Las crónicas de Spiderwick

lunes, 17 de marzo de 2008
México, D F, 17 de marzo (apro)- El poder y la responsabilidad son los temas que el director Mark Waters y los guionistas Karey Kirkpatrick y David Berenbaum desarrollan en Las crónicas de Spiderwick (The Spiderwick Chronicles, EU, 2008), una especie de fábula para niños, bastante bonita y emocionante, que en vez de animales parlantes cuenta con duendes horripilantes Helen Grace y sus hijos, los gemelos Simon y Jared (ambos interpretados por Freddy Highmore) y su hija Mallory se mudan a una antigua casa familiar, anteriormente habitada por el excéntrico Arthur Spiderwick El cambio es un poco brusco, pero más para Jared, quien se encuentra sumamente molesto por dicho asunto (tanto que golpea las paredes); lo único que puede reconfortarlo podría ser la presencia de su padre, quien anda arreglando algunos pendientes Sin embargo, hay un secreto que el pequeño Jared desconoce O bueno, más bien muchos, entre ellos lo que la mansión tiene que ofrecer a sus habitantes y al mundo Gracias a su curiosidad y desobediencia, Jared llega al antiguo estudio de Spiderwick, en el cual su antepasado realizó investigaciones sobre el mundo de las hadas y las plasmó en un libro lleno de conocimientos extraordinarios que, en manos equivocadas, podría resultar desastroso Jared no tiene intención de conquistar el mundo, pero sí un ogro malvado y poderoso llamado Mulgarath (Nick Nolte), quien desea tener el libro a toda costa, y eso implica la muerte de quien se ponga en su camino Así pues, sin quererlo (bien dicen que no hagas cosas buenas que parezcan malas), Jared ha puesto en peligro a toda su familia Y por supuesto, ahora deberá solucionar el enorme lío en el cual se metió La película posee la virtud de ser al mismo tiempo compleja pero simple: los personajes no son estereotipados, pero nunca se hace un ensayo psicológico sobre ellos; el mundo de Spiderwick es un universo bien construido, pero no se requiere de mucha explicación para poder comprenderlo, además, la historia es sumamente directa y, por lo mismo, es capaz de llegarle a un niño de 5 años como a los adultos Si de algo puede pecar es que hay ciertas resoluciones que pueden parecer apresuradas, pero por lo demás Las crónicas de Spiderwick es una película excepcional y bastante original

Comentarios