"Que se quede en España"

domingo, 16 de marzo de 2008
BUENOS AIRES - Nora Cortiñas, la histórica dirigente de las Madres de Plaza de Mayo, sigue dudando de la justicia argentina Le preocupa la lentitud de las causas penales sobre violaciones a los derechos humanos y las condiciones de privilegio de las que gozan muchos de los acusados, cuyas celdas parecen un salón VIP de un aeropuerto internacional Pero hay algo que realmente le quita el sueño: que los represores sean asesinados por sus mismos camaradas de armas para perpetuar una especie de "pacto de silencio" sobre el destino de los 30 mil desaparecidos de la dictadura argentina (1976-1983) Por eso Cortiñas prefiere que Ricardo Miguel Cavallo, el marino que se refugió en México para escapar de su pasado de represor en la Escuela de Mecánica de la Armada (Esma), el mayor centro clandestino de detención del régimen militar, no sea extraditado a Argentina Quiere que sea juzgado en España ?a donde fue extraditado desde México? para que cumpla su condena en aquel país "Queremos que se le juzgue en España Me parece que ése es el camino más conveniente Cavallo quiere venir a Argentina porque sabe que hay muchos personajes que están en la impunidad Van a cárceles VIP con todas las comodidades: televisión en color, reproductores de DVD, hornos de microondas", dice Cortiñas en entrevista con Proceso La reextradición de Cavallo a Argentina no es bien recibida por esta histórica luchadora social, expresidenta de las Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora y cuyo hijo Gustavo desapareció el 15 de abril de 1977, cuando tenía 24 años "En Argentina la justicia es lenta Estamos bregando para que se unifiquen las causas (sobre violaciones a los derechos humanos) y tengamos una justicia activa", puntualiza Cortiñas no está sola en este reclamo El procurador general de la Nación, Esteban Righi, ordenó el martes 4 a todos los fiscales tomar las medidas necesarias para acelerar la integración de las causas penales e iniciar los juicios orales Se sumó a los reclamos de organismos defensores de derechos humanos al responsabilizar a los jueces por las demoras para llevar a juicio a los acusados, la fragmentación de las investigaciones en varios expedientes y la aceptación de los múltiples recursos de la defensa de los represores que retrasan el avance de las causas penales La orden del procurador a los fiscales se produjo después de que el sábado 1, al inaugurar un nuevo período de sesiones del Congreso, la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, criticó las dilaciones de la justicia para juzgar a los responsables de los crímenes de la dictadura Tres días después, la Corte Suprema de Justicia, a través de un acuerdo de sus miembros, también pidió dinamizar los procesos concentrando las causas en determinados tribunales Los casos abiertos involucran a 380 acusados, casi 300 de los cuales están detenidos en espera del inicio de juicios orales La reapertura de estas causas se inició a mediados de 2003 cuando el Congreso declaró ilegal las llamadas "leyes del perdón" (Obediencia Debida y Punto Final) aprobadas bajo presión militar a mediados de los ochenta, durante el gobierno de Raúl Alfonsín (1983-1989) Los organismos de derechos humanos estiman que son alrededor de mil los represores que deben pasar por el banquillo de los acusados Hasta ahora, sólo han sido condenados una decena, entre ellos el excomisario de la policía bonaerense Miguel Etchecolatz y el sacerdote católico Christian von Wernich, sentenciados ambos a reclusión perpetua "Aquí estaría libre" Cortiñas recuerda que Cavallo "tiene un extenso prontuario" de crímenes de lesa humanidad cuando integraba un "grupo de tareas", un eufemismo para denominar a un conjunto de represores que actuaban con total impunidad en la Esma para cometer secuestros, robos, torturas, asesinatos, e incluso para arrojar a sus víctimas en el mar en los llamados "vuelos de la muerte" "Si viene a Argentina puede ser que lo condenen, en función del