Ebrard nombra a Rodríguez Zapatero "huesped distinguido" y le entrega las llaves de la ciudad

martes, 17 de julio de 2007 · 01:00
México, D F, 16 de julio (apro)- Contra la denominación de "persona non grata" que hizo el llamado "gobierno legítimo" del presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard lo nombró "huésped distinguido" y le entregó las llaves de la ciudad, reconocimiento que se había hecho en 1997 a los reyes de España, Juan Carlos y Sofía Después de reunirse con el presidente Felipe Calderón en Palacio Nacional, Rodríguez Zapatero se dirigió, a las 12:30 horas, al Antiguo Palacio del Ayuntamiento, en medio de gritos de "traidor a la izquierda", dirigidos por simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador, encabezados por el secretario de comunicación del PRD, Gerardo Fernández Noroña Y es que el sábado pasado, Gustavo Iruegas, secretario de Relaciones Internacionales del llamado "gobierno legítimo", emitió un comunicado, en el que señalaba que Rodríguez Zapatero "no es bienvenido en México ni cuenta con la confianza del pueblo mexicano en resistencia y en lucha por la democracia, la justicia y la soberanía", por ser uno de los primeros mandatarios que reconoció a Felipe Calderón como el triunfador de la elección del 2 de julio de 2006 No obstante, Ebrard, quien ha reiterado su negativa a reconocer a Calderón como presidente, le entregó las llaves de la ciudad y un pergamino con el nombramiento de "huésped distinguido" al presidente español, algo que, por ciento, Ebrard no hizo con el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, quien, a diferencia del español, no reconoció a Calderón con la misma prontitud ni acudió a la toma de posesión del mexicano, el pasado 1 de diciembre En su discurso, Ebrard resaltó que el pueblo de la ciudad de México comparte con el español "la esperanza de un mundo posible sin injusticia, sin intolerancia y sin autoritarismo, un mundo igualitario, de democracia y justicia" Al resaltar la importancia que da su gobierno por concretar proyectos productivos, el jefe de Gobierno puntualizó que su mayor interés está "en la experiencia española, en la resistencia cívica al autoritarismo, a la derrota de la derecha fascista y, desde luego, en la construcción de una democracia de participación con el consenso de la principales fuerzas políticas" Al agradecer la distinción que en 1997 se dio a los reyes Juan Carlos y Sofía, Rodríguez Zapatero detacó las relaciones "excepcionales" entre los gobiernos, instituciones y pueblos de España y México Dijo que el 80% de la inversión española está asentada en el Distrito Federal, entre la que resaltó la construcción del tren suburbano, y puntualizó el interés por "mantener y profundizar esa cooperación y ofrecerles la experiencia de las empresas españolas punteras en campos como el transporte público, las infraestructuras, la gestión del agua o la distribución del gas como energía limpia" Rodríguez Zapatero señaló que los pueblos de México y España "no sólo compartimos un pasado común; compartimos también similares visiones de la sociedad y de los caminos; la creencia de que la ciudad es atractiva en la medida en que respeta y amplia los derechos de los ciudadanos y mejora la calidad de la vida a su gente" Destacó las acciones del gobierno de Ebrard para hacer del Distrito Federal "una ciudad más habitable y segura", con sus planes para recuperar espacios públicos, la protección del ambiente y la modernización de la ciudad Antes de la colocación de la primera piedra para la remodelación de la Casa de Cultura de España en México, Rodríguez Zapatero agradeció a Ebrard su respaldo al centro cultural, al señalar que "es el proyecto que compartimos" y que "ha demostrado que el Centro Histórico de la ciudad, es ya un lugar habitable, dinámico y lleno no sólo de pasado, sino también de futuro" La visita de Rodríguez Zapatero se distinguió por un fuerte dispositivo de seguridad a cargo de la Policía Federal Preventiva (PFP) y granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), que cercaron el zócalo capitalino, el Palacio Nacional y el Tribunal Superior de Justicia Rodríguez Zapatero, acompañado por el embajador de México en España, Jorge Zermeño, fue resguardado por media docena de vehículos y motocicletas de la SSP cuando se dirigía del Palacio Nacional al Antiguo Palacio del Ayuntamiento, camino en el que fue increpado por simpatizantes de López Obrador A las puertas de la jefatura de gobierno capitalino, el jefe de gobierno español fue recibido por Ebrard y por el secretario de Seguridad Pública, Joel Ortega, entre otros funcionarios del Distrito Federal

Comentarios