Bulgaria: Lidiar con la corrupción

lunes, 11 de febrero de 2008
Sofía, 11 de febrero (apro) - Los habitantes de Bulgaria aún festejan el ingreso a la Unión Europea, pero ?a pesar de los fuegos artificiales y la perspectiva de mejoras económicas--, el país sigue lidiando con incesantes denuncias de corrupción y con una capital donde las viejas tradiciones conviven con casinos y locales de comidas rápidas que se multiplican como hongos, perros callejeros y prostitutas agresivas Ciertamente, el flamante ingreso a la UE, aprobado en 2006 y concretado a principios de 2007, le otorgó al país un nuevo estatus estratégico, y en estos días participa con mayor autoridad en, por ejemplo, las negociaciones para la independencia del Kosovo, en las que aspira cumplir un papel "neutral" de amigo del resto de los jugadores balcánicos Pero un vistazo a los periódicos búlgaros en inglés ?en papel y en sus versiones online--, confirman que la preocupación central dentro y fuera de esta nación es el problema de la corrupción, al que muchos aquí consideran una de las más pesadas herencias de las décadas de régimen comunista Apenas iniciado el invierno, The Sofia Echo reportó el despido de Olga Manafova, la directora de la agencia federal para el control de los combustibles líquidos, un laboratorio gubernamental que no funcionaba desde hacía dos años, pero que aún seguía pagando los salarios de su jefa y de otros 131 empleados En los mismos días en que Manafova caía en desgracia, la policía búlgara arrestaba a un oficial del ejército que, en complicidad con dos ciudadanos alemanes, había robado un tanque Maybach de fabricación germana ?reliquia de la Segunda Guerra Mundial-- y estaba en proceso de apoderarse de un segundo Los dos tanques estaban estacionados en los alrededores de la ciudad de Yambol, en el centro del país, y formaban parte de un polígono de tiro Ambos armatostes habían llegado hasta el lugar para formar parte de una "línea defensiva" que, en plena "guerra fría", las autoridades búlgaras montaron para enfrentar un eventual ataque desde Turquía y Grecia El valor histórico no detuvo al jefe militar, quien se movió, en cambio, tentado por el precio que estos restos bélicos tienen en el mercado de las antigüedades: unos 50 mil euros por pieza La historia de los tanques puede parecer divertida, pero no hace reír a los búlgaros Acodado en la barra del "Happy Bar & Grill", uno de los restaurantes más populares de Sofía, Mitko ?un "fixer", uno de esos personajes que en países complejos es capaz de conseguir casi cualquier cosa para los visitantes que cuentan con el dinero suficiente, y que pidió mantener el anonimato--, comenta que los búlgaros de mayor edad se sienten "nostálgicos de los tiempos del comunismo" Aunque la corrupción formaba parte del escenario político, "al menos antes las cosas estaban claras", dice Mitko a Apro "Todos ganaban lo mismo, apenas un puñado de leva, la moneda oficial búlgara, pero alcanzaba para comprar los productos básicos" Eso sí, admite, las estructuras burocráticas generaban situaciones insólitas, como tener que esperar 10 años hasta que el gobierno concediera al ciudadano interesado un nuevo automóvil, probablemente un Trabant, orgullosamente fabricado en una planta socialista de Alemania Oriental Mitko relata que, en aquellos años, los búlgaros esperaban pacientemente la entrega del automóvil, pero no podían evitar abrigar sospechas sobre el destino de los alrededor de mil leva (unos mil dólares al cambio de entonces) que habían entregado como adelanto, y que ?asumían-- los encargados del proceso de asignación habrían colocado a interés en algún banco al otro lado de la "cortina de hierro" Al escuchar las anécdotas del "fixer" búlgaro ?quien rápidamente entrega una tarjeta en la que ofrece "full service information" y un par de números telefónicos--, es posible entrever algunas de las raíces de la corrupción esparcida en este país Mitko recuerda, entre risas, sus aventuras en los 70, cuando podía obtener permiso para viajar a la entonces Yugoslavia a visitar parientes y volver con el automóvil repleto de los productos occidentales, cuya circulación era ampliamente tolerada por el singular Josep Broz Tito El automóvil de Mitko volvía repleto de productos eléctricos, ropa y comida y, cuando llegaba a la frontera, la superación de la barrera de guardias búlgaros era sencilla: "Abría el baúl, y le decía al policía que se llevara algunas cosas para su esposa con lo que me quedaba, me ganaba varios miles de dólares en unos pocos días", rememora La influencia de los productos occidentales era poderosa en aquellos años, Mitko señala que, hasta la llegada de la democracia capitalista, los turistas que llegaban a Bulgaria ?en su mayoría alemanes-- podían "conquistar" a una joven local regalándole unos jeans o