Como en los mejores tiempos de Somoza

martes, 28 de octubre de 2008
MÉXICO, D F, 27 de octubre (apro-cimac)- En las últimas semanas hemos seguido con indignación las acciones del gobierno de Nicaragua contra las organizaciones sociales y contra las feministas de ese país Como en los mejores momentos de la derecha somocista, a estas organizaciones y a las feministas se les califica de "traidoras a la patria" Muchas de las líderes feministas nicaragüenses, hoy involucradas por el gobernante en una supuesta traición, son las mismas que combatieron dentro del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) contra la dictadura somocista, son las mimas que lograron que el Frente gobernara Nicaragua durante años ¿Cuál es la traición que han cometido estas mujeres, según Daniel Ortega? Defender la revolución sandinista y sus principios, estar en contra de la corrupción; pero, sobre todo, haber apoyado y dado la lucha con Zoilamérica Narváez Murillo, cuando en 1998 denunció las agresiones sexuales de su padrastro Daniel Ortega Las dimensiones de tal denuncia fueron mayúsculas, al grado de que el caso llegó a la Comisión Interamericana de Derecho Humanos (CIDH) Pero el 1 de septiembre, Zoilamérica se desistió de la denuncia contra el Estado nicaragüense Se sabe que esta decisión la tomó Zoilamérica, después de una larga charla con su madre Como lo dice el informe elaborado por Yolanda Guirola, y publicado en el portal electrónico de El Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (CLADEM): "El caso Zoilamérica reúne una riqueza de elementos representativos de la violencia y de sus repercusiones, porque en él se evidencia cómo se pone en práctica el ejercicio de poder para subordinar y anular cualquier muestra de inconformidad, de rechazo o de temor "Durante 20 años Zoilamérica vivió una pesadilla, que tuvo como principal protagonista a una de las figuras políticas más conocidas y poderosas de Nicaragua, que, además, era su padrastro, idealizado por su propia madre "Después de muchos años de maltrato, acoso y violación, Zoilamérica decide en 1998 hablar y decirle al mundo el duro camino recorrido: "?Afirmo que fui acosada y abusada sexualmente por Daniel Ortega Saavedra, desde la edad de 11 años, manteniéndose estas acciones por casi veinte años de mi vida, y que a lo largo del presente testimonio expondré en las formas sucedidas?" Esta es la traición que no perdona Ortega a las feministas, ni a las organizaciones sociales de su país, haberle permitido a Zoilamérica decir su verdad y darla a conocer al mundo Por ello tanta agresión contra las organizaciones, por ello quiere quitarles de en medio y por ello amenaza a las feministas, las hostiga y usa el terrorismo contra quien lucha por la verdad Lo que hoy sabemos es que no se puede seguir llamando sandinista, ni democrático a un gobernante que sigue usando el poder para someter y acallar la crítica y el cuestionamiento Lo que hoy manifiesta Daniel Ortega es rabia y deseos de venganza y, tal como Somoza en sus mejores tiempos lo hizo, persigue a sus adversarios, porque considera que ponen en riesgo su poder En realidad, se trata de un mismo poder, pues Ortega volvió a ser presidente de la patria de Sandino después de vender su alma al diablo, es decir, después de pactar con los exsomocistas, con la derecha nicaragüense, con la Iglesia católica Una vez en la silla, vino el pago de factura a sus aliados y la hora del ajuste de cuentas contra las feministas y organizaciones: la eliminación del aborto terapéutico y la persecución, las iracundas y públicas acusaciones de que son traidoras, de que las organizaciones sociales son financiadas pro el "imperio" y por el narcotráfico Nada de ello puede demostrarse, pero en cambio es cada vez más evidente la terrible corrupción física y moral en que se hunde esa tierra de poetas y luchadoras por la vida y la dignidad de las mujeres De eso sí hay pruebas

Comentarios