Ecuador, Colombia y Venezuela ponen en marcha operación cicatriz

sábado, 8 de marzo de 2008
* Managua anuncia restablecimiento de relaciones diplomáticas con Bogotá México, D F, 7 de marzo (apro)- Los mandatarios de Colombia, Ecuador y Venezuela pusieron en marcha una singular operación cicatriz con la que buscan superar la crisis en la región andina, después de una incursión militar colombiana a territorio ecuatoriano Después de un intenso debate en el que cruzaron acusaciones y quejas, Álvaro Uribe, Rafael Correa y Hugo Chávez sellaron el pacto con un apretón de manos al término de la 20 Cumbre del Grupo de Río, a propuesta del presidente dominicano Leonel Fernández, anfitrión del encuentro Daniel Ortega, presidente nicaragüense, se sumó al acuerdo conciliatorio y anunció el restablecimiento de relaciones diplomáticas con el gobierno de Colombia, según consignó hoy un despacho de AFP Aunque Correa no aclaró si reanudaría de inmediato relaciones diplomáticas con Colombia, comentó que "con el compromiso de no agredir nunca más a un país hermano y el pedido de perdón, podemos dar por superado este gravísimo incidente" Los 21 países del Grupo de Río aprobaron una declaración final sobre el conflicto, en el que reprobaron la violación a la integridad territorial de Ecuador y tomaron nota de las disculpas ofrecidas por Uribe y su compromiso de no repetir esas acciones Sin embargo, en la declaración no se hizo ninguna condena a Colombia, como demandaban Correa y Chávez "Aquí todos quieren la paz, todos quieren contribuir", alentó el mandatario dominicano Fernández "Acepto lo que usted dice; no soy un hombre de odios personales", señaló Uribe Por horas Ecuador y Colombia intercambiaron acusaciones sobre la crisis diplomática derivada de una incursión militar colombiana a territorio ecuatoriano, mientras mandatarios latinoamericanos pedían que prevaleciera el multilateralismo y el diálogo Fernández, quien mantuvo durante toda la discusión un tono conciliatorio, elogió que a lo largo de la jornada, "de un tono apasionado y vehemente hemos avanzado hacia la racionalidad y la construcción de escenarios posibles" Uribe y Correa defendieron sus posiciones con firmeza, mientras intercambiaban recriminaciones y señalamientos, como el del mandatario colombiano, que en una supuesta carta encontrada en el equipo decomisado a las FARC, se exhibía que esa guerrilla apoyó la campaña electoral del hoy presidente ecuatoriano Uribe leyó: "Carta de Raúl Reyes a Manuel Marulanda En nota enviada al secretariado explico sobre la ayuda entregada a la campaña de Rafael Correa, de acuerdo con su instrucción El coronel me anunció volverme a visitar las próximas semanas con la finalidad de explicarme los resultados electorales y la estrategia para la segunda vuelta" Correa rechazó que su gobierno colabore con las FARC, y calificó las denuncias de Uribe de una "infamia" En su oportunidad, Hugo Chávez sostuvo que su país no quiere guerra sino la paz, y que todo lo que había hecho en las últimas semanas era contribuir a la liberación de rehenes de las FARC Incluso anunció que había recibido pruebas de vida de seis rehenes más de la guerrilla colombiana, incluido el suboficial del Ejército colombiano Pablo Moncayo Cabrera, secuestrado el 21 de diciembre de 1997 El presidente venezolano aseguró que no había enviado dinero a las FARC ni lo hará, como revelaba otra carta supuestamente sustraída de los computadores confiscados en el campamentos del jefe rebelde Raúl Reyes, muerto en el ataque del sábado Curiosamente los temas energéticos y de desarrollo para los que se convocó a la cumbre quedaron marginados En su intervención, el presidente Felipe Calderón apostó por que el Grupo de Río sea el fundamento de una "asamblea de pueblos latinoamericanos", la que constituya "la base de una verdadera Latinoamérica unida" Al asumir la secretaría de este organismo de concertación política, Calderón Hinojosa sostuvo que "los acuerdos nos fortalecerán" Destacó el liderazgo del presidente saliente de este organismo, el dominicano Leonel Fernández, por haber impulsado "la conciliación y la paz entre los pueblos de Colombia y Ecuador", y mostró su convencimiento de que el fortalecimiento del Grupo de Río contribuirá a la prosperidad, la convivencia en paz y la integración de los países de la zona Finalmente, lanzó el reto de lograr que por encima de las discrepancias prevalezca el propósito de lograr una Latinoamérica próspera, justa, segura y con armonía entre los pueblos

Comentarios