Vanessa del Rio, la diosa latina del cine porno

lunes, 4 de junio de 2007
México, D F, 4 de junio (apro)- Para el año 1974, la revolución sexual iba en franco ascenso y en el mismo sendero se hallaba la industria del entretenimiento adulto por cines de Estados Unidos y Europa, expandiéndose como una inversión bastante jugosa Apenas dos años antes, en 1972, la película Deep Trota ("Garganta profunda") proporcionó al celuloide mundial su primera luminaria del naciente "cinema porno", la actriz Linda Lovelace quien para 1974 ya se había retirado y esta industria arrancó en pos de una sucesora Aquel trono pornográfico merecía ser ocupado por Vanessa del Rio (nombre de pila Ana María Sánchez, morena oriunda del Harlem neoyorquino, descendiente de emigrantes de Cuba y Puerto Rico); pero no sucedió así, puesto que en 1974 las estrellas sexuales tenían que ser artistas blancas Desde sus inicios en 1972 y a lo largo de una candente carrera hasta 1986, ella filmó cualquier papel sensual que le ofrecieron para protagonizar escenas fuertes, donde lo que le interesaba era retozar de sexo, más que la paga por tales cintas Vanessa del Rio es considerada como la primera Diosa latina del cine porno gracias a su conducta altamente provocativa ante las cámaras underground del llamado Séptimo arte, un icono femenino de sexo libre quebrantando barreras raciales y capaz de dominar en la cama a uno o más varones con escenas de fuego, imágenes que retribuyeron ganancias millonarias a un puñado de productores en Nueva York Sorprende saberlo: su vida cotidiana ha sido una golosa manifestación erótica equiparable a las actitudes de gruesa cachondería que ella protagonizó para el cine "cinco equis" Para celebrar a esta mujer cándida, segura de sí misma y dotada de tremebunda exhuberancia física, auténtica "devoradora de hombres" entre su amplio clítoris y abrazo incendiario, la famosa editorial TASCHEN publica el libro de la fotógrafa Dian Hanson Vanessa del Rio: Fifty Years of Slightly Slutty Behaviour ("50 años de conducta algo ligera"), con imágenes del archivo personal de Vanessa y comentarios de la actriz sobre su trayectoria a través de 640 páginas Así mismo, el volumen agrega un DVD original de dos horas para traer de vuelta instantes fílmicos que documentan el universo íntimo de Vanessa en carne propia y de forma amena, excitante, inspiradora La autora de dicha obra, Dian Hanson, durante 25 años colaboradora en publicaciones como Oui, Puritan o Big Butt es a amiga personal de Vanessa del Rio, y también editora de sexy books ("libros sexy") en TASCHEN Ahí publicó The Big Book of Breast ("El gran libro de los senos") y seis volúmenes de History of Men?s Magazines ("Historia de las revistas masculinas") Enseguida, presentamos un extracto de Vanessa del Rio: 50 años de conducta algo ligera (Selección y traducción de Roberto Ponce para la Agencia Noticiosa Apro) *** Con "P" mayúscula Vanessa del Rio y Dian Hanson A pesar de no haber una sola cámara que iniciará una cachonda sesión fotográfica, ni que aguarde un apropiado set fílmico muy al estilo porno, Vanessa del Rio suele despertar temprano Ella teme que el más mínimo placer eluda su vida cotidiana Orgullosa, Vanessa admite que gozar rige cada acto de su existencia por puro placer Desde oír música a permitirse un masaje; come, baila, bebe, pasea sin ropa o, lo más especial, goza practicando sexo recreativo? Vanessa podría confesarle a sus fans: "¿No conté que una de mis fantasías es penetrar a una cárcel y atacar a los reclusos, solamente irles extrayéndoles la testosterona de sus testículos uno más uno, como la abeja reina haría con sus abejorros lacayos??" A borbotones suena la risotada Le grito: --¡No digas nada hasta que comencemos a grabar, Vanessa! --¡Oh ?me responde--, pero si eso no es nada, aún me faltan tantos relatos calientes que te contaré! "Dian, óyeme, yo le diría a la gente que soy una Puta con P mayúscula? ¿Por qué algunas se dan el lujo de negarlo, de negarse? ¿Por qué se acepta que una mujer tenga sexo por dinero y porque ama hacerlo, o que ama el sexo e igualmente, para ganar dinero? ¡Nunca negaré que adoro el dinero! ¿Crees me crucifiquen por estar orgullosa de ser una ramera?" Y ahora, las palabras de Vanessa del Rio para nuestros lectores? "Seré mujerzuela" Mis pininos en el negocio los hice cuando trabajaba como una modelo de compañía con Eli, madame israelita de Nueva York Le llamó cierta mujer que deseaba un par de chamacas para acompañarla con su novio a su hogar, luego vi que entraba a la oficina por la puerta y me quedé atónita de ver el