Elecciones

lunes, 10 de marzo de 2008
México, D F, 10 de marzo (apro)- Ingenuos humanos: tristeza me da y me inquieta ver y comprobar que, como sucede desde hace décadas, cada cuatro años ustedes giran alrededor de un mito: el de que su futuro bienestar y la solución, al menos de los más graves problemas que los afectan, está en las manos del partido que triunfe en las próximas elecciones que se lleven a cabo en los USA Les advierto que no va a ser así una vez más y me duele y enoja que así sea, ya que esa servidora de ustedes ¿no les ha demostrado y confirmado una vez y otra también que, para efectos de la política, sobre todo del exterior, lo mismo da Juana que Chana, que lo mismo es que el gobierno de los USA lo detenten los seguidores del burro o del elefante, es decir, los demócratas o los republicanos? ¡Ay! Me pregunto, candorosos humanos, si alguna vez sabrán ver con lucidez lo que su servidora les ha enseñado, si se desengañarán voluntariamente y serán capaces de admitir de una buena vez como realidad lo que dijera --¿en un arranque de sinceridad o de cinismo? ?uno de los más influyentes políticos estadunidenses, que los USA no tienen amigos, sino negocios En verdad que me desespera y entristece que, ante tal declaración y pese a mis continuas enseñanzas, tantos de ustedes, los humanos, sean tan candorosos como para dejarse seducir e, incluso, alucinar por ese mito cuando los mismos gobernantes estadunidenses, una y otra vez y sean del Partido Demócrata o Republicano, con sus actuaciones y decisiones son los sujetos y los objetos de mis enseñanzas, entre las que están que la mayoría de los políticos estadunidenses, son fieles hasta el absurdo incluso la atrocidad si es preciso en eso de fomentar, asegurar y expandir los negocios beneficiosos a los comerciantes, industriales y financieros de su país, y que para que así sea, no han dudado en apoyar y hasta en legitimar las más crueles acciones de algunos hijos de la tal por cual, siempre que, por supuesto, esos hijos de las tales por cuales les hayan asegurado esos negocios y sus jugosos beneficios a los comerciantes, industriales y financieros estadunidenses Y tengan en cuenta que lo anterior no es en modo alguno una calumnia, ¿pues no uno de sus políticos, de cuyo nombre no me acuerdo en este momento, no llegó a decir de un siniestro y sanguinario dictadorcillo latinoamericano, cuyo nombre no merece recordarse, que sí, que el tal era un hijo de puta, pero era el hijo de puta de los USA? Nieguen, si pueden, que esa declaración es todo un poema de cinismo; poema de cinismo que, desafortunadamente ha representado el gobierno de los USA una y otra vez en diversas partes del planeta: en Nicaragua, a favor de "Tacho" Somoza y sus hijos; en Irán, a favor del corrupto Sha; en Guatemala, los litigios con la compañía platanera Unión Fruti, y en Chile, los intereses de los inversionistas y compañías estadunidenses amenazadas por la construcción de un socialismo dentro de los cauces democráticos Y lo más cínico de esas y otras acciones parecidas, es que los gobernantes estadunidenses que las llevaron a cabo, lo hicieron publicitándolas a tambor batiente de que eran indispensables para la tranquilidad, la seguridad de los USA y del mundo occidental, con la propaganda hasta la nausea de que esas decisiones se realizaban a favor de la libertad de los pueblos cautivos o estaban en peligro de perder la misma --¡manes de Madame Roland!-- por la felicidad de dichos pueblos ¿Y cual fue el resultado de esas intervenciones estadunidenses? Acosos, represiones, encarcelamientos y asesinatos de cientos de miles de civiles nicaragüenses, iraníes, guatemaltecos y chilenos Pues bien, mis candorosos humanos, tengan en cuenta y no olviden lo anterior; tengan presente que ustedes mismos han dicho que los pueblos que no tienen memoria de una servidora, condenados están a cometer y ser víctimas de los mismos errores Por su bien, ingenuos humanos y, por supuesto, el de esta servidora de ustedes, les pido que sean emprendedores, que no confíen su futuro bienestar, la solución de sus problemas en otras manos que no sean las suyas; que no se dejen alucinar por viejos mitos que ya han mostrado el cobre del que están forjados, pues si caen en ellos harán realidad la idea de Levi-Strauss y M Foucault, que ponen en cuestión la validez de mi misma existencia ¿Serán capaces? La historia

Comentarios