Publicaciones infantiles del CNCA

lunes, 17 de marzo de 2008
México, D F, 17 de marzo (apro)- Una buena andanada de libros infantiles entrega Conaculta para recibir la primavera en diversas colecciones Con ello, sin duda, se enriquece el horizonte de la lectura para los niños mexicanos Si la Biblioteca José Vasconcelos resultó un fracaso como desde su anuncio lo vaticinaron destacados especialistas del medio cultural, y el programa Hacia un país de lectores se desdibujó con ello sensiblemente, la nueva administración de Sergio Vela ha intentado resarcir los daños en ese terreno Primero, cerrando la ?megabiblioteca?; segundo, dando continuidad a las series narrativas ilustradas para párvulos y adolescentes Destaca la colección CNCA-Alas y Raíces a los niños/Ediciones El Naranjo, pues con textos de Antonio Granados e ilustraciones de Juan Gedovius, ¿Qué es esto? y Dos círculos centrados de Alejandro Magallanes, representan el juego de la imaginación, los colores y la estimulación visual dedicado a preescolares, todo mediante objetos o simples figuras aritméticas; la idea es adivinar en qué se convierte con un poco de color Con sus hojas de cartón grueso, estos pequeños volúmenes cuadrados resultan fácilmente manipulables para los pequeñitos En otra serie, también de pasta dura y emplasticada, se presenta una serie de cuentos cortos enfocada a niños de primaria La mayoría de ellos narra las situaciones infantiles más comunes, tal es el caso del miedo a la oscuridad, la amistad, aventuras de reyes y de animales como leones o dinosaurios, mismos que se encuentran en los libros de Nadie es mi amigo, de Javier Malpica con ilustraciones de Juan Pablo Hernández; Oídos en el rincón y Rey por un rato, de M B Brozon, el primero con ilustraciones de María del Mar Hernández Gázquez y el segundo de Carlos Beltrán; El guardián de los sueños, de Rosana Curiel de Fossé con ilustraciones de Patricia García; Groar, de Bernardo Fernández, con ilustraciones de Bef; Quisiera ser un león, de Santiago Casares con ilustraciones de Enrique Torralba (Premio FILIJ de Cuento 2006) y La traición de Judas de Gabriela Vanesa Damián Mirabert con ilustraciones de Cecilia Varela (Premio FILIJ de cuento y de Ilustración 2007) Una hermosa colección es la que conjunta los esfuerzos de Alas y Raíces con Artes de México, donde se introduce a los infantes en situaciones de comprensión como el uso del dinero, la poesía, el arte y, por supuesto, la imaginación, tratadas en La sirena del desierto, del poeta Alberto Blanco (ilustraciones de Patricia Revah); Zoología poética, una antología de poetas por Gabriela Olmos (ilustraciones de Manuel Serrano) Garabato, de Ignacio Van Aerssen y Belén Jaraiz (ilustraciones de Eloísa Alcaraz) y un cuaderno de trabajo adjunto para pintar; Cómo bailan los monstruos y El juego de las miradas ¡A descubrir el arte!, de Gabriela Olmos (este último con ilustraciones de Gabriela Gallo); Economía, ¿Qué es el dinero?, de Andrea Ruiz Sánchez y Gabino Flores (con ilustraciones de Alejandra España); Cómo nació la piñata, de Stefan Czernecki y Timothy Rhodes; y Mi monstruo Mandarino de Verónica Munguía Por otra parte Pequeños Talentos de Quintana Roo, editado por la Coordinación Nacional de Desarrollo Cultural Infantil y el Instituto Quintanarroense de Cultura, presenta a través de una serie de poemas y pinturas la visión de los niños de ese estado Y de igual forma La Rumorosa, donde las piedras nos miran, editado por la misma coordinación pero en el Instituto de Cultura de Baja California, representa un relato ameno sobre la región agreste La Rumorosa de ese estado, tratando de acercar a su público por medio de los paisajes, la historia y leyendas Por otra parte Nave de letras de Ediciones de la Rana y el Consejo, de María Isabel Padilla Ortiz y Juan Carlos Porras fue ganador del V Concurso Regional de Literatura para Niños de Guanajuato, y contiene tres historias Las aventuras de Pepe el Mocoso, Mi abuelo se llama Humphrey y La cueva, cuyos textos se refieren a un cuento, una obra de teatro y poesía A continuación se reproduce un fragmento del cuento Mi monstruo Mandarino: "Antes yo tenía solamente un amigo Mi amigo no era un niño, tampoco una niña Era un monstruo Siempre estaba conmigo Mi monstruo se llamaba Mandarino y se apellidaba Plátanos Mi mamá siempre me decía: --Ándale, Andrea, vete a jugar con otras niñas Yo le contestaba: --No ma?, porque me da pena "Mi mamá ponía cara de preocupación Yo no quería que se preocupara, pero tampoco podía decirle: "¿qué crees ma??, tengo un monstruo que me acompaña a todas partes, es mi mejor amigo y casi es del tamaño de un coche" "Mi mamá podría desmayarse del susto "La verdad es que a mí no de daba pena jugar con otros niños o niñas, pero a Mandarino sí Pena, vergüenza y miedo No le gustaba hablar con niños o monstruos desconocidos "Siempre me decía: ?Me van a decir que estoy feo?, o ?¿qué tal que alguien me muerde la nariz??, o ?¿qué hago si una niña me pica el ojo?? "Cuando se ponía nervioso, a mi monstruo le salían manchas moradas en los cachetes ¡Pobre Mandarino! "Nos conocimos una noche, cuando mis papás ya estaban dormidos Yo no podía dormir porque tenía un poquitito de miedo Muy poquito Un miedo chiquito como un colibrí bebé Recuerdo que yo estaba en la cama, callada, y de pronto escuché "gluf gluf" ¡Me dio un miedo del tamaño de una ballena panzona! Llamé a mis papás: --¡Pa?!, ¡ma?!-- pero no me contestaron "Iba a brincar y a correr al cuarto de mis papás Entonces lo vi debajo de mi cama: el pobre Mandarino estaba muy asustado Su cabeza parecía un balón color naranja, un poco desinflado Sus ojos brillaban en la oscuridad y sus cuernos de plátano se movían como orejas de gato ¡Olía delicioso! A mandarina, a plátano, a fresa, a mamey"

Comentarios