un perfume "Si traían algunas de esas camisetas con inscripciones en inglés, muy buscadas en aquellos años, la chica podía quedarse con ellos toda una semana", recuerda Ahora, las prostitutas no se compran con un pantalón vaquero en Sofía La ciudad está repleta de bares de strip tease con grandes carteles luminosos a la calle y burdeles semiescondidos, tolerados por las autoridades municipales Allí llegan turistas y también jóvenes búlgaros con dinero en el bolsillo, listos para invertir desde 10 leva por un "lap dance" hasta 500 euros por una noche de amor alquilado con una belleza balcánica También, los mecanismos para "convencer" funcionarios se hicieron más sofisticados que el recurso de Mitko de abrir el baúl del coche para hacer que un guardia fronterizo lo dejara pasar con su carga de bienes capitalistas, a cambio de algunas prendas de ropa femenina Un reporte de Katherine Chandler para la organización CorpWatch reveló detalles de la construcción de un nuevo complejo de esquí en el parque nacional Rila, en el sudoeste del país, el cual ?afirmó la investigadora-- amenaza seriamente el equilibrio ecológico de la zona El proyecto, dijo Chandler en el reporte difundido a principios de enero pasado, "refleja la avidez nacional por dinero en efectivo en anticipación de un boom del turismo en Bulgaria" En los últimos siete años, añadió, los ingresos por turismo crecieron 18 por ciento y se prevé que el número de visitantes del extranjero saltará de los 4,8 millones de 2005 a por lo menos 20 millones en 2020 Eso explica, señala, que los valores de las propiedades en las zonas más populares entre los turistas haya crecido entre el 20 y el 30 por ciento sólo en 2007 Chandler admite que, a primera vista, la construcción de una nueva pista de esquí entre las más altas montañas de la región "promete empleos y crecimiento económico para uno de los países más pobres que se sumaron a la UE" Pero, "una mirada más atenta muestra que la avanzada de la libre empresa sobre el parque nacional Rila parece más una estafa corporativa que se está aprovechando de la connivencia de la policía y de los políticos, mientras causa una masiva destrucción ambiental" La autora contó que, hace semanas, un grupo de activistas ambientales del grupo local Za Zemiata (Por la Tierra) llevó a un grupo de periodistas al lugar donde se construirá el proyecto de 147 millones de dólares "De repente, un grupo de hombres apareció en el lugar y amenazó de muerte a los reporteros", señaló Chandler "Poco después, apareció la policía, pero en vez de enfrentar a los matones, los ayudó a ?acompañarlos? a sus automóviles y desalojar el sitio" "La próxima vez quizá aparezcamos demasiado tarde", dijeron los policías a los periodistas, según el relato de Chandler Al parecer, la "disponibilidad" de la policía búlgara es cuestión de dinero e influencias, y no sólo a niveles millonarios, como es el caso de la pista de esquí a los pies de la montaña Musala Mitko, el "fixer", ofrece "arreglar" la mayor parte de posibles problemas con la ley, a cambio de la suma necesaria "Si alguien cayó preso, lo más conveniente es que me llame Así, me pongo en contacto con el jefe de policía y averiguo cómo solucionar el problema", relata Por el otro lado, el dinero también da "soluciones" a los problemas con el sector de enfrente, los criminales Mitko se jacta de conocer a las personas adecuadas en el ámbito de la mafia local, con tan buena llegada que, "si te llegan a robar el auto, sólo necesito llamarlos por teléfono para saber cuánto costará el rescate" Los estándares "occidentales" Personas que ayuden a comprender la manera de moverse en el país son evidentemente muy necesarias en Bulgaria Un ejemplo simbólico es la tozuda utilización exclusiva del alfabeto cirílico en la señalización municipal La enorme mayoría de los carteles con los nombres de las calles en Sofía está escrito solamente en el alfabeto cirílico, lo que hace imposible para aquellos que desconocen esa grafía moverse con facilidad por la ciudad Si bien los búlgaros recibieron con alegría su ingreso a la Unión Europea, la cotidianeidad es complicada para los visitantes que no hablan el idioma local, como se puede comprobar con un simple recorrido por mercados y centros comerciales, donde pocas personas hablan inglés Las noches de invierno son también escenario hostil para los extranjeros que se aventuran por las calles de Sofía Los guardianes de los locales nocturnos abren el ingreso sólo después de un chequeo para detectar armas Los taxistas manejan como si estuvieran en una pista para bólidos de fórmula 1 ?patinando peligrosamente sobre las calles mojadas por la nieve--, y es de lo más común toparse con prostitutas que atajarán al desprevenido con otros "chequeos" físicos, apuntando con sus manos directamente a las zonas