Otra activista mexicana se refugia en la misma iglesia en la que estuvo Elvira Arellano

martes, 29 de enero de 2008
México, D F, 28 de enero (apro)- "Es importante que la comunidad sepa que la raíz del problema es el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que ha perjudicado a nuestro país y nos obliga a salir de nuestras comunidades", afirmó en Chicago, Illinois, la indocumentada mexicana Flor Crisóstomo, quien se refugió hoy en la misma iglesia en la que estuvo su compatriota, Elvira Arellano En conferencia de prensa, Flor, de 28 años de edad, originaria de Oaxaca, dijo que su decisión es una forma de lucha por la reforma migratoria basada en la difusión de la verdadera causa de la migración mexicana Pidió que no se le compare con Elvira Arellano, ya que ella, dijo, ha formado su propia historia, y se encuentra sin ningún argumento legal para negarse a la deportación Crisóstomo, madre de tres hijos, a los que no ve desde hace años, tiene una orden de deportación que debería cumplirse hoy La exobrera dijo que, desde su refugio, seguirá coordinando en Illinois la campaña 'América abre los ojos', de difusión sobre las causas económicas de la migración "No necesito ser académica para saber qué es el TLCAN y cómo ha dividido a México y a millones de familias Yo estoy aquí por eso", aseguró, y reprochó el uso negativo del tema de la inmigración que hacen los candidatos presidenciales de Estados Unidos para obtener votos "Tenemos que mostrarle al pueblo norteamericano que no somos los inmigrantes los culpables de todos los problemas, y cómo los tratados internacionales están perjudicando a nuestros países de origen", añadió La activista compartió cuarto con Elvira Arellano y su hijo Ella fue deportada en agosto pasado Además de recibir a Crisóstomo, la Iglesia Metodista San Adalberto, que albergó a Elvira Arellano durante un año, dio refugio a cinco indocumentados más procedentes de Wisconsin Líderes comunitarios expresaron su apoyo al refugio santuario para los seis indocumentados, en un evento organizado por el Centro Sin Fronteras, que preside Ema Lozano, esposa del pastor Coleman En tanto, Gail Montenegro, vocera de la oficina del Servicio de Inmigración y Aduanas, reiteró que los agentes tienen la obligación de hacer cumplir la ley, lo que harán "en los tiempos y lugares apropiados"

Comentarios