La memoria de los vencidos

domingo, 17 de febrero de 2008
Los testimonios son directos, desgarradores Las imágenes, conmovedoras En la pantalla los destinos de Miguel Enríquez ?dirigente del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR)?, de sus compañeros que murieron o sobrevivieron a la dictadura de Pinochet, y de sus familiares que sufrieron los estragos de su compromiso revolucionario, se entrelazan para recuperar la "memoria de los vencidos" y confrontarla con el pensamiento de los jóvenes chilenos Galardonado en festivales internacionales, el documental Calle Santa Fe ?que se difundirá próximamente en México? plantea el interrogante: ¿De qué valió tanto sacrificio? PARÍS- El 5 de octubre de 1974, agentes de la Dirección Nacional de Inteligencia (Dina), la temible policía secreta de la dictadura de Augusto Pinochet, y soldados apoyados por helicópteros asaltaron una modesta casa pintada de azul de la calle Santa Fe, en el barrio popular San Miguel, al sur de Santiago En ella vivía una pareja joven con dos niñitas En el momento del operativo militar, las menores no estaban en la casa Dos amigos de la pareja lograron escapar brincando una barda al fondo del patio La mujer, embarazada, cayó gravemente herida por una granada El hombre, armado, resistió casi dos horas antes de derrumbarse acribillado Los vecinos presenciaron aterrados toda la escena Así murió Miguel Enríquez, uno de los fundadores y dirigente del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), amigo cercano de Salvador Allende y organizador de la resistencia clandestina armada a Pinochet luego del golpe militar ocurrido el 11 de septiembre de 1973 Su compañera, Carmen Castillo, sobrevivió y fue expulsada del país Los medios de comunicación chilenos de la época dieron amplio despliegue a esa "victoria" de Pinochet contra los "subversivos" Fuera de Chile, Carmen Castillo, quien había escapado a la tortura y a la cárcel gracias a una amplia movilización internacional, se convirtió en icono de la resistencia a la dictadura chilena En su libro Un día de octubre en Santiago, publicado en 1980 en Francia y dos años más tarde en México, plasmó esa vivencia traumática Con el tiempo la escritora y cineasta ?autora junto con Tessa Brisac del documental La verídica leyenda del subcomandante Marcos (1995)?, radicada en París, viajó más a menudo a Chile En algunas ocasiones pasó por la calle Santa Fe, pero nunca se atrevió a detenerse ni a penetrar en la casa azul En 2002 todo cambió ?Estaba en Santiago realizando un documental sobre mi padre (Fernando Castillo Velasco, exrector de la Universidad Católica de Santiago, fundador y director de la revista Análisis, de oposición a la dictadura) Una amiga insistió tanto para que fuera a ver nuestra antigua casa que de repente acepté Pedí a mi equipo de trabajo que me acompañara y filmara todo ?¿Por qué? ?se le pregunta ?No lo sabía En ese entonces sólo sentí que era necesario Llegamos a la calle Tocamos las puertas Encontramos a varios vecinos Eran los mismos de hace 28 años Me contaron lo que habían presenciado Sus recuerdos se mezclaban con los míos Me revelaron el nombre de la persona que me salvó la vida durante el asalto militar a la casa Calla un segundo Luego retoma su relato: "Yacía en el piso herida por una granada; de repente vi hombres vestidos de negro que irrumpieron en la casa Me arrastraron hacia fuera y me botaron en la vereda Me desangraba Era lo que recordaba Pero hablando con mis antiguos vecinos me enteré de que uno de ellos, Manuel, había tenido el valor de llamar a una ambulancia y que había ayudado a que me subieran en ella" Otro breve silencio "Así, los militares no pudieron impedir que me llevaran al hospital Me impactó tanto descubrir eso que dejé pasar un tiempo antes de poder buscar a Manuel" La cineasta y su exvecino se vieron unos días más tarde Manuel salió a su encuentro en la calle y hablaron Se quedaron de pie primero Luego se sentaron en la banqueta Siguieron hablando agarrados de las manos El camarógrafo que trabajaba para Carmen lo filmó todo "De regreso a París vi esas imágenes y sentí unas ganas muy profundas de hacer un documental para hablar de Miguel Enríquez, del MIR, de lo que fuimos e hicimos Sentí que debía rescatar la memoria de nuestra generación derrotada porque, al igual que el filósofo alemán Walter Benjamin, estoy convencida de que ?la memoria de los vencidos es la energía de la historia? "En realidad ese documental lo llevaba por dentro desde hace 30 años Pero la conversación con Manuel actuó como un detonante, sobre todo