Gángster americano, de Riddley Scott

lunes, 11 de febrero de 2008
México, D F, 11 de febrero (apro)- Personalmente, esperaba algo con mucha más fuerza, y no me refiere a una violencia extrema con explosiones al por mayor y grandes escenas de acción, pero no me esperaba que la cinta se fuera en diálogos eternos Vamos, no es que los diálogos de Gángster americano (American Gangster, EU, 2007) fueran insulsos, pero de pronto, uno pensaría que el lenguaje que la historia requería era el teatral y no el cinematográfico La historia gira en torno a la figura de Frank (Denzel Washington), un súper criminal de los 70 (una historia verídica) ?que manejó el negocio de la heroína de manera sorprendente, es más hasta se conducía con cierta ética? y de un policía honesto, Richie Roberts (Rusell Crowe) quien es incapaz de robar (como ocurría con muchos de los policías de la época) pero no puede ser un buen padre Richie hará lo posible por desenmascarar a Frank, pero lo curioso es que ninguno de los dos está consiente de la existencia de su oponente: son como dos sujetos que viven en la misma casa, pero que no se ven las caras Si bien las historias de los protagonistas corren paralelas, al final todo tendrá perfecto sentido, no sin que antes el espectador sea alcanzado por un poco de tedio, debido a la falta de eventos que hagan avanzar la historia Y eso lo malo de la cinta, posee muchas disertaciones entre los protagonistas y gente allegada hacen que la trama se dispese Lo más rescatable de la nueva cinta de Riddley Scott, es la dicotomía entre los personajes principales y sus contradicciones internas: de pronto, el malo parece ser no tan malo y el bueno, no es tan bueno; la línea entre el bien y el mal pareciera diluirse, todo parece indicar que ambos son exactamente lo mismo, pero no es así: la ley resulta ser la medida de todas las cosas Gángster americano, pasa de panzazo

Comentarios