Las relaciones "casuales" de Morales Lechuga

domingo, 22 de julio de 2007
Su amistad y relación notarial con Carlos Ahumada, la fe pública que le extendió a las actividades empresariales de Zhenli Ye Gon y el regreso de cercanos excolaboradores suyos a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), que está en manos de un grupo de egresados de la Escuela Libre de Derecho, de la que es rector, son para Ignacio Morales Lechuga meras casualidades, expone la edición 1603 de Proceso Todo es producto de las circunstancias, dice el exresponsable de la Procuraduría General de la República (PGR) y de la PGJDF, quien desde hace 33 años es titular de la Notaria Pública 116, donde los empresarios Carlos Ahumada Kurtz y Zhenli Ye Gon obtuvieron la legitimidad para sus actividades empresariales "Por mi calidad de exprocurador se forman algunos prejuicios injustos y equivocados", dice a Proceso en relación con la reiterada mención de su nombre en los escándalos públicos en que han estado involucrados esos inversionistas nacionalizados mexicanos y sus empresas Al empresario de origen argentino le protocolizó la constitución de las firmas que fueron señaladas como fraudulentas por Andrés Manuel López Obrador, uno de los principales críticos del exprocurador, quien también fue embajador de México en Francia Y a Zhenli Ye Gon, entre 2003 y 2005, Morales Lechuga le dio fe pública para la compraventa de la casa de las Lomas en la que le decomisaron los 205 millones de dólares, la constitución de la empresa Unimed Pharmaceutical y la adquisición de los terrenos en el Estado de México donde el ciudadano de origen chino instaló un planta que ahora es investigada como productora de drogas sintéticas, destaca Proceso en su edición en circulación

Comentarios