Italia: La crisis de Prodi

domingo, 22 de julio de 2007
México, D F (apro)- "Todo parece indicar que la gestión del primer ministro de Italia, Romano Prodi, tiene fecha de caducidad: antes de enero 2008 La crisis está en puerta y lo único de lo que hoy se habla en los palacios de gobierno es de cómo salir de ella sin que suceda un terremoto político" La afirmación es grave y muestra una situación ya fuera de control Quien la expresa es Alessandro Metz, diputado local en la región noreste de Friuli-Venecia Giulia y consejero del Comité Nacional del Partido Verde En entrevista telefónica, Metz asegura tajante: "Prodi es un muerto que camina Así lo ven todos Nada más están decidiendo quiénes van a tomar la responsabilidad política" cuando él y su gobierno dimitan Al parecer, el actual gobierno es rehén del ala más extremista del gobierno: la llamada ?izquierda radical? que integran el Partido Verde y los neocomunistas de Refundación Comunista Es por eso que "los partidos de centro de la coalición de gobierno quieren quitar a Prodi de su puesto y tratarán de endosarle la culpa a los partidos más de izquierda de dicha coalición", señala Metz Explica: "La coalición de centro izquierda ganó las pasadas elecciones políticas con un programa complejo que pudo reunir las exigencias del centro católico de la coalición y las peticiones de la ?izquierda radical? (?) Esta crisis se genera a partir de la victoria: un programa que pudo mantener a todos juntos, pero un programa que no gobierna" Según Metz, la crisis actual ha venido germinando desde el primer día del gobierno de Romano Prodi, el cual "es incapaz de gobernar a la coalición que lo sostiene en el Parlamento Muestra de ello es la constante polémica interna que nadie procura mantener en reserva Por el contrario, parece que cada quien quiere chantajear a este gobierno declarando a la prensa cosa y media" Más allá de las polémicas, "lo cierto --declara Metz-- es que este gobierno no ha podido mantener las promesas electorales Ha creado desafección hacia la política, hacia los partidos de izquierda" Gobierno "técnico" La crisis que se está gestando en Italia, "es la obvia consecuencia de lo ocurrido en el último año", dice Metz "Sin embargo la debilidad que tiene ahora Prodi no es una derrota necesariamente" Y es que, explica, la debilidad del primer ministro italiano puede resultar cómoda para todos: Para la centroizquierda ?representada por "los excomunistas de Izquierda Democrática (DS, por sus siglas en italiano, con mayoría relativa en el Parlamento)-- le es cómoda porque está fundando, junto con los partidos de centro, al Partido Democrático (PD) que verá su estreno el próximo 14 de octubre" Este gobierno "ha sufrido una crisis por la clara distancia entre los partidos de centro y DS con la llamada izquierda radical ¿Qué mejor que fundar un nuevo ente político, llegar a la crisis y poner un gobierno técnico que excluya a la izquierda radical?" A la derecha "le es más conveniente tener un primer ministro débil que se vea obligado a hacer compromisos con ella" Si antes del verano las voces en los pasillos del Parlamento daban de plazo hasta antes de otoño para que Prodi y su gobierno dimitieran, hoy las cosas han cambiado: "Los de DS están poniéndose de acuerdo con Berlusconi La salida a esta situación será un gobierno técnico en enero Los del futuro Partido Democrático no quieren manchar su nacimiento con una crisis de gobierno y la derecha lo consiente con tal de eliminar a la izquierda del gobierno" Así planteada, la salida que se perfila, según Metz, es la formación de un gobierno de garantía, con un personaje de alto perfil institucional, como podría ser el actual ministro de Interiores, Giuliano Amato, o el actual presidente del Senado, Franco Marini La hipótesis de unas elecciones anticipadas con las que la derecha amenaza es inviable, señala Metz: "Es imposible Y la razón es tristemente sencilla: nadie tiene el interés ahora de ir a elecciones, pues por un lado perderían la entrada en vigor del sistema de pensión para los nuevos diputados (que arranca a los dos años y medio de haber sido elegidos), por el otro, la actual ley electoral no garantiza la gobernabilidad" En efecto, la crisis del actual gobierno --más allá de las polémicas internas en la coalición de centroizquierda-- se mide en el Senado, donde Prodi ha tenido siempre que cabildear entre los senadores vitalicios el apoyo a cualquier medida de cierta importancia "La crisis de febrero ?provocada por la falta de apoyo en el Senado a la misión en