Víctimas de la explotación, 600 mil niños que trabajan como jornaleros agrícolas: ONG

martes, 12 de junio de 2007
México, D F, 11 de junio (apro)- Alrededor de 600 mil niños y niñas indígenas que viven en la pobreza, abandonan sus casas para enrolarse como jornaleros agrícolas, con lo que se convierten en víctimas de la explotación; no tienen acceso a derechos básicos, como educación, salud, vivienda y alimentación Así se afirma en un documento dado a conocer por el Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan, en vísperas del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, que se conmemora mañana Señala que las condiciones de desarrollo de millones de niños y niñas, están relacionados con una sistemática violación a sus derechos humanos, frente a la incapacidad del Estado para garantizarles una vida digna Explica que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estima que 40 millones de mexicanos están en la pobreza, en particular miembros de las comunidades indígenas y grupos marginados, donde se registra el mayor rezago educativo del país Señala que, en la región de La Montaña, en Guerrero, los niños y niñas, sumidos en la pobreza, se ven en la necesidad de abandonar sus comunidades para trabajar como jornaleros en los campos agrícolas de los estados de Nayarit, Sinaloa y Durango Señala que, en México, existen 31 millones de jornaleros agrícolas, y que casi el 20% de su fuerza laboral está constituida por niños de 6 a 14 años de edad De acuerdo con datos del Programa de Atención a Jornaleros Agrícolas (PAJA), a través del censo de población de la temporada de migración que inició en 2006, se contabilizaron un total de 40 mil 207 jornaleros agrícolas De éstos, 25 mil 448 se desplazaron hacia el estado de Sinaloa Específicamente de la región de La Montaña, se registró un total de 14 mil 021 jornaleros, de los que 11 mil 293 están considerados como jornaleros "en edad de trabajar"; es decir, de 6 años o más A nivel nacional, se tiene estimado que el número asciende a 600 mil pequeños jornaleros, según Gerardo Sánchez, dirigente del Consejo Agrario Permanente (CAP) En el marco del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, seis organizaciones llamaron al gobierno mexicano y, en particular, a los gobiernos de los estados expulsores y receptores de jornaleros agrícolas, a que cumplan su deber y garanticen el respeto a los derechos humanos de la población infantil indígena El centro Tlachinolla afirma que la pobreza los expone a ser víctimas de la explotación por el trabajo, y señala que hoy más que nunca sigue siendo una realidad que beneficia únicamente a los grandes empresarios y propietarios de los campos agrícolas, que contratan ilegalmente a los menores como mano de obra, negándoles acceso a derechos como la educación, salud, vivienda y alimentación Muestra de este maltrato, dice, es el caso del indígena David Salgado Aranda, quien murió a los 8 años de edad, atropellado por un tractor, cuando recolectaba tomate en el campo agrícola Paredes de Culiacán, Sinaloa Añade que, hasta la fecha, el dueño de ese campo se niega a pagar una indemnización justa Añade que es necesario acatar el llamado del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), con el fin de velar por la seguridad física y la protección integral de los derechos humanos de los niños, niñas y adolescentes, para no exponerlos a los riesgos del trabajo en los campos agrícolas, y asegurar que puedan ejercer sus derechos básicos "El caso de David es representativo de la explotación infantil ilegal en México pero, sobre todo, de la culminación de la expectativa de vida de un niño de 8 años, quien tenía un futuro por delante", señala

Comentarios