El ocaso

domingo, 6 de abril de 2008
La crisis del Partido de la Revolución Democrática (PRD) ya trascendió el aspecto poselectoral y puso a la organización al borde de la ruptura, expone Proceso en su edición 1640 Cada vez son más los perredistas convencidos de que no podrán arreglar sus diferencias internas con el nombramiento de su nuevo presidente nacional, aunque los principales candidatos al cargo, Alejandro Encinas y Jesús Ortega, consideran que la turbulencia terminará cuando se defina al ganador de la elección Para otros candidatos, como Alfonso Ramírez Cuéllar y Camilo Valenzuela, quienes quedaron en los últimos lugares, así como para el presidente del PRD capitalino, Ricardo Ruiz, la entrega de resultados para definir a la nueva dirigencia nacional sólo será una solución temporal a la crisis interna En su opinión, la mejor solución es refundar al PRD o crear un nuevo partido de izquierda Una encuesta realizada por la empresa Parametría también refleja la crisis de la organización y concluye que, para 62% de los entrevistados, el partido se dirige hacia la división, dice el reportaje que aparece en el número 1640 de Proceso

Comentarios