Cuarenta años de la novela El Padrino

miércoles, 26 de noviembre de 2008
MÉXICO, D F, 26 de noviembre (apro)- Al coincidir con los 40 años desde que Mario Puzo escribió en 1968 la novela "El Padrino (The Godfather)", inspirado en la vida del inmigrante siciliano y jefe de jefes de la mafia norteamericana Vito Corleone, el editor Paul Duncan acaba de publicar "El álbum familiar de ?El Padrino? (The Godfather Family Album)" para la serie "Libros de películas", en la casa alemana de libros Tschen A cuatro décadas del éxito literario de Mario Puzo (1920-1999), que en 1972 fuera llevado a la pantalla por el director cinematográfico Francis Ford Coppola, resulta sorprendente el culto que se sigue rindiendo al bondadoso capo Don Corleone eternizado por el actor Marlon Brando, quien obtuvo el Oscar, gracias a aquel papel donde la Mafia cesó de juzgarse como genio de maldad criminal "El álbum familiar de El Padrino" es un volumen de 444 páginas que recoge textos y entrevistas con Puzo, Coppola, Brando y Al Pacino (quien personificó a Michael Corleone en la saga de Coppola), pero destacan en este fino volumen, cuyo costo es de 700 dólares, las famosas fotos tomadas en set durante los rodajes de Steve Schapiro y otras muchas, nunca antes vistas El sitio de Internet en habla castellana http://wwwloscorleonecom rinde homenaje a esta saga de El Padrino (llamada la "trilogía de Coppola" quien también dirigió la segunda y tercera partes del filme en 1974 y 1990), y en dicho sitio nos enteramos que un nuevo video-juego de dicha historia será puesto a la venta en febrero de 2009 Este portal ofrece una gran información cerca del tema, e incluye fotografías de los autos utilizados en las cintas, amén de videos, citas o parafernalia exclusiva Hay hasta un "Test del mafioso" (donde quien se subscriba al sitio puede participar para comprobar si aplica como tal) Además de una cronología que sigue históricamente la genealogía y mapas sobre la verdadera familia Corleone con otros mafiosos célebres, dicho portal ofrece un análisis comparativo entre la novela de Puzo y la versión de Coppola para Hollywood Por ejemplo, el tiempo que pasa Michael Corleone en Sicilia se narra en el capítulo 23 de la novela de un jalón; no obstante, Coppola hace que suceda en momentos diferentes para El Padrino 1 Puzo hace referencias detalladas en cuanto a los orígenes de la mafia, la cultura y la sociedad siciliana, cosa que Coppola omite, aparte de no incluir al Doctor Taza del libro (alter ego del propio Puzo, quien era hijo de inmigrantes italianos) El galeno Taza aparece como amigo de Don Tomassino en la novela, habita con Michael y es quien le cuenta historias ejemplares de la mafia en Palermo Otros datos reveladores, como el que Robert de Niro pasó largos meses en Sicilia para preparar a conciencia su papel de Vito Corleone joven en la secuela El Padrino 2 Viva la Mafia Cuando el viernes 2 de julio de 1999 Mario Puzo falleció en su mansión de Long Island de un ataque cardícaco a los 78 años de edad, mucho se habló de que él y Coppola trabajaban el guión para El Padrino 4, pero no alcanzó a filmarse Incluso, habían manifestado su interés de invertir y participar en el proyecto los actores Leonardo di Caprio y Andy García, quien actuó en El Padrino 1 Además de los libretos de El Padrino, Puzo trabajó para Hollywood los de Terremoto (1974) y Supermán (1978), escribiendo asimismo "El siciliano (The sicilian)", guión inspirado en el personaje del mafioso Salvatore Giuliano que llevó al cine Michael Cimino en 1984, y otra novela de La Mafia titulada "El último de los Don (The last Don)", de 1996 Solía decir (ver el sitio oficial de la Libreraía Mario Puzo, The Godfather Papers & Other Confessions, http://wwwmariopuzocom): "He redactado tres novelas a lo largo de mi vida La primera fue "La arena obscura (Dark Arena, 1955)"? El Padrino resulta inferior a las dos anteriores, y la escribí para ganar dinero Contaba con 45 años de edad, estaba harto de ser artista, y debía unos 20 mil dólares a parientes, compañías fiduciarias, empresas bancarias y todo tipo de agiotistas, así que había sonado mi hora para crecer, y les dije a mis editores: ?Ok, voy a escribir un libro acerca de la Mafia??" Todo comenzó cuando un viejo conocido suyo lo visitó en la oficina donde Puzo laboraba como periodista free-lance y él le obsequió su segunda novela escrita en 1965, "El peregrino afortunado (The fortunate pilgrim) sobre la inmigración, cuyo personaje central es una mujer de nombre Lucía Santa Una semana después, aquel amigo regresó convencido de que Mario Puzo era un "gran escritor", y halagado por sus comentarios, lo llevó a almorzar un "espléndido lonche", que Puzo amenizó contándole anécdotas divertidas sobre la Mafia "Entonces leí para él unas diez líneas como resumen de un proyecto de novela que llamaría `El padrino` y se entusiasmó Concertó una cita con los editores GP Putnam?s Sons, e igual les conté mis relatos sobre la Mafia en una hora que me