"Ulises Criollo" y la Visión de los vencidos"

lunes, 25 de febrero de 2008
México, D F, 25 de febrero (apro) Como parte de las reediciones hechas por la Universidad Nacional Autónoma de México, se presentan en esta ocasión los libros Ulises Criollo y Visión de los vencidos, dos clásicos El primer libro fue escrito por José Vasconcelos Es un volumen autobiográfico que ahora forma parte de las ediciones conmemorativas de obras catalogadas, como Nuestros 100 clásicos de la UNAM, que celebra 50 años de existencia desde la aparición de Antología de la poesía latina José Vasconcelos es una obra de 542 páginas, con notas de Claude Fell y presentación de Juan Ramón de la Fuente, quien fue rector de la Universidad hasta noviembre pasado El segundo, Visión de los vencidos (1959), con selección, introducción, ilustraciones, versión de textos y notas de Miguel León-Portilla, es presentado como vigésima octava reimpresión y, a diferencia de las ediciones anteriores, contiene un capítulo añadido de 65 páginas titulado Lo que siguió Con las versiones de textos nahuas también se encuentra la colaboración del sacerdote Ángel Maria Garibay e ilustraciones de códices por Alberto Beltrán El libro está conformado por testimonios y relatos del avance de Cortés en México, y representa "un clásico y una obra de lectura indispensable para todos los mexicanos", según José Emilio Pacheco Con un prefacio, introducción general y 236 páginas, a continuación se presenta una parte del capítulo Lo que siguió: "Los templos y palacios, el gran mercado, las escuelas, las casas, todo quedó en ruinas No pocos sacerdotes, sabios guerreros y otros muchos, los dioses mismos, perecieron o no se supo más de ellos Los presagios funestos que Motecuhzoma y algunos otros dijeron haber contemplado, parecieron cumplirse Podía pensarse que la nación mexica estaba herida de muerte Pero ¿es que acaso todo se perdió? "Los testimonios que aquí se incluyen muestran hasta qué grado algunos sacerdotes y sabios sobrevivientes lograron rescatar el doloroso recuerdo, en imágenes y palabras, de la tragedia ocurrida y del heroísmo que había sostenido a su pueblo Algunos con la palabra evocadora, o en su xiuhamoxtli, anales con pinturas y signos glíficos --sus códices--, y otros valiéndose ya del alfabeto adaptado por los frailes para representar los fonemas del nahuátl preservaron la memoria de los aconteceres ominosos, los actos de valor y muerte, su tragedia, en fin "Con el paso del tiempo, en tanto que la mayor parte de los libros sagrados fue reducido a cenizas, algunos ancianos sobrevivientes y luego varios de sus hijos y nietos, que también habían aprendido de los frailes el arte de la escritura alfabética, continuaron produciendo muchos relatos que hablan de su vida cotidiana y la difícil coexistencia con los hombres de castilla Redactaron escritos de diversos géneros: peticiones, quejas y demandas de justicia, numerosas cartas, crónicas y a veces compilaciones de tradiciones orales, cantares, poemas, piezas de teatro y también traducciones y adaptaciones de obras originalmente escritas en castellano o latín"

Comentarios