Irregularidades, al explorar excuartel militar de Atoyac

jueves, 21 de febrero de 2008
* Reporte preliminar sobre la búsqueda de desaparecidos en la ?guerra sucia? México, D F, 20 de febrero (apro)- Especialistas independientes que colaboran en la búsqueda de desaparecidos en la guerra sucia denunciaron irregularidades en la primera exploración del excuartel militar de Atoyac, Guerrero, diligencia que encabezó la Procuraduría General de la República (PGR) el pasado 2 de febrero Ese día el gobierno mexicano, a través de peritos en medicina forense y antropológica, revisó con un georadar las instalaciones de lo que fue el 49 Batallón de Infantería en Atoyac, como parte de las indagatorias para localizar los restos de Rosendo Radilla Pacheco, desaparecido en 1972 Cabe destacar que su hija Tita, dirigente de la Asociación de Familiares de Amigos de Desaparecidos y Encarcelados de México (Afadem), ha encabezado la búsqueda de Rosendo Radilla, así como la de otros 200 desaparecidos en ese municipio guerrerense En los setenta, Guerrero fue escenario de las campañas del Ejército Mexicano contra las guerrillas campesinas de Genero Vázquez y Lucio Cabañas La lucha de Tita abarca instancias nacionales e internacionales, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y después de tres décadas aún aguarda respuesta a sus reclamos Por cierto faltan menos de tres semanas para que la CIDH determine la conveniencia de llevar al Estado mexicano ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos para que responda por el caso de Rosendo Radilla Por ello el gobierno mexicano llevó a cabo esa diligencia, que despertó las esperanzas de cientos de pobladores de Atoyac, pues por primera vez después de más de 30 años se exploraban los terrenos de lo que fue el cuartel militar para determinar la existencia de los restos de Rosendo Radilla, visto por última vez al ingresar a ese sitio Aparte de los peritos de la PGR, a la exploración del terreno acudieron expertos en medicina forense por parte de la coadyuvancia, con el acuerdo de ambos equipos para intercambiar información dos semanas después de la diligencia judicial Sin embargo, una vez que se rebasó el plazo sin que la PGR compartiera la información, el equipo de la coadyuvancia --encabezado por el antropólogo forense Carlos Jácome Hernández-- dio a conocer un reporte preliminar El informe de 21 cuartillas expone que no hay indicios de la "existencia de excavaciones antiguas ni recientes", donde se supondría fueron enterrados cuerpos de personas detenidas por el Ejército durante la guerra sucia, como aseguraron algunos testimonios de sobrevivientes El reporte del Equipo Mexicano de Identificación Humana --avalado por el propio Jácome Hernández-- detalla la forma en que este especialista y Lorena Escorcia Hernández trabajaron con el equipo de expertos de la PGR, encabezado por el agente del MP, José Antonio Dávila Camacho Refiere que el equipo de la PGR utilizó para la exploración del sitio un instrumento denominado ?georradar?, que sirve para identificar si en las diferentes capas de la tierra hubo alteraciones A revisión, doce zonas Según el Dictamen pericial en materia de antropología forense: prospección arqueológica de superficie, del que Apro tiene copia, ambos equipos revisaron doce zonas ubicadas dentro de lo que fue el cuartel militar de Atoyac, hoy reconvertido en oficinas del ayuntamiento En el documento, Jácome Hernández detalla cada una de las áreas analizadas y advierte que "no hay rastro alguno, en superficie, que hable de la existencia de excavaciones antiguas o recientes" Ello implicaría que al menos en los sitios revisados no se habrían abierto fosas clandestinas para ocultar cadáveres de cientos de detenidos por el Ejército durante los setenta Sin embargo, el documento aclara que la metodología aplicada en la exploración "no refleja la totalidad de la realidad del problema analizado" Ello implica que "los fragmentos de la realidad conocidos no corresponden a la totalidad del terreno" El informe también revela que la forma en que la PGR condujo la diligencia no se apegó al método científico, además que se carecieron de planos originales, es decir, los castrenses Sugiere buscar restos humanos en "espacios aislados y alejados del máximo contacto visual con los habitantes del cuartel militar", y no solamente "las crónicas y testimonios de familiares de desaparecidos" Denuncia que la "medición con pasos" carece de rigor científico "en una empresa como la que se ventila en esta averiguación", la SIEDF/CGI/454/2007 Por su lado Alejandro Juárez, de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, destacó que el documento elaborado por Jácome Hernández y su equipo ya se entregó a la PGR "Estamos a la espera de que la dependencia nos convoque en los próximos días para que los expertos crucen información, pero sobre todo para que nuestros peritos revisen el reporte del georadar que utilizó la PGR para analizar el terreno", señaló Juárez agregó que "no sabemos si vamos a encontrar los restos del papá de Tita Radilla, pero al continuar la búsqueda de restos, tenemos la convicción de que al menos vamos a encontrar los de otras personas"

Comentarios