Frida Kalho: El amor a la vida

domingo, 8 de julio de 2007
México, D F (apro-cimac)- Frida Kalho fue una mujer singular Para acercarse a ella, dice Raquel Tibol, su mejor y más profunda biógrafa, no es admisible "la simpleza extrema" "Frida demostró con su existencia y su obra que las taras sociales son mucho más agobiantes que las taras físicas", afirma Desde los 16 años estuvo en la lucha social Y apenas unas horas antes de morir hizo su última incursión pública al participar en una manifestación de protesta contra el golpe militar en Guatemala No tuvo reparos desde que era joven Deseaba la justicia y odiaba el abuso Era, además, una mujer libre, sufrida, sí, pero esencialmente libre, en cada uno de los terrenos de su desarrollo, unida a la gran corriente renovadora y avanzada de las mexicanas del siglo XX Leerla, conocerla más allá del mito y la publicidad, es para las mujeres contemporáneas algo obligado No se podría entender la historia, nuestra historia, sin asomarse a sus reflexiones Tampoco podríamos armarnos un futuro, si no entendemos esa frase de Raquel Tibol: "Frida demostró para aprehenderlo, con sus existencia, y sus obras, que las taras sociales son muchos más agobiantes que las taras físicas", desprendiéndose de sí misma, en la pintura y actuando como su convicción le dictaba Nunca fue convencional, no se mimetizó con el poder y los poderes, no se unió al estado de cosas reinante, y, a cambio, transgredió todas las reglas, todas las ataduras que se le fueron presentando Hizo, con Diego Rivera, al menos, más allá de los chismes, una vida diferente que rompió la idea simplista y romántica de la pareja Esa es la Frida que nos tiene que acompañar, en esta hora de festejos míticos y desviados de la vida real Es esa a la mujer que Tibol rescata en su biografía Es a esa mujer, humana y profunda, de convicciones y retobos, de la vida agitada, llena de luces, estridente y creativa, a la que nos llama a conocer Más allá del mito Artista, intensa, sabia En los años 20 existía en México la agrupación de los Pioneros Rojos y la Federación Juvenil Comunista, donde se afilió Frida Fue amiga de Concha Michel, una de las luchadoras por los derechos de la mujer y de los campesinos, quien a la hora de la muerte de Frida, porque cantaba, dirigió sin tapujos La Internacional Amiga de Tina Modotti y de otras muchas activistas de la Liga Internacional Pro-Luchadores Perseguidos Frida fue muy activa en las campañas contra el fascismo Y aunque Tibol señala que no era visible entre las izquierdas de la época, sus escritos, su autobiografía dicen otra cosa Raquel Tibol, la polemista y crítica de arte basó la biografía en una extensa entrevista que le hizo a Frida en 1954, a unos meses de su muerte; fue la secretaria de Diego Rivera y durante más de 30 años investigó sobre Frida y su época, ha compilado sus cartas personales, escritas por Frida desde que tenía 17 años Nos muestra a una Frida mujer y artista, intensa y sabia Tibol se ha opuesto al mito y a la comercialización de la marca Frida, a cuyo empresario mostró recientemente la periodista Laura Castellanos, en un espléndido reportaje publicado por La Revista Como bien señala Carlos Monsiváis, Raquel Tibol, en Frida Kahlo en su Luz más íntima, (Random Hause Mondadori, 2007), nos mostró la maravillosa posibilidad de cabalgar por el mundo sin dividir la vida pública y privada Tibol afirma que con esa vida Frida le dio la razón a Carlos Marx, a Freud y a Jeremías, porque pasó sus cuarenta y siete años cantando cuando tuvo voz, bailando cuanto tuvo piernas, gritando cuando tuvo ira Sin complacencias y sin posposiciones Hizo lo que tenía que hacer y vivió a sus anchas Humana a rabiar Frida nació en la Villa de Coyoacán el 6 de julio de 1907 Le pusieron Magdalena Carmen Frida; su padre Guillermo (fotógrafo de monumentos históricos) y su madre Matilde A los once años la poliomielitis le baldó levemente y dejó su pierna derecha un poquito más corta y delgada que la izquierda Estudió en la Escuela Nacional Preparatoria; a los 18 años sufrió un gravísimo accidente del cual salió con la columna vertebral, la pelvis y la matriz afectadas definitivamente Se supo pintora desde pequeña Fue surrealista, antes de conocer a André Bretón Se casó con Diego Rivera a los 22 años; él tenía 42 Tibol rememora lo que Frida escribió de ella misma en 1947, en un catálogo de la exposición de cuarenta y cinco autorretratos de pintores mexicanos que presentó el Instituto Nacional de Bellas Artes: "Realmente no sé si mis pinturas son surrealistas, pero sí sé que son la más franca expresión de mí misma, sin tomar jamás en consideración ni juicios ni prejuicios de nadie He pintado poco, sin el menor deseo de gloria ni ambición, con la convicción de, antes que todo, darme gusto y después poder ganarme la vida con mi oficio" Un dato revelador de la biografía escrita por Tibol es el hecho de que Frida, quien nunca habló de una temprana vocación literaria, a los 15 años publicó en El Universal Ilustrado, del 30 de noviembre de 1922, una prosa poética titulada "Recuerdo", en cuyo contenido habla de la gente, de los indios, y los rebozos de bolita Este fue el comienzo de una obra escrita permanente Publicó en revistas, hizo discursos, tenía temple e ideas Las cartas reunidas en esta biografía, que sirven a Tibol para armar su vida pública y privada, muestran a Frida siempre debatiendo No era, como el mito, llena de pulseras, anillos, con su traje tradicional de tehuana, sino una mente alerta El diario de Frida, publicado en español por Editorial Norma en 1995, es apenas una muestra de sus dotes expresivas y literarias A Frida, a los 100 años de su nacimiento, luego de muchas y variadas biografías --siempre basadas en la que publicó Raquel Tibol en 1954--, se le ha recordado como una mujer capaz de recorrer una vida llena de dolores físicos, de pasiones infinitas, de deseos asociados a su arte, y humana a rabiar No es fácil ni pretencioso hablar de Frida, en ocasión de los cien años de su nacimiento, si no fuera por las deformaciones que se han hecho de su vida íntima y pública Si no fuera porque las generaciones por venir, de miles y miles de mujeres, no requirieran de acercarse a Frida, la real Tibol en la biografía pone en duda los hechos y dichos, incluso por Frida, tratando de acercarse a ella, sin simpleza extrema (6 de julio 2007)

Comentarios