glamour azul platinado con actitudes de diva rubia? Su nombre era Mónica van Vooren Tuve que besarle la vagina y como a su lado yacían otras cinco chicas, una de ellas yo, bien pronto me adueñé de la situación? El novio simplemente miraba? Esto ocurrió antes de realizar cine pornográfico, entre 1973 y 1974, en su casa y sabía quién era ella, me quedé allí dos años? Aun si mis contratos para películas fuertes no estipulaban que debía rodar escenas de sexo extremo, yo no paraba en mi papel de mujerzuela y las cámaras filmaban hasta el agotarme en el final, ya fuese que les lamiera atrás el culo o me penetraran tipos por partida doble, ¡las cámaras no cesaban de agarrar mis movimientos! Una vez que establecí mi reputación, nadie me especificaría nada, yo estaba presta a lo que viniese, era parte de la espontaneidad de aquel tiempo en los años 70, dejarse ir así como así, mostrarse real en aquella era Tumba hombres ¡Las feministas no me comprenden, pues soy la mayor feminista que existe! Creo en la libertad de acostarme con quien se me antoje y, en particular, si es por cuestión meramente sexual? Dime si no Resulta cosa frecuente que vayas parada en un vagón del metro a la hora pico y no falte algún tipo que se te pegue por detrás? ¡a mí me gusta! Las mujeres normalmente se apartan fastidiadas, pero a mí me parece normal acercarles mis nalgas porque no tengo sus barreras? Lo permito y les respondo a los hombres frotando mi trasero con su sexo en pleno tren, me gusta por ser algo cachondo Y en cuanto a los taxistas, ellos están siempre disponibles? En los años 70, alguna ocasión me subí a un taxi, el chofer me fisgoneaba por el espejo retrovisor y yo inocentemente le fui revelando mis pechos, abrí las piernas, le pedí ir al Skylight Motel de la avenida cuarenta y tantos, me propuse pagarle al doble lo marcado por el taxímetro y que él pusiera el cuarto ahí Comenzó succionando mi clítoris y mi sexo, entonces se me ocurrió sacar de la bolsa una revista que llevaba donde había posado desnuda para que viera mis fotos mientras me besaba, caray, ¿sería para él la Puta Monstruo o la Súperhoroína? Nunca medí los peligros de meterme con taxistas, me dejaba arrastrar y más si andaba caliente, nada era calculado Si eres una mujer que va a protagonizar su vida como la puta o la ramera arquetipo ?palabras deliciosas--, hay que dar el ancho Aparte, a los hombres les aterraba, pues yo era quien poseía el control de la situación, ¡ellos jamás en su vida entera ni siquiera imaginaron gozar de una experiencia tan deliciosa con una singular criatura como yo! Paraísos Cuando entré al negocio del porno, para mí era cual una extensión del proceso de estar actuando La diferencia: pagaban tan poco que necesitaba buscarle por otro lado Y como teníamos una subcultura llamada "negocio del porno" que era demasiado underground, un total tabú, se dio una rebelión debajo del agua con libre pensadores e intelectuales sin prejuicios que lo hacían por dinero o para divertirse Una iba en pos de transgredir sus propias limitaciones, al igual que la misma sociedad, pese a que de modo similar nadie creía que lo iban a ver en el cine mamando un pito No estábamos conscientes de la popularidad en alza de la pornografía? Nos divertíamos, nos drogábamos, íbamos a las discotecas y en medio de todo aquello las escenas surgían y nos tomaban desprevenidos De pronto, si vivías como yo en Nueva York aparecía tu rostro en las marquesinas, nos reconocían por las calles y de la noche a la mañana ya éramos estrellas de cine No lo esperaba? En Chicago conocí a un policía fuera de serie Había ido yo allá para bailar y mientras efectuaba mi show, él había perfumado mi camerino con flores por doquier Su hermana me explicó que lo hizo por agradecimiento, ya que él había sido balaceado en una emboscada de drogadictos y cuando fue hospitalizado, se debatió entre la vida y la muerte Fue entonces que la única imagen que recurrió a su mente era la mía, ¡eso le proporcionó las fuerzas para recuperarse! Al ver su mirada, comprobé en sus ojos que era un tipo sincero y emocionada, también le di las gracias Temporada en el infierno La gente de piel negra posee una manera peculiar de abordar el sexo, más extrovertida y cruda Así como el ritmo del rap es apasionado y agresivo, más sexual que el rock de los blancos A nosotras las latinas nos fascina ostentar nuestra sexualidad como lo hacen las negras, igual, históricamente provenimos de sitios donde la gente se cubre con poca ropa y solemos disfrutar de mayor comodidad en nuestros cuerpos Inclusive una mujerona grandota, del