Talamontes impunes

domingo, 24 de junio de 2007
Año y medio antes de que talamontes del bosque de Zempoala asesinaran al joven Aldo Zamora e hirieran a su hermano Misael, la cuarta Agencia del Ministerio Público Federal (MPF) recibió esta denuncia: "Exigimos que a la brevedad posible giren instrucciones para detener a todos los talamontes, pues de no recibir respuesta? nos organizaremos los comuneros y comuneras para tomar las armas y detener a los criminales de nuestros bosques El gobierno federal y estatal serán los responsables de los hechos violentos y sangrientos que lleguen a suscitarse", expone Proceso en su número 1599 La denuncia fue interpuesta en diciembre de 2005 por Ildefonso Zamora Baldomero (padre de Aldo y Misael, y presidente de Bienes Comunales de San Juan Atzingo, municipio de Ocuilan de Arteaga), Paulino Neri Carlos, Nicolás Hernández Alberto y Alejandro Ramírez Raymundo En el mismo documento, ellos señalan a Sebastián Encarnación, Eduardo Encarnación, Bartolo Hernández Encarnación e Isaac Hernández como responsables de la tala clandestina en los parajes de Agua Bendita, La Piedra, Cerro de la Cachucha, Puestos Viejos, Loma Larga, Bombas de Quila, La Perilla y Rincón del Coyote, entre otros Esa denuncia de 2005 fue ampliada el 16 de noviembre de 2006 y, "ante el nulo avance en la investigación", el 23 de febrero de 2007 se le presentó un resumen al ministro Guillermo I Ortiz Mayagoitia, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal La parte correspondiente a la declaración del padre de Aldo y Misael concluye así: "Estas personas traen armas de fuego de alto calibre y siempre amenazan a la gente? Yo he sido amenazado Temo por las represalias en contra de mi persona o de mi familia" Meses después sus hijos fueron emboscados, dice el reportaje que publica Proceso este domingo 24 de junio

Comentarios