La tragedia de Santa Maria Acapulco

lunes, 30 de julio de 2007
México, D F, 30 de julio (apro)- Destruido en buena parte de su estructura arquitectónica y acervo artístico por un rayo el pasado 1 de julio, el Templo de la Asunción de Santa María Acapulco, ubicado en una comunidad pame o xi?ói de la Sierra Gorda de San Luis Potosí, es restaurado ya por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) No es que el instituto actuara con solícita rapidez en este caso que afectó una joya arquitectónica inigualable del siglo XVII En realidad, desde noviembre de 2006 realizaba, conjuntamente con el gobierno del estado, un proyecto de rescate que durará 12 años y que, según información del propio instituto, tiene como objetivo "rescatarlo de los estragos causados por el paso de los años" Se elaboraba, además, "un plan de manejo para el recinto, toda vez que, con la apertura del tramo carretero Lagunillas-Santa María Acapulco, el pasado 18 de abril, se esperaba el despunte del turismo interesado en apreciar éste santuario y su consecuente impacto en un pueblo en extremo tradicional" Santa María Acapulco es un centro ceremonial histórico El antropólogo francés Dominique Chemin, investigador de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, publicó en 1994, con el apoyo del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de SLP, un libro con imágenes del templo y de los rituales y tradiciones de la comunidad pame asentada en esa comunidad Fundado hacia 1740, el templo es una misión franciscana La austeridad del conjunto no opaca su belleza Su fachada, ya muy desgastada, conservaba nueve nichos en tres niveles y tres hileras verticales Seis tienen aún santos realizados en adobe El techo de palma fue el origen del incendio que lo dañó hace unas semanas El rayo terminó con prácticamente todo el inmueble Según el reporte del INAH, sólo quedaron en pie las paredes, con pintura mural, y apenas se rescataron 14 esculturas y dos oleos de un total de 125 piezas que habían sido ya catalogadas por el instituto, entre ellas esculturas de los siglos XVII y XVIII, retablos, oleos, un artesonado, además de objetos de culto En información oficial, la responsable del proyecto de restauración, Renata Schneider consideró que el "terrible suceso fue una catástrofe natural inevitable dadas las características intrínsecas de los materiales con los que se construyó el templo y su cubierta, así como el medio ambiente predominante en la región", y afirmó que un pararrayos no habría impedido el incendio Sin embargo, se anuncia ahora que el proyecto de conservación contempla la colocación de una estructura de metal aislada del templo, con el fin de atraer los rayos y desviarlos del monumento, lo que obliga a preguntar por qué, justamente, dadas las características de los materiales y las climáticas del lugar, no se planteó hace tiempo esa necesidad, que tal vez habría salvado un monumento y acervo únicos en el mundo Máxime que el propio instituto ha documentado que, antes de 1930, el templo había sido dañado por un rayo que cayó en la fachada y afectó las representaciones de San Francisco y San Miguel pisando al demonio El director del INAH en San Luis Potosí, Frausto Franco, ha destacado que, no obstante la gravedad del siniestro, se recuperará el templo, pues estructuralmente no está dañado, gracias a la intervención que se venía realizando; de lo contrario se hubiera colapsado Se rescatarán también las pinturas murales El edificio estaba asegurado y está por determinarse el monto total de los daños, y se continuará con el proyecto de restauración Es importante, pues, como ha señalado la escritora Margo Glantz que no sólo deben atenderse las zonas como Chichén Itzá, que "por su opulencia", son privilegiadas por el aparato oficial, sino recuperar el patrimonio que tiene valor simbólico para esta comunidad de diez mil habitantes

Comentarios