Afganistán-- es el ejemplo más claro de la situación Por eso está en el interés de todos un gobierno técnico que concentre su trabajo en la reforma electoral", refiere Metz Y es que, explica, "no es importante como se va al voto, sino lo que el voto determina en el Parlamento El futuro gobierno necesita una mayoría segura y estable que le permita gobernar los cinco años" Crisis de izquierda "Este gobierno ganó las elecciones con tres temas importantes que aportaron los partidos de izquierda: rechazo a la política de guerra del anterior gobierno, revisión de la política migratoria, medidas económicas con mayor enfoque social ¿Cumplió?", pregunta Metz irónicamente Al consejero nacional del Partido Verde no le preocupa la suerte del actual gobierno y critica las maniobras que se están haciendo para formar al futuro "gobierno técnico, porque los proyectos políticos no cambiarán" Metz afirma que la alternativa prometida por el actual gobierno no se cumplió, al contrario, "ciertos proyectos se han radicalizado negativamente; y es sobre los grandes temas que el gobierno entra en crisis sistemáticamente: las uniones civiles, la guerra, la política económica, etcétera" Sin embargo, según Metz, "Prodi o la coalición no tienen toda la culpa Es difícil encontrar un único sujeto o unos cuantos que estén maniobrando para que cambie el gobierno Berlusconi tiene sus intereses, así como los dirigentes de DS Quizás lo que está detrás de todo esto es nada más el sentido común que ha determinado una crisis política y de representación" Esta izquierda tan dividida, comenta Metz, que ha creado distanciamiento y desafección por parte de la gente hacia la política de los palacios "Todo esto naturalmente ayuda a la derecha que tiene un electorado más flexible y que no requiere de representación sino de decisiones" El diputado verde dice que esta situación provoca desengaño en la gente, la cual deja de creer en este tipo de partidos: "Finalmente, quienes más pierden y perderán, si se cumplen los planes que permitirán crear un gobierno técnico, serán los partidos de la izquierda radical que no fueron capaces de llevar al gobierno las demandas de los millones de personas que votaron por ellos el año pasado" El plan de la caída de Prodi tendría entonces como objetivo "no sólo la gobernabilidad, sino que también eliminar el ala radical Éste es el regreso de un ?centro grande?, una especie de Grosse Coalitione alemana pero en salsa italiana", esto es, según Metz, "con un acuerdo estratégico entre Berlusconi y el nuevo Partido Democrático" El papel de la plaza Antes de ser diputado y consejero del Comité Nacional del Partido Verde, Metz fue activista del movimiento en contra de la guerra El año pasado le ofrecieron ocupar un escaño en el Parlamento Nacional debido a que un diputado del Partido Verde prefirió retirarse "No me interesa --dijo en ese entonces-- tengo un compromiso y un mandato que cumplir aquí", y rechazó el puesto "La crisis política y los turbios quehaceres de la política en el palacio produce también movilización en las calles Las experiencias del movimiento en contra del tren de alta velocidad (TAV) o en contra de la base militar estadunidense en Vicenza, son pruebas de que la gente ha perdido confianza en los partidos y prefiere organizarse por su cuenta", dice Las dimisiones, luego retractadas, de Prodi en febrero pasado fueron causadas también por la masiva movilización en Vicenza, al norte de Italia "Sin embargo no se puede decir que hoy el movimiento en contra de la guerra determine la crisis de Prodi Ciertamente el movimiento ha tenido un papel fundamental durante las elecciones", comenta Metz "Las movilizaciones han ayudado a este gobierno a ganar las elecciones del año pasado; las movilizaciones han llevado Betinotti (secretario de Refundación Comunista) a ocupar la presidencia de la Cámara de Diputados Pero han jugado seguramente un papel fundamental en crear ese imaginario y ese entorno cultural que hizo ganar las elecciones a la centroizquierda" Sin embargo, no fue suficiente, añade "La izquierda radical no supo y no quiso llevar esas demandas al Parlamento Es por eso que hoy la gente ya no cree en ella Haya o no gobierno técnico, nada va a cambiar La participación italiana en las guerras, la política racista en contra de los inmigrantes, en fin, todo lo que la izquierda radical no intentó modificar en este año en el que estuvo en el gobierno seguirá su curso "Lo único que cambiará con un gobierno técnico es la brutalidad y la velocidad de las decisiones", concluye

Comentarios