una parte de ella, muy fuerte: Manuel me contó que Miguel Enríquez, herido, había logrado salir a la calle y que hubiera podido escapar, pero que había vuelto a la casa para estar conmigo No sé si Miguel salió o no a la calle Manuel es el único testigo Solo sé que fueron sus palabras las que desencadenaron todo" Fue así como nació el documental Calle Santa Fe Reconciliación Los encuentros de la realizadora con sus exvecinos, y sobre todo con Manuel, filmados en forma totalmente espontánea, la emoción de todos, sus silencios, sus palabras sobrias, son unos de los momentos más intensos de esta cinta apasionante y profundamente humana que se estrenará en la Ciudad de México el próximo 26 de febrero, en el marco del Festival Internacional de Cine Contemporáneo (Ficco) También se podrá ver en la Cineteca Nacional antes de ser exhibido en ciudades de provincia México es una nueva etapa en el largo recorrido por el mundo de Calle Santa Fe que empezó a destacar internacionalmente en mayo del año pasado en el festival de Cannes, donde fue seleccionado para la sección Una Cierta Mirada Luego participó en el afamado New York Film Festival y en los festivales de cine de San Sebastián, Río de Janeiro y Montreal, entre otros En Chile el documental se estrenó el pasado 6 de noviembre y fue galardonado con el premio Pedro Sienna, el más prestigioso del país Está a punto de ser presentado en Argentina y Uruguay En Francia contó con una crítica sumamente elogiosa Entrevistado por el diario Le Monde, el escritor Regis Debray expresó: "En una sociedad en la que se impuso el culto por el dinero, la imagen y el éxito, tomar partido por los vencidos es totalmente fuera de tiempo Pero esa postura sigue siendo la mía Sólo veo dos maneras de sobrevivir Crear tal como lo hace Carmen Castillo, cuya melancolía es fidelidad sin amargura; o dar la vuelta a la página y olvidarse de todo Calle Santa Fe se inclina por elegir la primera solución y es, por tanto, una obra indispensable" Debray tiene razón El documental atípico y denso de Carmen Castillo ayuda a pensar Invita a recordar y a interrogarse sobre la historia reciente de Chile, pero también de América Latina Acerca del exilio, el compromiso político, el sacrificio de quienes fueron torturados, asesinados, desaparecidos El sentido de culpa de quienes sobrevivieron, las luchas y las convicciones de ayer, las de hoy; los errores cometidos ayer, los peligros de hoy La fuerza de la solidaridad de ayer, la tentación perniciosa del individualismo de hoy Son inagotables los temas que surgen a lo largo de estas dos horas y 40 minutos, en que el espectador no se aburre un solo segundo Por el contrario, muy pronto uno se deja envolver por la voz sensualmente ronca de Carmen Castillo que evoca con un pudor mezclado de poesía su historia de amor con Miguel Enríquez, la militancia y las esperanzas de ambos y de su generación El 11 de septiembre de 1973; el 5 de octubre de 1974; el desgarramiento del exilio; la pérdida de sentido de todo Así mismo, remite a los primeros reencuentros imposibles con Chile, país que la narradora rechazaba con violencia y con el que, poco a poco, se va reconciliando "Esa reconciliación se dio gracias a la lenta gestación de esta película, que duró cinco años El documental agarró su propio ritmo, rebasó la sinopsis original y me permitió sentirme de nuevo parte del presente de mi país, enfatiza Castillo: "Eso fue posible gracias a la amistad política que tejí durante el rodaje con jóvenes de barrios populares Estos militantes están reinventando hoy nuevas formas de lucha para enfrentar la crueldad del sistema ultraliberal chileno Aceptaron intervenir en el documental Me cuestionaron Me obligaron a repensar mi relación con la casa de la calle Santa Fe y a modificar el final de mi guión" La historia personal de Carmen Castillo es tan sólo el hilo conductor de este documental complejo Muy pronto aparecen y se van entremezclando otros destinos: el de Miguel Enríquez, a quien en ningún momento la cineasta mitifica; los de los compañeros del MIR muertos, a los que Carmen rinde homenaje sin sacralizarlos tampoco También se hace referencia a la suerte que corrieron los sobrevivientes, líderes o militantes de la organización, a quienes la realizadora plantea terribles interrogantes al tiempo que lo hace consigo misma: ¿Acaso Miguel y los demás compañeros murieron por nada? ¿Sirvieron de algo nuestros actos de resistencia? Los interlocutores de Carmen Castillo aceptan el reto de contestar sus preguntas La amistad que los une desde hace tantos años crea un