Advierten especialistas que los problemas del campo se han acentuado

martes, 1 de enero de 2008
COLIMA, Col , 31 de diciembre (apro)- Pese a que en los últimos 100 años el desarrollo rural de México ha registrado cambios "muy drásticos", sólo ha logrado satisfacer parcialmente las necesidades de la gente, pues persisten la marginación y altos niveles de pobreza en el campo, además de que se ha acentuado la emigración, señala un estudio de la Universidad de Colima y la Secretaría de Agricultura (Sagarpa) Denominado "Proyecto Piloto de Política de Fomento para el Desarrollo Rural Municipal Integral y Sustentable", el estudio fue elaborado por Renato Francisco González Sánchez, de la Universidad de Colima, y Raúl Fernández Orozco, de la Secretaría de Agricultura (Sagarpa) En el documento se señala que además de los bajos niveles de productividad, tecnológicos y de rentabilidad que caracteriza a los campesinos minifundistas, en las zonas rurales se han acentuado los problemas de deterioro de recursos naturales, de la emigración de la gente joven y más talentosa, envejecimiento de los titulares de la tierra, deterioro de infraestructura productiva y comunitaria, así como de otros problemas que pueden limitar el desarrollo integral de las comunidades rurales "La mayoría de la población de las áreas rurales ?añaden los autores del estudio-- obtiene sus ingresos de actividades no agropecuarias Es un hecho que el campo mexicano no produce todos los alimentos que consume el pueblo mexicano Son muy pocos los casos de éxito de desarrollo rural basados en la estrategia de crecimiento agropecuario, en los cuales se tengan cultivos y agroindustrias competitivas, con importante participación en las exportaciones o abasto nacional; en cambio, es mas común encontrar otras regiones cada vez mas rezagadas" Con base en datos del INEGI, Renato González y Raúl Fernández afirman que la participación del sector primario de Colima en el PIB estatal cayó del 26% en 1970 al 77% en el año 2000, en tanto que el crecimiento más importante por sectores fue el de los servicios Así mismo, la superficie cultivada de básicos en el estado presenta una tendencia a una disminución aguda en los últimos 25 años, periodo en el que prácticamente perdió la mitad de la superficie, y a pesar de que Procampo inició en 1994, su implementación no revirtió la tendencia En lo que se refiere a la inversión acumulada por el Programa Ganadero en Colima, en los últimos seis años ascendió a 1187 millones de pesos, que corresponden al 195 por ciento del total ejercido por la Alianza para el Campo durante ese periodo, en el que la mayor parte de la aportaciones correspondió realizarlas a los productores, con 5478 por ciento, mientras que el gobierno federal contribuyó con 3709 por ciento y el estatal sólo con el 808 por ciento El documento plantea que si se analiza la tendencia al decrecimiento del hato ganadero de Colima de los últimos 25 años y se compara con la inversión acumulada realizada a través del programa Alianza para el Campo, se observa que esta inversión no tuvo efecto para revertir la tendencia decreciente, además de que esta caída en el hato bovino estatal no es congruente con la inversión para el incremento de la superficie de pastos, que supone más disponibilidad de alimento Exponen González Sánchez y Fernández Orozco que en administraciones recientes se ha tratado de entender la marginación de la sociedad rural, pero desde la visión urbanística de las administraciones públicas en turno y de frente a la presión que la población urbana ejerce sobre el uso de los recursos del estado De esta manera, "las necesidades de las poblaciones rurales se relegan o posponen, esto a su vez genera que población rural presione para hacer uso y en ocasiones deterioro de los recursos naturales a su alcance" Consideran que ha sido la visión parcial del desarrollo y la planeación basada en información muy limitada lo que ha ocasionado esta situación, ya que los planes nacionales, estatales y municipales han sido realizados bajo la lupa del administrador en turno y con muy baja o nula participación de la sociedad, pues aún cuando tradicionalmente se convoca a distintos sectores económicos, organizaciones de productores y otros eslabones, generalmente han prevalecido factores y criterios políticos o de grupos de poder como detonantes y orientadores del destino de los recursos del estado Los autores del estudio consideran necesario que la planeación de la administración pública gubernamental de los tres niveles se haga a partir de información amplia, veraz y fundamentada; que emplee el mayor número de elementos y variables del entorno de unidades básicas, con una amplia participación de la sociedad rural que ahí habita y con la cooperación de las instancias de fomento gubernamental Hacen notar que esos elementos ya se encuentran considerados en la Ley de Desarrollo Rural Sustentable promulgada en 2001, donde se establecen las normas para la planeación y coordinación de la política para el Desarrollo Rural Sustentable, aunque a la fecha no se cuenta con su reglamento Sin embargo, el Programa Nacional de Microcuencas sienta las bases para la integralidad de la planeación del desarrollo rural, además de que reconoce que el desarrollo rural no es equivalente al desarrollo agropecuario, sino que implica otras actividades económicas diferentes a la agricultura, incluido el procesamiento y comercialización González y Fernández refieren que ese programa también considera que la planeación debe partir de reconocer la dignidad, conocimientos y cultura de los pobladores rurales, por lo que fomenta, a través de metodologías participativas, que ellos determinen la orientación de sus proyectos de inversión y capacitación, sin descuidar la nueva realidad del campo: el creciente papel de la mujer campesina El estudio llega a la conclusión de que existe el marco jurídico para la implementación de un proyecto piloto en el estado de Colima, que consiste en que los diez municipios participen en el Programa Nacional de Microcuencas, que realicen sus planes rectores de producción y conservación, para que con base en esa información elaboren sus planes municipales de desarrollo Los funcionarios de la Universidad de Colima y la Sagarpa consideran deseable que en función de los resultados de este proyecto piloto, se aplique en otras entidades federativas del país Con el objetivo de revertir los resultados de la crisis del sector rural y el deterioro ambiental, funcionarios de la Universidad de Colima y de la Secretaría de Agricultura (Sagarpa) impulsan la instrumentación de una política alternativa de desarrollo sustentable en esta entidad, mediante la planeación integral en el ámbito municipal Para la aplicación de este programa, que sería un proyecto piloto a escala nacional, sugieren emplear la metodología y los resultados del Programa Nacional de Microcuencas, que cuenta con estudios, diagnósticos y planes rectores de cada microcuenca en los municipios, dado que esta esfera gubernamental es la célula básica de atención a la población rural y donde puede facilitarse la operación del Programa Especial Concurrente A través del estudio denominado "Proyecto Piloto de Política de Fomento para el Desarrollo Rural Municipal Integral y Sustentable", elaborado conjuntamente por Renato Francisco González Sánchez, director de Vinculación con el Sector Social de la Universidad de Colima, y Raúl Fernández Orozco, gerente estatal del Fideicomiso de Riesgo Compartido (Firco) de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa)

Comentarios