Regresa cineasta Dirdamal con documental sobre la guerra por el agua

lunes, 2 de julio de 2007 · 01:00
Monterrey, N L, 2 de julio (apro)- Después de triunfar en el Festival de Sundance y obtener el Ariel por su documental De Nadie, el cineasta regiomontano Dirdamal regresa con Agua, una propuesta del mismo género, sobre "la guerra" por el vital líquido El documentalista pasó cerca de un año en la ciudad de Cochabamba, Bolivia, para reseñar, con imágenes, el conflicto entre los moradores de ese poblado rural y una transnacional estadunidense, que se disputaban una cuenca acuífera, una punga que arrojó un saldo trágico "Cuando el agua está en abundancia es invisible, no existe, pero cuando escasea sale a relucir En Bolivia se peleó la primera guerra contemporánea por el agua, a la vuelta del siglo y, de alguna manera, los bolivianos se adelantaron a la predicción que dice que las futuras guerras en el mundos serán por el agua "Creo que es muy importante entender qué significa vivir con escasez y qué pasa cuando no hay agua", dice el creador de esta cinta de corte social, la cual se encuentra en etapa de postproducción Agua, propuesta de anti-cine Su nombre artístico es Dirdamal --le dicen Héctor Cadena Victorica--, quien como iconoclasta del arte, desdeña los premios, porque no quiere reconocimiento, aunque los agradece, pero únicamente porque le ayudan a difundir sus trabajos Es un creador regiomontano de 24 años, sin estudios de cine, que un día se lanzó a la aventura de documentar la tragedia de los inmigrantes con una cámara digital al hombro, con la que grabó cinco horas de material, suficientes para hacer la cinta De Nadie Sorpresivamente, el filme ganó el Premio del Público en el Festival de Sundande 2006, el Ariel, Opera Prima en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara y otros 20 galardones alrededor del mundo Luego de esta experiencia, vio un documental canadiense sobre las guerras del futuro, que serán sobre el dominio del agua y, con cinco amigos, se lanzó a Bolivia para hacer entre octubre del 2005 y agosto del 2006 el trabajo que se llamará Agua "El documental La Corporación es muy bueno y en cinco minutos habla sobre lo que pasó en Cochabamba Lo vi, me puse a investigar, no sabía nada del agua y me interesé, le entré al tema porque creí importante dar a conocer lo que está pasando con el agua", señala el joven cineasta Dirdamal califica su trabajo como el anti-cine y sus trabajos son una especie de anti-investigación, porque su metodología creativa es exactamente inversa a la tradicional "Soy el anti-cineasta No estudié algo de cine y después hacer ésta del agua no sé si vaya a hacer algo más Me molesta mucho grabar a la gente, lo veo muy intrusivo (sic) Grabo cuando ya no se puede hacer más, cuando es urgente e importante Por eso mi proceso no es sentarme a ver qué película voy a hacer "Hay quienes esperan conseguir el dinero, y van y hacen el trabajo Yo funciono al revés Vivía en Buenos Aires, tenía un boleto de avión para Bolivia y no tenía ni siquiera una cámara Pero como ya tenía mi boleto me lancé Por fortuna, días antes me regalaron una cámara digital en el Festival Internacional de Monterrey, por De Nadie", recuerda Fueron cinco los compas que se lanzaron a la aventura en Bolivia, con presupuesto de 12 mil dólares para sobrevivir tres meses Regresó al Distrito Federal al Foro del Agua que se celebró el año pasado, hizo contacto con un empresario que le dio recursos para continuar con su estancia en aquel país sudamericano, hasta que el dinero se le terminó En la práctica, su trabajo fue de descubrimiento o de anti-investigación, un método poco ortodoxo que, sin embargo, ya le funcionó con su anterior documental Su lógica es que, si conoce previamente del tema, puede contaminarse y elaborar un juicio prematuro que dañaría su intención de retratar la realidad "No trabajo con guión, ni esquema ni escaleta Hago el proceso inverso Antes de que llegara yo, hubo cinco cineastas a hacer la misma película que yo quería hacer Pero hay una diferencia entre ellos y yo, porque de entre ellos, el que más estuvo fueron tres semanas, pero yo estuve casi un año", dice "Yo no creo que uno debe de ir leído o investigado para abordar un tema, creo que es un enfoque erróneo Si lo conoces previamente el problema hay un sesgo y estos cinco cineastas sabían exactamente qué película hacer antes de llegar y sus películas son muy distantes al hablar de una realidad compleja y abstracta "En cambio, yo quería entender Siempre hay gente que te cuenta lo que quieres escuchar y siempre hay maneras de interpretar una realidad, por más compleja que ésta sea Yo, más bien, al llegar, paso por un proceso de dos meses quitándome los esquemas, con anti-investigación, y vaciándome", explica Al definir su trabajo, considera que el documental emprende una búsqueda verdadera de la vida, sin intención de comprobar algo en especial "El que busca exponer un punto está haciendo un reportaje Para mí el documental es una búsqueda para encontrar y entender lo complejo que es la realidad Por eso no tengo guión Por eso es importante que las historias vayan contándose por sí solas", agrega Dirdamal presentó recientemente en Monterrey un avance de Agua, filme que, espera, tenga una duración de dos horas En las escenas iniciales se observan, con una avanzada noción cinematográfica y una fotografía que pareciera periodística, aspectos de Bolivia, con su evidente subdesarrollo y problemas urbanos como la drogadicción infantil, los niños de la calle y la inseguridad Luego, entra directamente al tema con imágenes que parecen ser de la televisión local donde se ve el Ejército conteniendo multitudes en el contexto de la guerra entre los pobladores de Cochabamba y la trasnacional Bechtel, de San Francisco Recuerda el realizador: "Esto es considerado un triunfo para ellos, le llaman la Victoriosa Guerra del Agua, porque el pueblo echa la transnacional monstruosa y se hace dueña, otra vez, de su agua Pero me doy cuenta de que la mujer que perdió a su hijito en esta guerra, me llevó a su casa y me di cuenta de que no tiene agua ¿Dónde está la victoria? Ahora tienen menos agua y está más contaminada" Ahora su película está atorada en el proceso de postproducción y necesita financiamiento de 15 millones de pesos para terminarla "Claro que necesito recursos, pero voy a terminarla como sea, porque es importante que la gente empiece a cuestionarse sobre cómo es la bronca Necesito ir a Bolivia a terminar el trabajo y me voy a aventar unos ocho meses en la edición", apunta

Comentarios