viriles, mientras intentan explicarse en un inglés muy básico Como confirma Mitko, aceptar el convite de estas prostitutas ?en general jovencitas gitanas o rumanas-- es altamente peligroso, ya que habitualmente están acompañadas por vividores listos para golpear y robar a eventuales clientes de sus protegidas Estas jóvenes desafían las temperaturas bajo cero, incluso en avenidas centrales como la Vitosha o el boulevar Maria Luiza, y también en los alrededores de la estación central del ferrocarril Las trabajadoras sexuales no son las únicas habitantes nocturnas de Sofia Es imposible no asombrarse por la cantidad de perros callejeros que sobreviven al frío y la nieve en las calles de la capital, algunos protegidos por guardianes nocturnos, que incluso les prestan algún cartón para que no duerman sobre el piso helado; otros merodeando a la búsqueda de comida afuera de bares y restaurantes La presencia de estos canes está tan asumida como parte del paisaje cotidiano que una de las guías de Sofía incluye un corto capítulo, en el que explica a los visitantes que estos animales "no implican ningún peligro e, incluso, son amigables" En Sofia, dice la publicación para tranquilizar a los turistas, "la incidencia de la rabia es muy baja" Resulta difícil prever cómo harán los búlgaros para alcanzar los estándares "occidentales" de sus nuevos socios europeos, o siquiera el relativo éxito de otros países excomunistas que se agregaron a la unión continental con paso firme, como los casos de la República Checa o Estonia, entre otros Por su parte, la UE recuerda a menudo a las autoridades de Sofía que siguen siendo considerados los "parientes pobres" de la organización En ese sentido, por ejemplo, no sorprendió que la Comisión Europea anunciara el pasado 14 de enero que estudia conceder a Bulgaria y Rumania un umbral más alto para el aumento de las emisiones de dióxido de carbono En el marco de un plan continental para combatir el efecto invernadero, búlgaros y rumanos podrán quedar excluidos de la exigencia de aumentar solamente en un 20 por ciento las emisiones de dióxido de carbono para 2020 Y la razón esgrimida es que sus economías son demasiado pobres para mantener el ritmo de sus amigos europeos Ese desdén posiblemente ayuda a que los búlgaros "todavía no se sientan, concientemente, la nueva frontera de Europa", explica a Apro el experto Ruslan Stefanov, coordinador del programa sobre Economía del Centro para los Estudios de la Democracia, un "think tank" con base en Sofía Los habitantes de éste país "se sienten parte de Europa a nivel político, pero a nivel cotidiano no realmente", añade "Creo que el principal signo de que al dejar Bulgaria se está dejando la Unión Europea, es que todavía alguna gente necesita una visa para entrar a Turquía", indicó Stefanov, quien está seguro de que ?justamente por su condición de nuevo límite-- las autoridades de Sofía "comenzarán a sentir gradualmente una mayor presión europea en asuntos migratorios" De todas maneras, el experto asegura que "el sentimiento general sobre la entrada a la UE es en general positivo" entre los búlgaros "Los sentimientos están estrechamente ligados a la economía y al bienestar la gente", precisa Después de 10 años de crecimiento ininterrumpido del Producto Interno Bruto (PIB), con un promedio del 4 por ciento anual, y con las crecientes oportunidades de empleo, los búlgaros empiezan a sentir los cambios", dice Stefanov Las mejoras en el "bienestar" de los habitantes del país fueron oportunamente notadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su más reciente revisión de la economía búlgara, difundido en diciembre último, el cual ?sugestivamente-- no hace ninguna referencia a la corrupción En cambio, no sólo reafirmó las previsiones de un crecimiento del PIB en alrededor del 6 por ciento y el auge del gasto en inversiones, sino también el boom de la demanda de consumo interna Stefanov dice que, precisamente la combinación de ese crecimiento del consumo que llevó a una saturación del crédito --"la gente compró todo lo que podía comprar", dice--, sumado a la presión inflacionaria (12 por ciento anual en 2007) y el aumento en el precio del petróleo, "puede empezara a apretar la billetera de los búlgaros y desacelerar el consumo, como ya se vio en el último cuatrimestre del año pasado" "En general, no hay una mayor nostalgia de la época comunista mientras los jóvenes aprovechan las crecientes oportunidades económicas, pero eso puede cambiar si el ciclo de crecimiento llegase a un final", dice Stefanov Y cuando se le pregunta cómo ve a Bulgaria dentro de cinco años, el experto cree que para ese entonces, el euro ya habrá remplazado el lev También prevé un país "el doble de rico en materia de PIB per cápita, pero todavía entre los más pobres de Europa"

Comentarios