La brújula dorada

miércoles, 2 de enero de 2008
A casi dos semanas de su estreno, La brújula dorada, primera entrega de la trilogía de Phillip Pullman, no ha recaudado en taquilla lo que se espera de una producción de casi 180 millones de dólares; los 138 millones que lleva hasta ahora lucen insuficientes Habrá que esperar un poco más y, sobre todo, ver las recaudaciones en DVD para poder hacer un verdadero balance, pero por ahora la cosa no luce nada bien, lo que ha generado alegría en el sector eclesiástico, debido a que la obra de Pullman es claramente antirreligiosa Curiosamente, a la versión cinematográfica, La brújula dorada (The Golden Compass, EU, 2007), dirigida por Chris Weitz, le fueron removidos los aspectos subversivos, debido al temor de New Line Cinema La película es una versión más amigable que gira en torno a un sistema represivo La brújula dorada gira en torno a una pequeña niña llamada Lyra (Dakota Blue Richards), quien posee un artefacto capaz de darle todas las respuestas Lyra se lanzará en una cruzada en contra de una institución llamada "El ministerio", que está raptando niños para fines oscuros En su viaje la acompañan una bruja buena (Eva Green), una especie de vaquero volador (Sam Elliot) y un oso guerrero (voz de Ian McKellen) Para detenerla en su búsqueda, está Marisa Coulter (Nicole Kidman), una integrante de "El ministerio" Detrás de la abducción de infantes yace un extraño polvo que es la clave para la conexión entre diversos mundos paralelos Cabe mencionar que Lyra vive en un mundo paralelo al nuestro, salvo por el hecho (entre otras cosas) de que los humanos van acompañados de una cosa que se llama Daemonion: un animal que es la representación del alma humana Al final de cuentas, sin la parte subversiva y sin tantas explicaciones del mundo de Pullman (si uno no conoce la trilogía, después de ver la cinta requerirá de algunas explicaciones), La brújula dorada funciona como una buena historia llena de aventuras, efectos visuales y entretenimiento, que adolescentes y niños podrán disfrutar Pero es una versión que no le hace justicia a la obra de Pullman

Comentarios