dedicaron sentados con admiración, al punto que me dieron luz verde Me ofrecieron de inmediato un cheque por 5 mil dólares de anticipo que cobré, pero con el dinero en la mano por supuesto que no me puse a escribir el libro Yo, en verdad, no tenía ganas de escribir El padrino Me tardé tres años en la novela, y durante ese tiempo me dediqué a escribir tres historias por mes para el editor Goodman como free-lance" Mario Puzo se vio obligado a entregar su novela El Padrino en julio de 1968 para obtener los mil 200 dólares finales de su contrato con Putnam, pues había prometido a su familia un viaje por Europa, por lo que al regresar al hogar de su paseo transcontinental, ya debía otros 8 mil dólares a los bancos por usar tarjetas de crédito "Me da vergüenza decir que escribí El padrino basándome únicamente en investigaciones Nunca en verdad llegué a conocer ninguno de los gangsters que menciono en mi novela" Sin embargo, a finales de 1968, Puzo sintió que todo se venía abajo, ya que su editora Candida Donadre en Nueva York le avisó que los 375 mil dólares acordados para los derechos de la edición de bolsillo en la novela El padrino habían sido rechazados "Llamé alarmado a Bill Targ, mi editor en Putnam, quien me informó que habían solicitado 410 mil dólares, superando la cifra récord de 400 mil en números redondos, pero nadie había pagado tanto por derechos similares Tomábamos café cuando sonó el teléfono Era Ralph Daigh, de Fawcett, quien justo había adquirido los derechos" Don Marlon Puzo comentó que, al conocer la noticia de que Fawcett había comprado los derechos de El padrino pagando 410 mil dólares, se sintió del otro lado Lo primero que hizo fue ir a su oficina donde trabajaba como free-lance y renunció a su empleo Pidió aumento por sus colaboraciones como crítico en The New York Times Y visitó a su hermano para darle la buena nueva "Mi hermano posee el 10 por ciento de los derechos de El padrino, ya que toda su vida me apoyó en mis proyectos literarios y fue quien puso el dinero que yo necesitaba para dedicarme a la investigación, con la cual terminé la novela Dado a que mis derechos por la edición en rústica ascendían a 205 mil dólares, mientras que la otra mitad de los 410 mil eran para los ejemplares de pasta dura, mi hermano obtuvo así unos 20 mil de los billetes verdes más grandes" La novela salió al mercado en 1969 Puzo envió varios ejemplares con pasta dura firmados de regalo a parientes, amigos y personalidades de la política o del arte en Estados Unidos Uno de ellos lo mandó al actor Marlon Brando, quien en su biografía con Robert Lindsay "Brando por Brando Las canciones que mi madre me enseñó (Brando: The Songs That My Mother Taught Me)" --Grijalbo 1994-- señala: "Mario Puzo me envió un ejemplar de El padrino poco después de publicarse, con una nota en la cual decía que si alguna vez se rodaba una película basada en su obra, yo tenía que interpretar a Don Corleone, el jefe de la mafia neoyorquina sobre quien él había escrito la novela Recuerdo que leí la nota, pero no me interesó" Su asistente Alicia Marchak recuerda que hizo la nota a un lado, y soltó el comentario: "Yo no soy padrino de la Mafia Jamás he interpretado a un italianoNo creo que deba esforzarme en dar la caracterización Uno de los mayores errores en un actor es tratar de interpretar un rol para el cual sea poco apropiado" Pero Marchak se llevó el libro a su casa, lo leyó, y estuvo de acuerdo con Puzo: a sus 47 años, Marlon Brando era el actor ideal para el personaje de Vito Corleone, quien al comienzo de la película tiene 45 años de edad y al final más de 70 No logró cambiar su opinión "Llamé a Mario Puzo aun sin haber leído el libro y le agradecí su nota Mario, quien había vendido los derechos para el cine de su obra, empezó a escribir un guión basado en el libro y me llamaba de vez en cuando para animarme a considerar la idea, sin decirme que estaba presionando a la Paramount para que aceptara, pues los ejecutivos de la compañía se oponían firmemente a que yo interpretara el papel" Charles Bluhdorn, al frente de la casa matriz de Paramount, Gulf & Western, y el jefe de producción Robert Evans, no querían a Brando por problemático, debido a sus "excesos" durante la filmación de "Motín a bordo", y como la Paramount había perdido mucha plata en los últimos años, no se arriesgarían a ir a la quiebra con Brando en El padrino "Cuando Mario me envió el guión concluido, lo leí y también el libro, y me gustaron Francis Coppola ya había firmado como director y ajustaba el guión de Mario Me aseguró que yo estaba hecho para el papel y me sugirió hacer una prueba que enviaríamos a los ejecutivos de la Paramount para convencerlos Le dije que, igual que ellos, yo mismo tenía mis dudas" Marlon Brando se fue a su casa, pero una vez allí, para satisfacer su curiosidad, probó actuar como italiano "Me maquillé, me metí Kleenex en las mejillas, y esbocé una caracterización, primero delante de un espejo y, después, frente a un