Gabriel Figueroa cinefotógrafo en Bellas Artes

lunes, 18 de febrero de 2008
México, D F 18 de febrero (apro)- Una extensa y completa revisión del trabajo del cinefotógrafo mexicano, Gabriel Figueroa, se presenta en el Palacio de Bellas Artes Curada por Alfonso Morales, esta magna muestra presenta el trabajo del también iconógrafo multidisciplinario, retratista de estudio, stillman, iluminador y operador de cámara Realizada en cooperación con el INBA, CNCA y la Fundación Televisa, America Exxpress, Samsumg y el Instituto Mexicano de Cinematografía, la exposición presenta más de 350 piezas de Figueroa: archivo personal, proyecciones videográficas, obras pictóricas y gráficas, fotografías y carteles El trabajo que realizó Figueroa en la década de los años 30 puede dar un testimonio muy valioso de la época; además, su creatividad y visión de la iconografía mexicana ha logrado una fuerza de identidad de nuestro país Morales ha manifestado que esta revisión es la más ambiciosa y completa que se ha realizado Dice también que constituyen un homenaje al cine mexicano porque ofrece una visión poliédrica del artista, relacionado con otros oficios que tienen que ver con la producción de imágenes Mauricio Mallé, coordinador de artes visuales de Fundación Televisa, celebra la posibilidad de rescatar un archivo integrado por más de un millón de documentos que, en su opinión, logran ser una aportación para que se conozca una parte fundamental de la tradición icnográfica mexicana El visitante podrá disfrutar el trabajo de este gran artista y, seguramente, se sentirá identificado visualmente con su memoria de nuestro México profundo El público podrá visitarla hasta el 4 de mayo del presente año No debe perdérsela Mónica Espinosa y Alfredo Mendoza En La Sala de Arte Público Siqueiros se exhibe, en el espacio del Cubo, la muestra La confabulación del cenicero Mónica Espinosa y Alfredo Mendoza A partir de un objeto --en este caso, el cenicero de Sequeiros--, los dos artistas mexicanos realizan este proyecto que propone la idea de cómo partir de objetos cotidianos, se puede lograr una conexión que arroje como resultado un recuento de inventarios o apuntes sobre situaciones comunes que ellos realizaron desde rutinas diferentes Más que nada el cenicero es un pretexto para iniciar su recorrido; este objeto, desde su pasividad --dicen los autores-- parece que confabula con una serie de posibilidades espacio-temporales, con distintos objetos actuales, estableciendo un diálogo de la materia en su intimidad cotidiana Por lo tanto, la propuesta involucra al espacio público, es decir, se realiza una serie de situaciones que pretende hacer conexión con otras que se irán registrando Por ejemplo, colocaron bebedores de colibrí en distintos árboles aledaños a la sala de exhibición, pidiéndoles a distintas personas que tomen a la misma hora, pero en distintos lugares, un conjunto de tazas de té mostradas a manera de documento; o se les pide a distintos locutores de radio que, durante su transmisión, estornuden al mismo tiempo Todas estas actividades, dicen, son confabulaciones en colaboración Espinosa y Mendoza dicen que lo que les interesa mostrar de su trabajo es cómo el mundo se organiza a partir de desdobles de la materia y su repetición También piensan que es de una manera poética que se rescatan detalles de la vida cotidiana olvidados para ponerles atención Mendoza afirma que el cenicero de Siqueiros es el punto de partida para ser rebasado en espacio y tiempo, confabulando todo el movimiento que se propone hacia el exterior Propuestas como ésta, invitan a participar para comprobar qué de ello el público comparte, juego que van avanzando para lograr diferentes realidades en diferentes situaciones que le den al participante una manera diferente de relacionarse con los objetos La Sala de Arte Público Siqueiros se encuentra ubicada la Calle de Tres Picos No 29, Colonia Polanco

Comentarios