juzgado en que recaiga la causa Pero más conveniente sería que lo juzgaran en España y quedara allá detenido Aquí estaría libre", sostiene Pero hay algo más que le preocupa a Cortiñas: que Cavallo sea asesinado por sus cómplices y que su asesinato aparezca distorsionado bajo un aparente "suicidio", como sospecha que sucedió en dos casos que involucraron a represores El primer caso fue el de Héctor Febres, otro torturador de la Esma, quien murió envenenado con cianuro el pasado 11 de diciembre en su celda de la Prefectura Naval en la periferia norte del Gran Buenos Aires Su muerte se produjo cuatro días antes de que se conociera el veredicto en un juicio por torturas y secuestro cometidos contra cuatro personas que sobrevivieron a su detención en la Esma La justicia debe determinar si Febres se suicidó ingiriendo el veneno o fue asesinado El pasado 25 de febrero otro represor se sumó a la lista de "muertes dudosas" El teniente coronel Paul Alberto Navone, acusado de robo de bebés en la provincia de Entre Ríos, fronteriza con Uruguay, apareció muerto en la ciudad de Ascochinga, en la provincia de Córdoba, centro del país, con un disparo en la cabeza Ese día debía presentarse a declarar ante el juez Ante tales muertes, la titular de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, advirtió públicamente que "están eliminando gente" Las sospechas apuntan a que hubo otro "eliminado", Julio López, un albañil pensionado, quien estuvo detenido en centros clandestinos y desapareció desde el 18 de septiembre de 2006 después de declarar en el juicio contra Etchecolatz Su testimonio fue clave para condenar al excomisario de la policía Cortiñas declara: "La misma fuerza que custodia a los represores se ve implicada en esas muertes no aclaradas Yo no sé si (a las fuerzas armadas involucradas en la represión ilegal) Cavallo les sirve vivo o muerto Pero lo que sé es que cada uno que da información (a la justicia) aparece suicidado", indica Pacto de silencio Rodolfo Yanzón es el abogado de los organismos de derechos humanos que patrocina en Argentina la causa contra Cavallo A pesar de su desconfianza en la justicia de su país, asegura: "nosotros queremos que Cavallo sea juzgado en Argentina" La causa se tramita en el juzgado del juez federal Sergio Torres, quien fue el magistrado que solicitó a España la extradición de Cavallo En entrevista con Proceso, Yanzón señala que "en la justicia argentina el proceso recién ha comenzado, sólo existe una acusación por parte del fiscal Eduardo Taiano de hace unos meses atrás En Argentina, Cavallo está acusado de decenas de crímenes, entre ellos, haber sido parte del grupo de tareas que funcionó en la Esma Era uno de sus miembros, se le acusa de desapariciones, homicidios y torturas cometidos contra decenas de personas" ?¿Usted confía en que Cavallo podrá ser juzgado en Argentina? ?se le pregunta ?En Argentina hay un clima bastante enardecido Hemos constatado que las fuerzas armadas, entre ellas la Armada, han tenido actitudes muy claras en cuanto a apoyar a sus miembros en estos procesos y controlarlos para que ninguno de ellos abra la boca y puedan romper el pacto de silencio Están tratando de cubrirse ante cualquier responsabilidad que pueda surgir en estos juicios Y agrega: "Febres murió envenenado en dependencias de la Prefectura Naval Está el caso de Navone Además, han existido varios privilegios a favor de personas imputadas", como comodidades que exceden a una prisión e incluso "salidas" temporales no autorizadas por la justicia "Por esta cuestión de la lentitud de la justicia, el año pasado denunciamos a los miembros de la Cámara de Casación Penal ante el Consejo de la Magistratura", el órgano encargado de juzgar a los jueces, "y además reclamamos que no se dilaten los procesos Hace cinco años que se reabrieron las causas y no hemos tenido casi juicios Y estamos hablando de menos de 10 personas condenadas cuando podemos estar hablando de más de mil acusados Me parece que falta un poquito", ironiza l

Comentarios