Estanca Senado de EU debate sobre reforma migratoria

viernes, 29 de junio de 2007
Washington, 28 de junio (apro) - En un claro revés político a las intenciones del presidente George W Bush, el Senado rechazó --53 votos contra 46-- concluir el debate sobre el proyecto de ley para una reforma migratoria integral, con lo que prácticamente quedaron anuladas las posibilidades de que el Capitolio aplique nuevas acciones migratorias antes de los comicios generales de noviembre de 2008 "La inmigración legal es una las principales preocupaciones del pueblo estadunidense, y es una decepción el hecho de que el Congreso haya fracasado en ello", respondió Bush minutos después de enterarse del fracaso en la Cámara de Senadores de poner fin al proceso de debate y enmiendas a la legislación Por segunda ocasión consecutiva en un plazo de tres semanas, el liderazgo demócrata del Senado no pudo evitar que los republicanos aniquilaran las posibilidades de aprobar una reforma integral este año, en su afán por alargar el proceso de modificaciones a la ley que no era más que una táctica política para evitar la aprobación final de un paquete migratorio que permitiera la regularización del estatus de residencia de los 11 o 12 millones de indocumentados que viven y trabajan desde hace varios años en Estados Unidos "Muchos de nosotros trabajamos muy duro para ver si lográbamos establecer una base de apoyo a la reforma No funcionó", lamentó Bush, quien no logró convencer a los senadores republicanos, que fueron los que con su voto acabaron con la intención de reformar las leyes de inmigración antes de los comicios de 2008 Los senadores que apoyan la reforma migratoria requerían de 60 votos para poner freno al debate y someter a votación la iniciativa, pero se quedaron cortos y no pudieron conseguir los 14 votos que necesitaban Al concluir el conteo de los sufragios, Harry Reid, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, dijo que aunque le quedan seis meses de trabajo legislativo a la Cámara de Senadores, son muy pocas las posibilidades de volver a retomar el tema debido a las demás prioridades del Legislativo Reid ya había advertido que si volvía a fracasar en el intento por conseguir los 60 votos para poner fin al debate y proceso de enmiendas, el tema quedaría eliminado de la agenda legislativa del Senado para antes de las elecciones de noviembre del próximo año El resultado de la votación reiteró la posición de los legisladores miembros del Partido Republicano, que rechazan cualquier iniciativa de ley que pretenda favorecer a los inmigrantes indocumentados con la residencia permanente en Estados Unidos Políticamente la decisión del Senado exhibe a Bush como un presidente sin influencia entre los miembros del Congreso pertenecientes a su partido, e incluso como una influencia negativa para los intereses electorales de los republicanos La mayoría de los senadores republicanos quería que la reforma permitiera la regularización del estatus de residencia de la comunidad de indocumentados, y apoyaba que la medida se concentrara en el tema de la seguridad fronteriza y en la criminalización de la inmigración ilegal Ante el clima de división que existe entre los republicanos del Congreso con las políticas migratorias de Bush, los analistas políticos vaticinaban que, aun en el caso de que en el Senado se aprobara la reforma migratoria integral, la medida no tenía ninguna posibilidad de que fuera aprobada por la Cámara de Representantes, en que la oposición a la reforma no sólo es republicana sino también demócrata

Comentarios