Ausente, la reforma laboral en la agenda del PAN y de Calderón

viernes, 17 de agosto de 2007
México, D F, 16 de agosto (apro-cimac)- La reforma laboral no existe como prioridad dentro de la agenda política del actual gobierno federal panista, pese a que Felipe Calderón se haya proclamado "el presidente del empleo", señalaron los participantes en la mesa de trabajo "Reforma laboral mexicana", durante el Congreso Laboral Latinoamericano 2007 Entre los expertos que integraron la mesa hoy por la mañana estuvieron Alfonso Bouzas Ortiz, del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y Jorge Regil Gómez, miembro titular de comité sindical de la Organización Internacional del Trabajo-México Coincidieron en que luego de quince años de haber iniciado la discusión sobre la reforma laboral, hoy tan "necesaria", en este momento existen cerca de 180 iniciativas pendientes en materia laboral en la Cámara Baja Para Florentino Castro, exdiputado federal en la LVI Legislatura, es necesario cuestionarse qué tan posible es llevar a cabo la reforma laboral en un país "que enfrenta graves dificultades para la construcción del acuerdo", ya que la discusión central entre el Ejecutivo y el Legislativo está centrada principalmente en el cambio del formato del informe presidencial Así mismo, uno de los principales contratiempos que enfrenta dicha reforma es que no se encuentra asentada como parte de la actual agenda presidencial: "Los legisladores panistas nos dejaron claro cuál es su estrategia para los años que le quedan a esta Legislatura y en ningún lado está la reforma laboral" Y aunque hay una iniciativa de reforma laboral dentro la Cámara de Diputados que se presentó en el 2002 y que es conocido como el "acuerdo Abascal", pues se realizó mientras Carlos Abascal era el secretario del Trabajo, Castro López asegura que es necesario revisar si existen los mecanismos necesarios "para revivir el tema" Otra de dificultad que enfrenta esta reforma es "conocer a quién de los actores le urge aprobarla: los trabajadores parecen cómodos con la actual estructura jurídica que regula las relaciones obrero-patronales en el país Tal vez a los patrones pudiera interesarle más, pero pareciera que a Calderón no le interesa y que a su partido tampoco", enfatizó Enfrenta, también, según el exlegislador, las dificultades internas del Congreso de la Unión, donde hoy el Legislativo se ha debilitado; la crisis del Seguro Social; el problema no resuelto de la seguridad social de las y los trabajadores del Estado: "Todo esto nos hace pensar que no tendremos resuelto el tema de la reforma laboral en el corto plazo", finalizó Por su parte Jorge de Regil Gómez, miembro titular del Comité Sindical de la OIT-México, consideró que la reforma laboral interesa a los trabajadores que buscan sobre todo "recuperar la capacidad personal de tomar decisiones laborales Este sector hoy día es mucho más educado que el que sirvió para el análisis primario de la Ley Federal del Trabajo que se hizo en 1928" También es prioridad se realice para las empresas, pues buscan que se facilite la contratación de trabajadoras y trabajadores, haciéndola "más eficaz y dúctil" pues, explicó, una contratación rígida "lleva a la ineficiencia, altos costos, falta de competitividad y la incapacidad de evolucionar con la rapidez que la economía mundial requiere" Esta reforma es necesaria pues, a decir de Regil Gómez, el modelo económico mexicano se enfrenta actualmente con ineficacia al cambio de los modelos económicos del resto del mundo, lo que resulta en un desequilibro del mundo laboral Explicó que la LFT actual tiene una característica: "En una sola ley esta la parte sustantiva, la parte procesal y la parte administrativa, lo cual es técnicamente incorrecto; lo correcto es tener una ley sustantiva, una afectiva y una reglamentación administrativa", esto se plantea en el "acuerdo Abascal" Además, esta reforma, dijo, no elimina la jornada de trabajo actual, los días de descanso, vacaciones, y plantea temas como los derechos colectivos, el derecho de asociación y el derecho de emplazamiento a huelga Los principales objetivos de esta reforma, según Tomas Natividad Sánchez, especialista en derecho laboral de la Secretaría de Educación Pública (SEP), es quitarle a la LFT lo que actualmente está impidiendo el empleo formal, profesionalizar la justicia laboral y hacerla más expedita y clara Además de privilegiar la conciliación en todos los procesos laborales, que implica 236 cambios en una legislación de unos mil artículos; además que respeta el artículo 123 constitucional, explicó Sobre el "acuerdo Abascal", el cual fue establecido en 2002, José Luis Carazo Preciado, subsecretario de trabajo de la CTM, manifestó que no respondía a los retos que actualmente enfrenta México a nivel económico Pero para el gobierno es importante reformarla de manera política, porque desde 1993 ningún presidente ha podido reformarla; para el sector empresarial es una posibilidad de tener mayor productividad a menor costo; y en el caso de los trabajadores, es la posibilidad de generar mejores condiciones sociales y generar fuentes de trabajo, apuntó Sin embargo, este acuerdo no contenía los capítulos necesarios para promover la competitividad, la productividad y la participación de los trabajadores Por ello, Carazo Preciado considera que es necesario hacer una reforma integral que esté basada en los diversos escenarios económicos de México y las distintas condiciones económicas de las empresas Por el contrario, para Alfonso Bouzas la reforma debe "arrancar por la puerta de la libertad y la democracia sindical, pues entonces los trabajadores aceptarán, negociarán y conciliarán las flexibilidades que tiene, pero si no es por el tema de los sindicatos, es una reforma laboral distante de la sociedad"

Comentarios