monitor de televisión Después de trabajarla más, vi que podía crear una caracterización capaz de sustentar el argumento Los de Paramount vieron las pruebas y quedaron encantados Así me convertí en el padrino" A su vez, el fotógrafo Steve Schapiro escribe para Taschen: "Cuando llegué para una escena de El padrino al barrio bajo del East Side en Nueva York, había oído rumores de que Marlon Brando se hallaba mal de salud Había convencido a los editores de la revista Life que me ?garantizaran? la portada para mi reportaje gráfico sobre la película ?cosa que no se estila?, siempre y cuando Paramount estuviera de acuerdo en que Life tuviera la exclusiva de publicar mis fotos antes que ningún otro medio "La curiosidad de cómo se vería Brando en el papel de Don Corleone capturaba la fantasía de todo mundo y los planes de Paramount eran mantener en secreto su imagen hasta que la película se exhibiera por fin Me acerqué al set, donde se montaba filmar un intento de asesinato del Don Me aproximé más y vi el rostro de un viejo mofletudo, vistiendo un abrigo harapiento, un sombrero y murmurando con una voz demasiado frágil; de repente, me di cuenta que se trataba de Marlon Brando Mi corazón pegó un brinco y por un instante creí que todos aquellos tumores acerca de que estaba enfermo eran reales "Súbitamente, Brando se volteó enfrentando al público y la multitud de curiosos que andaban merodeando allí, con una mirada eléctrica de héroe juvenil que impactó a la gente, se dirigió al organizador de seguridad con su grito dinámico, familiar: ?¡Allá hay alguien que trae una cámara fotográfica!? No sería sino hasta la fiesta de adiós una vez concluida la producción cuando conocería al verdadero Brando: un tipo guapo, sonriente, que a sus cuarenta y tantos años había logrado uno de los mejores papeles en la historia del cine como el mafioso Vito Corleone en El padrino" Shapiro explica cómo logró tomar aquellas fotos de Brando que hoy son emblemáticas de El padrino 1: la imagen del Don con un gato entre las manos, o cuando Robert Duvall se acerca a su oído para decirle un secreto; pero la edición Taschen contiene muchas y variadas que el fotógrafo consiguió a lo largo de las tres cintas "Por meses la producción pareció caminar sobre la cuerda floja, debido al bajo presupuesto de la película? Hubo días en que vi al director Francis Ford Coppola fallar cuando intentaba ganarse ya no el respeto, sino la atención de su equipo de asistentes Lo que triunfó fue una visión muy diferente a la que Hollywood tenía al haber antes estigmatizado a los mafiosos como meros criminales, Coppola escogió a los actores por su profundidad interior y cualidades, ayudando a sacar a flote aquellas emociones" Como lo dijo Marlon Brando: "Fue interesante interpretar a un gangster como Don Corleone quizá por primera vez en el cine que no fuera como los individuos desalmados al estilo del actor Edward G Robinson, sino como una especie de héroe, de hombre respetable, a diferencia de Al Capone que mataba gente con bates de beisbol "En la época en que rodamos la película, a comienzos de los años setenta, casi todas las cosas que se decían de la Mafia podían aplicarse a otros elementos de los Estados Unidos ¿Existía una gran diferencia entre los asesinatos del hampa y la Operación Fénix que era el programa de asesinatos de la CIA en Vietnam? Como en el caso de la Mafia, sólo se trataba de un asunto de negocios, nada personal Sin duda, había algo de inmoral en la Mafia y mucha violencia, pero en el fondo todo era un negocio; en muchos sentidos no actuaba de forma diferente a como lo hacen ciertas transnacionales que han ido arrojando venenos químicos a su paso "Mientras rodamos El padrino, los representantes de la CIA comerciaban con drogas en el Triángulo Dorado, torturaban a la gente para obtener información, y la asesinaban con mucha mayor eficacia que el hampa No veo gran diferencia entre los asesinatos de gangsters como Joey Gallo, y el de los hermanos Diem en Vietnam, salvo que el gobierno norteamericano actuó con mayor hipocresía" Cuando fue nominado al Oscar por su actuación en El padrino 1, Marlon Brando no asistió a la ceremonia de Hollywood, sino que envió a la pequeña Pluma Sacheen como representante de las minorías sitiadas en Wounded Knee a recibir su premio: sin embargo, el organizador del evento Howard Koch no le permitió leer el mensaje escrito por Brando para denunciar el genocidio de las razas indígenas de Estados Unidos Pero improvisó unas cuantas palabras que lo llenaron de orgullo "En muchos sentidos, la gente de la mafia vive de acuerdo con un código más estricto que el de los presidentes de Estados Unidos y otros políticos mentirosos y corruptos Me pregunto qué pasaría si en vez de jurar sobre `La Biblia`, exigiéramos a los políticos que prometieran ser honestos al precio de quedar cubiertos de cemento o ser arrojados al río Potomac en caso contrario La corrupción de los políticos descendería notablemente"

Comentarios