Persiguen a testigo en caso Digna Ochoa

martes, 30 de diciembre de 2008 · 01:00
Este texto viene publicado en el número 1678 de la revista Proceso, que está en circulación" A partir de que presentó una denuncia penal contra al cacique Rogaciano Alba Álvarez por el asesinato de la activista Digna Ochoa, el campesino Javier Torres Cruz ha sido víctima, junto con su familia, de hostigamiento y agresiones Torres, integrante de la Organización Ecologista de la Sierra de Petatlán y Coyuca de Catalán, permaneció desaparecido durante 10 días, luego de que el miércoles 3 fue detenido en un retén militar de Tecpan El activista denunció que después de su detención los soldados lo entregaron a pistoleros al servicio de Alba, quienes lo golpearon y le hicieron preguntas acerca de su acusación contra el cacique Logró escapar de sus captores y asegura que durante seis días fue perseguido en la sierra por civiles y militares Digna Ochoa murió el 19 de octubre de 2001 y Alba, alcalde priista de Petatlán de 1993 a 1996, fue señalado como autor intelectual del homicidio pocos meses después En 2002 fue interrogado en cuatro ocasiones por agentes de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), pero no se comprobó su responsabilidad Cinco años después, el 19 de septiembre de 2007, Javier Torres declaró ante la PGJDF que en una reunión Javier Valle Villa, pistolero de Alba, dijo que el cacique ordenó la muerte de la activista El conocimiento de este hecho ha sido funesto para Torres y su familia: el 24 de diciembre de 2006 su tío Anselmo fue asesinado; en septiembre de 2007, mientras trabajaba en el campo, Javier fue atacado por sicarios al servicio de Alba, quienes prendieron fuego a dos viviendas Además, el 9 de abril de 2007 fue asesinado el comisario ejidal de La Botella, Jesús Rosas Galeana, a quien los Torres le informaron sobre la presunta participación del cacique en la muerte de la luchadora social En entrevista con este semanario, el abogado de la familia de Digna Ochoa, Manuel Fuentes Muñiz, comenta que la violencia y el hostigamiento hacia Torres y su familia lo llevaron a denunciar formalmente a Rogaciano Alba ante la PGJDF El coordinador del Colectivo Contra la Tortura y la Impunidad (CCTI), Javier Enríquez Sam, dice a Proceso que el testimonio de Torres "confirmaría que la sierra de Petatlán y buena parte de la Costa Grande de Guerrero es una zona controlada por Rogaciano Alba, cacique ligado al narcotráfico, quien cuenta con la protección y apoyo del Ejército, así como de corporaciones policiacas" Añade que el CCTI da seguimiento al caso y, junto con el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) y el abogado Fuentes Muñiz solicitaron la intervención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que el Estado mexicano brinde medidas cautelares al campesino De hecho, desde septiembre de 2007 Fuentes Muñiz solicitó la intervención de la CIDH En mayo pasado, dice Fuentes Muñiz, la PGJDF remitió a su homóloga guerrerense las denuncias por las agresiones de que ha sido víctima la familia Torres Cruz Acoso A comienzos de diciembre, comenta, revisó el expediente de Ochoa y se percató del acuerdo de la PGJDF para que se reabriera el caso La dependencia consideró que Alba y Torres debían declarar de nuevo, e insistió en que era necesario solicitar a la procuraduría de Guerrero la investigación en torno a las agresiones sufridas por la familia Torres "Por lo que sabemos, la procuraduría guerrerense no tiene ningún expediente abierto contra Rogaciano Alba por las denuncias que presentó Javier por los actos de violencia contra su familia, lo cual por lo menos muestra su ineficacia y falta de voluntad", asegura el abogado A comienzos de mayo pasado, Alba fue el objetivo de dos ataques armados en Iguala y en Petatlán Salió ileso, pero murieron 17 personas, entre ellas dos de sus hijos Hasta ahora, su hija permanece en calidad de desaparecida (Proceso 1645) Después de esos hechos, el ganadero ?ligado al exgobernador Rubén Figueroa Alcocer? desapareció de la escena pública, pero no cesaron los asesinatos relacionados con él (Proceso 1664) La ubicación de Alba como miembro de la organización de los Zambada fue confirmada en la declaración ante la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) de Jesús Zambada Reyes, hijo de Reynaldo El Rey Zambada García, ambos detenidos en octubre pasado en el Distrito Federal De acuerdo con información publicada en el diario Reforma el sábado 6, en la indagatoria PGR/SIEDO/UEIDCS/350/2008, Jesús Zambada declaró: "También es integrante de esta organización ?don Rogaciano? (?) esta persona tenía como función recoger la mercancía en las costas de Ixtapa y Huatulco (?) campo de guerra por la plaza dándose la lucha con Borrado y Mario Pineda El MP, siendo estos dos hermanos integrantes del cártel de los Beltrán Leyva, en contra de Rogaciano, lo que condujo a que mataran a sus hijos e hijas de Rogaciano, por lo que se amplió más la guerra" El sábado 20, integrantes de organizaciones no gubernamentales y representantes de la Comisión de Derechos Humanos de Guerrero visitaron a Torres en la comunidad de La Morena, en la sierra de Petatlán El activista les dijo que Alba