la ruta marítima que corre de la isla colombiana de Malpelo a puertos mexicanos, entre éstos los de Mazatlán, Culiacán y Hermosillo Carlos Medina, subdirector de investigaciones estratégicas de la Dirección de Estupefacientes, quien asistió al encuentro con Calderón, explica a Apro: "El presidente (electo) Calderón quedó muy bien impresionado por la manera como Colombia dejó en manos de la policía la mayor parte de la tarea de enfrentar a los narcotraficantes Este esquema contrasta con México, que es un país federalizado en el que existen diversas autoridades que no necesariamente dependen del poder central" Desde entonces, autoridades colombianas y mexicanas se han reunido con alguna frecuencia para evaluar los avances en la lucha contra el narcotráfico La última reunión ocurrió en abril pasado, en el marco de la cumbre de mandatarios del Plan Puebla Panamá, en la que nuevamente el gobierno mexicano recibió informes de inteligencia que no dejan dudas de que la mafia mexicana echó raíces en Colombia Uno de esos reportes fue entregado a la Procuraduría General de la República (PGR) por Andrés Peñate, director del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) ?un cuerpo de investigaciones secretas? y por el general Jorge Alirio Barón, director de la Policía Antinarcóticos, quienes acompañaron al presidente Uribe a dicha cumbre Según conoció Apro, el documento contenía la investigación que siguió a la captura a finales de 2006 del mexicano Manuel Rivera Niebla, alias El Charro, quien había permanecido en la ciudad de Cali por espacio de seis meses realizando contactos con miembros del cartel del Norte del Valle Rivera es requerido por Estados Unidos y se le considerada uno de los principales jefes del cartel de Guadalajara Peñate y Barón les informaron a las autoridades mexicanas que Rivera había establecido una nueva alianza con un clan familiar conocido como Los Piraña "El detenido estaba coordinando envíos de droga El año pasado (2005), Rivera recorrió Panamá, Ecuador y Perú, y a comienzos del 2006 llegó a Colombia", dice uno de los documentos entregados por los directores del DAS y la Policía Antinarcóticos a la PGR Carlos Medina dice a Apro que "los narcotraficantes mexicanos utilizan estos pequeños clanes colombianos especializados, pero la gran utilidad del negocio se queda en este pool de inversionistas integrado por la gran mafia mexicana"

Comentarios