Patrimonio artístico: dos temas ne las cuentas del INBA

lunes, 7 de enero de 2008 · 01:00
Casi terminando el pasado año, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) dio a conocer, sin proporcionar demasiados detalles, que la juez Edith Alarcón Meixueiro, titular del Juzgado Tercero del Distrito Federal, resolvió en favor de la nación mexicana el litigio que han sostenido por las 39 obras de la pintora española Remedios Varo Uranga (1908-1963) que se encuentran en el Museo de Arte Moderno (MAM) Desde 2002 se ha llevado este juicio promovido inicialmente por Beatriz Varo Jiménez, sobrina de la artista, quien ha peleado por ser considerada como la heredera universal y albacea de los bienes de Remedios El centro del pleito ha sido la posesión del conjunto de obras en poder del MAM La sobrina ha alegado que las pinturas forman parte de la masa hereditaria de la pintora, mientras que el INBA ha argumentado que la colección no pertenece a la herencia, porque fueron adquiridas a lo largo del tiempo por Walter Gruen, viudo de la artista, quien las donó, junto con su actual esposa Anna Alexandra Varsoviano al Instituto, que decidió exhibirlas en el recinto de Chapultepec El 21 junio de 2006, luego de que durante el proceso se había determinado en varias ocasiones que el INBA debía entregar el conjunto de obras a la sobrina, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) anunció en rueda de prensa que Gruen poseía un contrato de cesión de derechos que Varo Uranga hizo en favor de él, con lo cual los cinco años de juicio quedaban anulados y se iniciaba, desde cero, un nuevo proceso Se dijo en su momento que el contrato data de 1965 y que se encontraba en el archivo de Gruen y contaba con registro del Instituto Nacional del Derecho de Autor, así como con certificación de un notario público Con esta documentación la Procuraduría General de la República, interpuso un juicio ordinario civil en materia federal contra Varo Jiménez, para acreditar la propiedad de las 39 obras por parte del INBA Según la sentencia de la juez, la Federación acreditó su derecho de propiedad sobre el conjunto de obras Sin embargo el juicio no ha llegado a su fin El INBA informó que "la resolución de la autoridad jurisdiccional, contribuye de manera muy significativa a la protección, salvaguarda y defensa del patrimonio cultural de la nación y, seguramente, será la base para que las últimas instancias judiciales resuelvan en el mismo sentido este litigio" Habrá que esperar, pues, a que el litigio concluya hasta sus últimas consecuencias para poder afirmar, sin dudas, que las 39 obras de Remedios Varo son propiedad de la nación La falsificación El caso de Remedios Varo fue parte de los pendientes "heredados" de la administración pasada Otro asunto que también ha sido un lastre para el INBA es la falsificación de obras que en los últimos años se intensificó, especialmente con algunos artistas A principios de la presente administración el semanario Proceso dio a conocer el trabajo de un par de investigadores sobre este delicado tema, en el cual emplazaron a las autoridades del Conaculta y al mismo titular del Ejecutivo a poner atención a ese delito que lacera también el patrimonio de la nación Por lo pronto, aunque sea discursivamente, se ha incorporado al Programa Nacional de Cultura 2007-2012 el propósito de "combatir el robo, el tráfico ilícito y la falsificación de bienes culturales" No se dice cómo, ni se habla de instituciones concretas, que en este caso tendrían que ser las procuradurías de justicia del país y policías internacionales, pero se propone "generar una propuesta concertada con otras instancias nacionales e internacionales para atacar de manera frontal el problema de certificación que está estrechamente ligado al de las falsificaciones de obras de arte" Como una segunda "estrategia" se plantea coordinar acciones con diferentes comisiones de arte sacro que operan en el país y que están destinadas a la salvaguarda de los principales monumentos religiosos localizados en las jurisdicciones de su competencia Falta al INBA añadir que deberá supervisar al propio trabajo de sus instituciones que han sido señaladas también como vinculadas a la falsificación, certificación y registro de obras de dudosa procedencia, y comenzar a trabajar ya si realmente quiere atacar frontalmente el problema

Comentarios