La diosa pintada

lunes, 25 de febrero de 2008
México, D F, 25 de febrero (apro)- Como parte de los festejos por los treinta años del descubrimiento de la Coyolxauhqui, a partir de abril próximo se exhibirá en el Museo del Templo Mayor una réplica exacta de la piedra de la diosa descuartizada, coloreada con la posible policromía original conocida a raíz de un proyecto de investigación El descubrimiento de la piedra, consignado en los anales oficiales el 28 de febrero de 1978, dio origen al magno proyecto de excavación conocido como Templo Mayor, con el cual se develaron los restos de los templos en los cuales los mexicas adoraron a sus dioses, y que hasta la fecha sigue sorprendiendo con nuevos hallazgos Tal es el caso del también monumental monolito considerado por los especialistas como la lápida mortuoria del rey Ahuízotl, quien gobernó entre 1486 y 1502, encontrada en el predio de las Ajaracas, hacia finales de 2006 La réplica coloreada de la diosa descuartizada se exhibirá junto con la exposición temporal Coyolxauhqui y el Templo Mayor 30 años reconstruyendo el pasado, también conmemorativa del hallazgo de hace tres décadas En su momento, al tiempo que se festejaba el hallazgo se inició una enconada polémica por el rechazo de parte de la comunidad a la idea de derrumbar edificios coloniales considerados monumento, para descubrir el perímetro del Templo Mayor, calculado entonces de entre 100 y 80 metros Finalmente se abrió la ahora llamada zona arqueológica del Templo Mayor y se construyó un museo de sitio en el cual se exhiben las piezas encontradas durante el proyecto de excavación, entre ellas la monumental Coyolxauhqui Su imagen tanto como su historia no dejan de sorprender Coyolxauhqui planeaba matar a su madre Coatlicue, quien había quedado embarazada de Huitzilopochtli, hermano a su vez de la diosa desmembrada, guardando en su seno una bola de plumas, lo cual Coyolxauhqui consideraba deshonroso Tras una ardua batalla en la cual Huitzilopochtli, pelea contra Coyolxauhqui y sus hermanos, los 400 surianos, le arranca la cabeza y arroja su cuerpo del cerro de Coatepec, por ello su cuerpo quedó desmembrado y así fue representada en el monolito Le leyenda dice además que ella se convirtió en la luna y los 400 surianos en las estrellas Según el INAH, la réplica coloreada ofrece la posibilidad de imaginar el escenario y magnificencia que tuvieron los edificios del Templo Mayor La investigación sobre la posible policromía fue realizada por los investigadores Lourdes Cué y Fernando Carrizosa, dentro del mismo proyecto iniciado hace treinta años, aunque ellos comenzaron con ese tema específico en 2007 Para determinar la policromía se utilizaron instrumentos ópticos de amplificación e iluminación especial, mediante los cuales se ha logrado determinar "casi toda la gama original de colores" que tuvo la piedra Explica Cué que en pocas áreas hay dudas sobre el color original, pero se utilizará "otro tipo de tecnología y también corroboraremos con segmentos de otras representaciones de la diosa, encontradas en Templo Mayor Pero lo increíble es que la pieza habla por sí misma" Ya se había hecho una investigación sobre los colores del monolito en los años setenta, a cargo de la doctora Carmen Aguilera Pero ahora no sólo se contaba con el recuerdo del investigador Raúl Arana, quien trabajó en el rescate de la escultura, sino con la misma piedra, que si bien ha ido perdiendo la policromía al paso del tiempo, a decir de Cué, ofrece 80% de certeza Se han detectado ocre, rojo, amarillo y un poco de azul y blanco En varios documentos, entre ellos la revista Estudios de Cultura Náhuatl (número 36), publicada por el Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, y en el libro El calendario azteca y otros monumentos solares, de Matos Moctezuma y Felipe Solís, se ha consignado la policromía de las esculturas del Templo Mayor Cabe señalar que como parte también de las conmemoraciones por el hallazgo se llegan a cabo conferencias en el Museo del Templo Mayor, los sábados de febrero y 1 de marzo En la primera de ellas, Arana evocó: "Nos dimos cuenta cómo la Coyolxauhqui, con cariño, se guardó durante 500 años para que la viéramos todos Yo considero que no hay ninguna pieza con la perfección, como personaje humano, con la que está hecha Coyolxauhqui La maravilla es el trabajo que hicieron quienes la esculpieron" Y ahí está desde hace tres décadas mostrándose públicamente para todos

Comentarios