Lou, la sibila de Hainberg

lunes, 20 de agosto de 2007 · 01:00
México, D F, 20 de agosto (apro)- Mujer brillante, hermosa y compleja, quien desempeñó un importante papel en la vida intelectual y artística de la Europa de finales del siglo XIX y principios del XX, Lou Andreas-Salomé (1861-1937), íntimamente ligada a destacados personajes como Sigmund Freud, Friedrich Nietzche, Friedrich Carl Andreas y Rainer María Rilke, es la figura central de Lou, la sibila de Hainberg, obra de Beatriz Martínez Osorio con la actriz Adriana Roel, quien celebra 50 años de trayectoria artística Aunque poco conocida por su trabajo intelectual, Lou Andreas-Salomé es una figura importante de su tiempo, entre muchas otras cosas, como símbolo de las mujeres de todas las épocas que se enfrentan a los convencionalismos y tabúes sociales e ideológicos Una de las virtudes de esta obra es precisamente brindar luz en torno a la polémica vida de esta mujer inteligente, creativa y original que supo relacionarse con hombres de gran genio sin verse eclipsada por ellos En escena vemos a la destacada librepensadora, hija de un oficial de la Rusia zarista, en un flash back que nos da una idea de la compleja personalidad de quien, afirma en la obra, busca la "integridad como individuo" Lou se casó con el reconocido orientalista Friedrich Carl Andreas y, sin embargo, llevó la vida de una mujer soltera; se sintió fuertemente atraída por el talento masculino, pero nunca hasta el punto de verse reducida a la condición de discípula o musa, aunque durante muchos años se le conoció únicamente como la amiga de Freud, Nietzsche o Rilke, aun cuando ella es la autora de varios poemas, novelas y un estudio feminista sobre la mujer en las obras de Visen, entre otras obras Todo este proceso de vida de quien fue definida por Freud como la poeta del psicoanálisis --pues siempre se halló tan cerca de la lírica como de la reflexión científica-- es traducido en acción dramática por Claudia Ríos, directora de este montaje, quien se refrenda como una de las más destacadas directoras mexicanas jóvenes al ofrecer no una biografía teatralizada, sino un poema escénico que nos deja entrever como a furtivos vouyeristas la vida íntima de este personaje cuya influencia en grandes hombres de la cultura universal fue definitiva La figura de Lou Andreas-Salomé es tomada de una manera amorosa y meticulosa por la dramaturga Beatriz Martínez para generar un texto que denota una investigación profunda en torno a esta autora de una veintena de libros, cientos de ensayos, artículos para revistas ?incluyendo la famosa Imago--, casi todos versados en el tópico que más le interesaba: el psicoanálisis, encaminándolo por la senda del eros femenino, tema vedado para las mujeres de su tiempo Por su parte, Adriana Roel hace una auténtica creación de esta mujer que se sintió atraída desde niña por la historia de las religiones y del arte; por la filosofía y por la literatura clásica, adquiriendo amplio conocimiento de la cultura europea Acompañan a Adriana Roel, Eugenio Cobo (Gustav von Salomé, Sigmund Freud y Friedrich Carl Andreas) Fidel Monroy (Ernst Pfeiffer), Humberto Solórzano (Friedrick Nietzche y Hendrick Guillot), Lucio Herrera (Paul Rée y Víctor Tausk) y Antonio Araiza (Rainer María Rilke y Friedrich Pineles) La escenografía e iluminación son de Matías Gorlero, la música de Alejandra Hernández y el vestuario de Cordelia Dvorak Teatro "Julio Castillo", sábados y domingos, 12:00 horas

Comentarios