El Senado de EU aprueba reanudar el debate sobre la reforma migratoria

miércoles, 27 de junio de 2007
Washington, 26 de junio (apro) - Con 64 votos contra 35, el Senado estadunidense aprobó reactivar el debate y proceso de enmiendas de la legislación que ya había estancado de cara a una reforma integral de las leyes de inmigración La reactivación del debate abrió, incluso, la gran posibilidad de que, una vez que someta los cambios a la aprobación de los cien senadores, que la versión final del proyecto de ley sea aprobada por el pleno posiblemente a finales de esta semana Luego de haber sido congelada en el Senado, la legislación pasó una segunda prueba y se superaron a los 60 votos que, como mínimo, requerían las reglas de la Cámara alta para reactivar el proceso de consideración de la medida que busca corregir las imperfecciones de las leyes migratorias de Estados Unidos "Veo a este proceso como una oportunidad histórica que tiene el Congreso para reemplazar un sistema migratorio que no está funcionando, por uno que funcione", había declarado el presidente George W Bush en la Casa Blanca, minutos antes de que se llevara a cabo la votación del Senado Pese a haber pasado esta primera prueba, en lo que se considera el segundo intento del Senado en este año para reformar las leyes migratorias, el proyecto de legislación tiene al frente otros obstáculos bastante complicados antes de ser sometido a la votación final del pleno Entre las enmiendas que se deberán considerar se encuentra una formulada por los republicanos que cambia la estructura de los condicionamientos impuestos en la legislación, como está ahora, a fin de que un inmigrante indocumentado pueda conseguir la residencia permanente en la Unión Americana La enmienda republicana establece la salida obligada de Estados Unidos de todo inmigrante indocumentado que deberá regresar a su país de origen para hacer los trámites de petición de una visa tipo ?Z?, de cuatro años de duración y por la cual deberá pagar hasta 4 mil dólares Un vez conseguida la visa y después de haberla renovado por lo menos una vez, si quiere conseguir la residencia permanente el mismo inmigrante indocumentado deberá volver a salir de Estados Unidos y regresar a su país de origen para hacer el trámite final, previo pago que podría superar los 5 mil dólares Como está definida en estos momentos la legislación, ésta apunta que todo inmigrante indocumentado puede conseguir la visa tipo ?Z? dentro de Estados Unidos, y que sólo a la hora de tramitar la residencia permanente tendría que salir de la Unión Americana por un periodo muy breve Incluso la legislación subraya que al tratarse de una familia, sólo el jefe de ésta quedaría sujeto a la regla de regresar a su país de origen con la premisa de que podría hacer el trámite de residencia permanente de su cónyuge e hijos La propuesta republicana elimina esta facilidad y obliga a todos los inmigrantes indocumentados a regresar a su país de origen para hacer los trámites de su regularización de estatus de residencia "Estamos tratando de corregir el sistema migratorio que tenemos, tenemos que cumplir con nuestro trabajo y hacer todo esfuerzo necesario para aprobar esta legislación", declaro Harry Reid, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, después que se aprobara la reactivación del debate y se reconsideren las enmiendas La legislación que analiza el Senado prevé también, además de regularizar el estatus de residencia de los 11 o 12 millones de inmigrantes indocumentados, crear un programa de empleo temporal para unos 400 mil trabajadores extranjeros, fortalecer la vigilancia en la frontera con México por medio de la contratación de más agentes para la Patrulla Fronteriza, con la construcción de muros y cercos dobles y triples de acero, con el uso de equipo y tecnología militar, además del patrullaje de los miembros de otras agencias federales La medida define también nuevas y más duras penalidades para quienes contraten a inmigrantes indocumentados, así como que quienes lucran con el tráfico de personas para fines labores Con la aprobación por 64 votos a favor de la reactivación del debate, aumentaron las posibilidades de que el proyecto de ley final que surja de este proceso senatorial vaya a ser aprobado por la Cámara alta, no obstante a que en la Cámara de Representantes hay muy pocas posibilidades de que la medida vaya a siquiera considerada para debate, tomando en cuenta que el liderazgo demócrata le exige al presidente Bush la garantía de asegurar por lo menos 70 votos republicanos a favor La Casa Blanca insiste en que conseguirá los 70 votos que le piden, y más, sin embargo, los líderes republicanos de la Cámara de Representantes ponen en duda la capacidad de convencimiento del presidente, tomando en cuenta que la reforma migratoria no es muy popular entre los representantes republicanos, ya que la mayoría de éstos se opone a cambiar las leyes para beneficiar a los indocumentados

Comentarios