Venezuela pagaría 1,700 mdd por nacionalizar las empresas cementeras

jueves, 10 de abril de 2008
* En el caso de Cemex se tendría que pagar 920 mdd México, D F, 9 de abril (apro)- El gobierno del presidente Hugo Chávez aceptaría pagar unos 1,700 millones de dólares por la nacionalización de las cementeras extranjeras Cemex, Holcim y Lafarge que operan en Venezuela, según dijeron hoy medios de prensa locales En Venezuela, la empresa mexicana Cemex tiene casi 50% de la producción, mientras que Lafarge y Holcim cerca de 25% cada una Las tres empresas controlan casi por completo el mercado cementero nacional y, según fuentes de la industria, tienen una capacidad instalada conjunta de 91 millones de toneladas métricas anuales Los reportes de compañías financieras y bursátiles nacionales y foráneas coinciden que el Estado venezolano, a través de Petróleos de Venezuela o de cualquier otra institución del gobierno, "deberá erogar un promedio de 1,700 millones de dólares por las tres cementeras", señaló el diario El Nacional El periódico venezolano indica que algunos bancos en el exterior, entre ellos JP Morgan y Citibank, hablan de montos de 2000 millones de dólares, mientras que en el país firmas como BBO Servicios Financieros y Econoanálitica calculan no menos de 1,600 millones de dólares "La valoración de las cementeras se hace en función de la capacidad de producción, que en la actualidad se ubica entre 200 y 250 dólares por tonelada En el caso de Cemex, que es la más grande al tener una capacidad de 46 millones de toneladas, se tendrá que pagar 920 millones de dólares", explicó el representante de BBO Servicios Financieros, Miguel Octavio Advirtió que la "ola de nacionalizaciones e indemnizaciones" en el país ascendería a 20 mil millones de dólares, tomando en cuenta las nacionalizaciones de la telefónica CANTV, las compañías eléctricas y el sector petrolero el año pasado El gobierno del presidente Chávez nacionalizó el año pasado cuatro multimillonarios procesadores de crudo en la faja petrolífera del Orinoco, así como la telefónica CANTV, la principal empresa de telecomunicaciones, y dos firmas de electricidad en poder de grupos extranjeros El diario El Nacional indicó que aún no hay precisión sobre la procedencia de los recursos destinados para cancelar las indemnizaciones, pero indica que expertos coinciden que será PDVSA "la que pague la factura, bien sea directamente o a través de los ingresos petroleros que traspasa el Ejecutivo" "Temo que el gobierno le imponga a PDVSA comprar las cementeras En ese caso, si no contrata nueva deuda, entonces la obligarán a recortar sus inversiones", dijo el experto de Ecoanalitica, Asdrúbal Oliveros Además, ese diario señala que, en los casos de Cemex y Lafarge, el gobierno o PDVSA "están obligados a hacer una oferta pública de adquisición, de acuerdo con las disposiciones que rigen el mercado de capitales en Venezuela", pues las filiales de ambas empresas cotizan sus acciones en la Bolsa de Valores de Caracas El ministro de Energía y Petróleo de Venezuela, Rafael Ramírez, dijo ayer que las cementeras extranjeras podrían conformar empresas mixtas con el Estado venezolano, pero con minoría accionaria Señaló que, con las nacionalizaciones, el gobierno busca tener el control de las actividades que considera estratégicas "No tiene nada que ver con una acción contra ningún país, ni ninguna empresa Aquí muchas veces se tergiversa lo que queremos hacer", señaló Ramírez La semana pasada, el presidente Chávez anunció que nacionalizaría las empresas cementeras extranjeras, al acusarlas de vender a altos precios y de exportar la mayor parte del producto Chávez nacionalizará ahora la siderúrgica Ternium-Sidor, de mayoría argentina El presidente Hugo Chávez ordenó nacionalizar la siderúrgica Ternium-Sidor, de mayoría argentina, ante el fracaso de las negociaciones sobre contratos colectivos y una actitud "colonizadora" y "prepotente" de la empresa, anunció hoy el vicepresidente de Venezuela, Ramón Carrizalez "Luego de un largo proceso de negociaciones que resultaron infructuosas para la solución del conflicto de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) con sus trabajadores, el comandante presidente Chávez tomó la decisión, en la madrugada, de asumir el control (estatal) de Sidor, que se encuentra privatizada desde hace unos 10 años", dijo Carrizalez Tras 15 meses de fallidas negociaciones, el número dos del gobierno dijo, en conferencia de prensa, que Venezuela tomará el control de la acería y negociará la indemnización a Techint, principal accionista de Ternium-Sidor, la mayor de la región andina y el Caribe "Yo estaba en contacto con el presidente (Chávez) Le expliqué lo que estaba pasando: que la empresa se estaba levantado con una gran arrogancia, y el presidente me instruyó a que el gobierno nacional tome el control de la empresa", relató el funcionario en el palacio presidencial de Miraflores "Sentimos una actitud de colonizador () una actitud prepotente (de la empresa), de simplemente mantener los esquemas de explotación bárbara a que han estado sometidos los trabajadores", dijo El Estado venezolano podría pasar a controlar el 60 por ciento de la siderúrgica, reduciendo la mayoría del grupo argentino Techint de 60 a 20 por ciento "Existe la opción Si el Estado va a obtener el 60 por ciento (de acciones) Techint se quedaría con 20 por ciento; esa es una de las opciones", dijo Carrizalez Un 20 por ciento está en manos del Estado y otro 20 por ciento lo tienen trabajadores y extrabajadores de la empresa Sin embargo, "no hay ningún tipo de oferta (para aplicar la medida), puesto que siempre se evalúan todas las opciones", añadió "Sidor será nacionalizada El vicepresidente trató de hacerle entender a la empresa las razones de los trabajadores, pero ésta no aceptó y, al final, se anunció la nacionalización", dijo poco antes del anuncio oficial a la AFP el presidente del Sindicato, José Rodríguez Luego de una reunión entre el gobierno y la empresa, que se extendió hasta las primeras horas de hoy, "a la 01:20 de la madrugada el vicepresidente anunció que la Sidor pasará a manos del Estado", dijo Rodríguez El presidente del grupo argentino Techint, Paolo Rocca, dueño de la siderúrgica, envió hoy una carta urgente al presidente Chávez para pedir su intervención en el conflicto con los trabajadores por demandas laborales, con nuevas ofertas tras la decisión, indicó la empresa en un comunicado "Con el mayor sentido de responsabilidad, le pido su intervención, para encontrar una solución constructiva para nuestros países y para la empresa, y estoy desde ya a su disposición para lo que usted disponga", dijo Rocca a Chávez Venezuela descarta que la decisión afecte las relaciones con el gobierno de Argentina: "No creo que dañe las relaciones con Argentina, que siempre ha sido muy respetuosa de las decisiones del gobierno de Venezuela Mantenemos las mejores relaciones con ese gobierno", afirmó Carrizalez Paolo Rocca ha sido un fuerte soporte de los gobiernos del expresidente Néstor Kirchner y de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner La empresa, que produjo 42 millones de toneladas de acero líquido en 2006, disputa el segundo lugar en producción de acero en América Latina con Mittal-Arcelor, detrás de la número uno, la brasileña Gerdau

Comentarios