no está solo en la lucha que libra en la región de la Costa Grande guerrerense, sino que cuenta con el apoyo de efectivos del 19 Batallón de Infantería, en particular de su comandante, el coronel Víctor Manuel González Trejo, quien lo tendría oculto en las instalaciones castrenses "Rogaciano ?asegura? es un cacique que pertenece a una mafia del narcotráfico, que lo apoya con dinero para que pague a los militares No sólo yo lo sé, muchísima gente lo sabe? Se sabe bien que a Rogaciano lo tiene resguardado el coronel (González Trejo) en el cuartel de Petatlán Por su misma gente se corre el comentario de que ahí lo tienen" Fueron soldados de ese batallón quienes informaron a la familia Torres que Javier, de 29 años, había sido detenido en un retén el miércoles 3 "Cuando empezamos a buscar a Javier ?cuenta Agustina Torres Cruz a Proceso? un vecino de San Luis la Loma (municipio de Tecpan) nos dijo que a mi hermano se lo habían llevado los militares; seguimos investigando y hubo soldados que nos dijeron que ellos sólo eran tapaderas para que más adelante otros actuaran" El viernes 5, la familia Torres Cruz denunció la desaparición forzada de Javier ante la Comisión de Defensa de Derechos Humanos de Guerrero (Coddehum), y tres días después ante la Procuraduría General de Justicia de Guerrero El Colectivo Contra la Tortura interpuso un amparo para exigir la presentación de Javier y corroboró que no había ninguna acusación penal en contra del campesino ecologista Hasta antes del regreso de Javier Torres a La Morena, el sábado 13, la familia realizaba acciones de protesta frente al cuartel del 19 Batallón de Infantería para exigir la presentación de Torres No sabían que los soldados lo habían entregado a la gente de Alba El pasado 13 de noviembre, comenta Agustina Torres, un grupo de soldados allanó ocho viviendas de su familia en La Morena Buscaban a Javier y a sus hermanos, Felipe y Alejandro Los soldados se robaron pertenencias de la familia, sobre todo documentos, entre ellos la copia de la denuncia que Javier presentó contra Rogaciano en la PGJDF En el testimonio que rindió el sábado 20 a la visitadora de la Comisión de Defensa de Derechos Humanos de Guerrero (Coddehum), Rosa Isela Zedillo, Torres aseguró que las agresiones contra su familia fueron el preámbulo de su detención ilegal Con huellas de la tortura, certificadas por el doctor Pablo Sandoval Cruz, perito de Coddehum, Javier contó que a las cuatro de la madrugada del 13 de noviembre, llegaron a La Morena dos tanquetas, cinco Hummers y una camioneta Ram Estos vehículos trasportaban por lo menos a 80 soldados, que allanaron las viviendas de su familia Incluso comenta que entre la tropa reconoció a Rogaciano Secuestro En su queja Torres dice que el pasado 30 de noviembre viajó a Tecpan de Galeana para visitar a unos parientes Tres días después emprendió el camino de regreso a La Morena Al llegar al poblado de San Luis la Loma, alrededor de las 18:30 horas, vio que había un retén militar Se detuvo y los soldados que portaban distintivos del 19 Batallón de Infantería lo bajaron de la camioneta a golpes "Me vendaron los ojos y me subieron a otro vehículo" Asegura que ahí escuchó la voz de una persona, al parecer al servicio de Alba, "que daba las gracias a los militares por mi detención" Añade que durante cuatro días lo mantuvieron amarrado, con los ojos vendados y sin probar alimento Dice que un descuido de los plagiarios, escapó por el monte Durante seis días fue perseguido por "militares y civiles" Por las mañanas, aseguró, una avioneta militar sobrevolaba la sierra en su busca y con altavoces escuchaba que le gritaban que se entregara El sábado 13, Javier logró llegar a La Morena, muy lastimado por los golpes y débil por el esfuerzo que hizo para salvar su vida El campesino pidió la intervención de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), que lleva ahora el caso, para que a él y su familia se les proporcione medidas cautelares para garantizar su seguridad También solicita al gobierno federal que "gire instrucciones" para que los soldados del 19 Batallón no regresen a atemorizar y golpear a la población de La Morena El coordinador del CCTI, Javier Enríquez Sam, destaca que el caso de Torres es el más grave que han documentado sobre la actuación del Ejército y policías en la región de la Costa Grande, en contra de campesinos que no se someten a Alba "Llevamos 10 casos de campesinos acusados de diversos delitos fabricados y encarcelados en Acapulco; ellos tienen en común haberse opuesto a vender sus tierras o desalojarlas como quería Rogaciano Alba De 1999 a la fecha, de 20 a 25 campesinos han sido sometidos a procesos judiciales por las mismas razones", explica Enríquez "El apoyo del personal militar a Rogaciano no es nuevo En Petatlán es vox populi su cercana relación con los oficiales del 19 Batallón Cuando surgieron las versiones de que Rogaciano encabezaba en la sierra un grupo paramilitar (Ejército Libertador del Pueblo, de acuerdo con las mantas que sus integrantes colocaron en la entidad), la misma gente de la sierra las desmentía Dicen que no lo necesita, pues para eso tiene al Ejército Mexicano", sostiene Enríquez Sam

Comentarios