clima de sinceridad excepcional No eluden los interrogantes sobre dogmatismos y cruentos errores del MIR Cada cual busca decir su verdad A menudo les cuesta trabajo "Quise que todas sus voces formaran un coro", dice Castillo La cámara filma con tanta delicadeza sus rostros, los movimientos de sus cuerpos y de sus manos cuando hacen confidencias dolorosas o difíciles, que su presencia física acaba por decir lo que sus palabras no alcanzan a expresar Entre cada testimonio la cineasta intercala imágenes filmadas en el Chile de hoy y numerosas imágenes inéditas de distintos archivos: los personales y de su familia, los de periodistas europeos o de la televisión chilena, y sobre todo los de la propia resistencia chilena que los militantes lograron preservar a pesar de los riesgos que eso implicaba "Hoy día los chilenos se olvidaron de la efervescencia cultural y del dinamismo del periodismo político que existían en los ochenta, a pesar de la dictadura Había cuatro revistas de oposición Se hacían también casetes en VHS que difundían una información alternativa muy importante La escena del rencuentro con mi padre en el aeropuerto de Santiago en 1987 viene de esos archivos de la resistencia Los compañeros corrieron el riesgo de filmarnos a los dos rodeados por los reporteros de los medios oficiales y los servicios de inteligencia del régimen", refiere la cineasta Compromiso revolucionario La realizadora no se limita a dialogar con los miristas, habla también con los familiares de éstos poniendo al desnudo los estragos que su compromiso revolucionario causó en la vida de sus seres queridos La dignidad de los entrevistados y sus esfuerzos por no dejarse sumergir por el dolor, vuelven sus testimonios aún más desgarradores La cineasta empieza por su propia familia Luego conversa largamente en un barrio popular con una pareja impresionante: Luisa Toledo y Manuel Vergara En las arrugas de sus rostros ya sin edad están incrustados los tormentos Sus tres hijos miristas fueron asesinados: Rafael y Eduardo en 1986 y Pablo en 1988 "Durante años sólo fui un guiñapo Perdí la memoria No era nada Me morí con ellos", dice Luisa mientras Manuel la mira, silencioso Luego habla de sus hijos Revindica su lucha y asegura que aprendió mucho gracias a ellos Afirma que ella y Manuel sobrevivieron gracias a la solidaridad de su barrio También es duro el testimonio de una hija de miristas, Alejandra Saavedra, a quien su madre dejó en Cuba para seguir luchando En 1978, cuando la dirección del MIR decidió el retorno clandestino a Chile de los exiliados, los que tenían hijos los enviaron al llamado Proyecto Hogares, creado por la organización con el apoyo del gobierno cubano para que los menores vivieran en Alamar, cerca de La Habana Alejandra todavía sufre cuando habla con la cineasta de ese período de su infancia y de su sentimiento de abandono Dice: "El Proyecto Hogares era bonito Todos los niños estábamos juntos y era muy divertido Pero de todos modos nos sentíamos olvidados por nuestros padres Éramos los segundos de la historia Antes que nosotros estaba Chile" Enfatiza Carmen Castillo: "Tal como lo dije en Calle Sante Fe yo también dejé a mi hija Camila en La Habana No nos imaginamos nunca que les íbamos a causar tanto daño a nuestros hijos? Es duro darse cuenta que quisimos crear un mundo mejor para ellos y que para lograrlo los descuidamos" Es esa lucidez desprovista de amargura de la cineasta la que confiere fuerza a Calle Santa Fe Tiene la convicción absoluta de que su generación tuvo razón de luchar, y que su derrota no puede condenarla al olvido Dice: "Fuimos vencidos, es cierto, pero eso no significa que actuamos en vano Equivocarse no es lo más grave Lo más grave es renunciar, no comprometerse Para mí no hay salvación sin compromiso político En las poblaciones chilenas azotadas por el ultraliberalismo me encontré con una nueva generación de militantes dispuesta a dar la lucha ¡Se parecen tanto a lo que fuimos hace 30 anos! Son ellos los que aparecen al final de Calle Santa Fe Y concluye: "Quise volver a comprar la casa azul para ofrecérsela Pensé que sería importante para ellos reunirse en ese lugar tan simbólico Ya tenía en mente la última imagen del documental: la casa vacía, pintada de blanco, dispuesta a acogerlos Me lo agradecieron, pero me dijeron que la casa estaba lejos del metro y que no les servía para nada Me dijeron también que Miguel Enríquez no estaba en un museo, sino en las calles Me aconsejaron seguir haciendo películas Les hice caso y decidí dejar esa conversación en Calle Santa Fe" l

Comentarios