tipo conocido como racial o afro americano se deleita al lucir su cachondez, se siente cachondona y consiguientemente, ella es cachonda a no dudar? Los hombres caen rendidos a sus plantas Si naciste así, nunca podrán arrebatarte tu alma interna, ni tu cuerpo, tampoco tu sexualidad Ello se debe a que es un asunto de supervivencia La chamaca sometida será capaz de abandonar temores ancestrales y puede entregarse a placeres bastante cochinos cuando de sexo se trata No le asquea contemplar película alguna y quisiera saber cómo se mama bien un pito Considero que a muchas de ellas les gusta lo mío, pues todo lo hago de principio a fin, sin frenos, hasta mi correo llegan cartas donde me felicitan por mostrarme tal como soy en el cine, he sido su inspiración para que ellas manifiesten su sexualidad y no se repriman? Me dicen La negra Marilyn o Latina Monroe, son apodos que me han aplicado una y mil veces? Filmé la tercera parte de The Devil in Miss Jones ("El diablo en la señorita Jones") hacia 1986 y fue la cinta donde me retacaron de jugo a morir, ahí puedes ver el aspecto masculino de Vanessa del Rio, así soy de verdad? Se supone que había sido condenada al infierno por mamar pitos y mencionar lo que siempre he dicho acerca de las monjas y de los curas, así que ya en el averno me encuentro con Peter North, Marc Wallice y unos cuantos hombres más que portan máscaras de cerdos, gruñen como cerdos y cogen como cerdos Alguno sale chupando mi clítoris gigantesco y aparecen los "Hermanos de las sombras" que se desviven escupiéndome las peores obscenidades para mi excitación climática Por esas tomas obtuve el premio Best Groupe Gripe, de la Crítica a la Mejor Película para Adultos 1986 De hecho, la joven asistente se pasmó al ver cómo movía mis caderas entre aquel huracanado tumulto, diciendo: "¡Qué espectacular!, ¿cómo pudo con todos estos hombres?" y mi grandioso clítoris causó asombro mayúsculo a los críticos del cine? Si regreso a mis recuerdos infantiles, no sé en qué momento el sexo entraría en mi vida, me llegan ciertas imágenes fragmentadas? Jugaba con los compañeritos del colegio, me manoseaban? Nos manoseaban a las niñas en las tetitas, en nuestras nalgas y cositas abajo, yo disfrutaba aquello y les permitía que me tocaran aunque sentía feo pero, a la vez, bonito Me gritaban: "¡Pu?aaaaah, pu?aaaaah!" Es decir, yo era una "puta" Una ofensa para mí, si bien lo mismo me agradaba serlo Desde muy temprano en mi existencia me enteré del valor que me confería mi vagina, debido a experiencias que sufrí por mis tíos y mis primos, es una cosa que sucede a muchas mujeres; por la información que me proporcionaron dichas vivencias aprendí a usar mi sexo de diferentes maneras, lo frotaba en los colchones del sillón en casa, en almohadas, dejaba a los chicos que me lo tocaran, pues ya había descubierto una nueva fuente de placer Si no lo hubiese detectado entonces, ¿cuándo me habría dado cuenta? Al haber sido educada bajo preceptos de la religión católica, ¿acaso alguna vez hubiese podido conocer esos juegos posteriormente? No tengo la respuesta Cuando los compañeros nos manoseaban en la escuela, notaba que el resto de las otras niñas se alejaba, ellas se retiraban ofendidas y, en cambio, a mí ellos me llamaban: ¡Pu?aaaaah!" Admití públicamente que me agradaba hacer cosas que me brindaban mucho deleite y gocé: "De acuerdo, soy una ?pu?aaaaah?, ¿y?" Es frecuente que haya hombres, muchos de ellos enamorados de prostitutas y, sin embargo, si una puta recibe amor, lo común es que no sepa qué hacer con tal cariño profundo Yo personalmente tengo miedo a entregarme al amor totalmente y también de confiar en el amor Si como se dice, la mujer da sexo para obtener amor, en la industria del cine porno este lema es el que nosotras enarbolamos a grito pelado Pero yo poseo un amor real por el sexo y para mí es muy importante que las personas reconozcan mi franca diversión por el sexo, no me interesa cómo haya nacido este placer ni si hallo el sexo por dar meramente sexo, o si también lo tengo a cambio de amor Estoy muy agradecida de que mi vida ha sido una aventura de maravilla y por haberla explotado en forma fabulosa Siempre cualquier experiencia por placer la he convertido en algo muy grato En este negocio jamás nadie ha abusado de mí Nunca tuve novios que me maltrataran a golpes Yo simplemente jalé el cordón para sonar la campana de mi vida y con el sonido que se produjo pude guiar mis pasos rumbo a senderos por los que me he dejado llevar dócilmente Mi existencia ha sido, pues, un gran viaje de reventón

Comentarios