Cacaxtla, sin riesgos por ahora

lunes, 12 de mayo de 2008
Nativitas, Tlax , 12 de mayo (apro)- Así como el presidente Felipe Calderón culpó al cambio climático y los efectos de la luna de las inundaciones en Tabasco, el director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Alfonso de Maria y Campos, argumentó que debido a la modificación global del clima no se puede garantizar la preservación de la zona arqueológica de Cacaxtla El 21 de mayo de 2007, un día calificado por el propio INAH como "atípico" en un video dado a conocer a la prensa durante una visita a la zona, cayó una "inusual granizada" sobre la región donde su ubica el sitio fundado por la cultura olmeca-xicalanca hacia el año 400 de nuestra era en los valles de Puebla y Tlaxcala que puso en riesgo su patrimonio Se cuenta incluso que al principio comenzó a caer el granizo sin agua Descubierto por pobladores del lugar en 1975, Cacaxtla requirió de un tratamiento especial para su preservación desde su apertura como zona arqueológica, hace más de tres décadas, pues conservaba en los muros de sus edificios prehispánicos restos de pintura Para muchos la más impactante de estas obras es el mural La batalla, que muestra a los guerreros olmecas triunfantes sacrificando a los perdedores que se supone son un ejército invasor huasteco, aunque conservan mejor sus colores las pinturas plasmadas sobre un par de que pueden apreciarse justo a la vuelta del retrato de los guerreros Así pues, en su momento se decidió preservar de la lluvia, el viento y la luz del sol estas majestuosas obras de arte Los especialistas se enfrentaban entonces a un problema: la estructura del edificio principal de los antiguos olmeca-xicalanca, edificado en cinco etapas constructivas, tendría que soportar la protección que se decidiera "Después de un polémico periodo se llega a la determinación de que una techumbre cubra la superficie total del basamento para que lo resguarde de la lluvia y el sol", dice una voz en off en el video En 1985 se comenzó a construir la monumental estructura que soportaría el techo de protección: "Implicaba cubrir una superficie de 200 metros de longitud y las columnas a levantar tendrían que ser lo suficientemente sólidas para soportar la caja del techo sin un solo soporte intermedio" Se narra también que la mejor solución no era un techo rígido que opusiera resistencia a los vientos que, se supone, son muy intensos en la región Se optó entonces por un "diseño aerodinámico" que pudiera interactuar "como una nave en medio de las corrientes aéreas" A simple vista la techumbre se antoja como una mole rectangular sobrepuesta a una estructura metálica Son 11 mil metros cuadrados de techo colocados a 25 metros de altura En la realidad, sobre la estructura descansa una masa metálica que, vista de uno de los costados, semeja la forma de un murciélago, lo que permite, a decir de los expertos, que juegue y se mueva como un papalote en el viento En los hechos este movimiento es apenas perceptible La cubierta se dividió pues en tres partes: la central de forma cóncava y dos remates en los extremos norte y sur, cada uno de ambos con 71 metros de largo y un peso de 54 toneladas, cada una hecha luego de "cálculos matemáticos precisos" y van sujetas al piso con tensores En su tiempo --destaca el documental-- la techumbre fue considerada la más grande en su tipo en el mundo; y hoy sólo ha sido superada por la techumbre que cubre a los guerreros de terracota del Mausoleo del Primer Emperador Qin, ubicados en la provincia de Shaanxi, en China, y curiosamente descubiertos en 1974, un año antes que Cacaxtla, y son considerados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO El cambio climático Por 22 años la estructura funcionó sin problemas hasta la granizada de mayo del año pasado El granizó comenzó a acumularse justo en los desagües hasta que el techo no soportó más y a las 4:30 de la tarde de aquel día se desplomó la parte sur sobre uno de los edificios antiguos y posteriormente sucedió lo mismo con el costado norte El documental pone énfasis en que "controlar la energía del planeta de manera que no afecte la obra humana, no es posible, siempre hay riesgos a los que tenemos que estar atentos" y el resto es minimizar dichos riesgos Después de evacuar al personal que, pretendiendo ir a comprobar el estado de la techumbre quedó atrapado en la misma, se comenzó a pensar en la protección del patrimonio La zona arqueológica se cerró al público Las obras pictóricas plasmadas en los antiguos edificios de adobe se cubrieron con distintas capas de papel silicón, hule espuma, módulos de madera atornillados, poliestileno, y finalmente triplay, con el fin de protegerlas de los trabajos de recuperación de la techumbre Se inició entonces la restauración del techo que requería sólo la reposición de los extremos norte y sur, pero cuidando que al retirar las partes dañadas no se afectara el cuerpo central La construcción de los nuevos extremos se hizo fuera del área patrimonial y una vez construidos se tuvieron que unir al resto de la techumbre El video describe una operación extremadamente difícil en la cual ambos extremos debían ensamblar perfectamente con el resto de la estructura Se requirió para levantarlas grúas de más de 200 toneladas de peso Ver las imágenes de las grúas elevando las moles de metal hacia las alturas recuerda el momento en el cual, con igual y precisas maniobras, el mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, de Diego Rivera, completamente ensamblado con protecciones y cajas de madera, fue rescatado del derrumbado Hotel Del Prado, para cruzar --también con ayuda de grúas-- la avenida Juárez y ser depositado en su actual sede, en el llamado Museo Mural Diego Rivera, a un costado de la Alameda Central Discusiones académicas y políticas Casi un año tardaron los trabajos de recuperación de la techumbre de Cacaxtla Para el rescate se requirió del trabajo de empresas expertas en estructuras, como Colinas de Buen e ICA, y según De Maria y Campos no se licitaron las obras debido a la emergencia que implicaba el preservar el patrimonio cultural Se invirtieron entre 17 y 18 millones de pesos Doce de ellos fueron para la techumbre y fueron cubiertos por el seguro que el INAH tenía contratado justo para su protección; 2 millones de pesos fueron para arqueología, puestos por el instituto; y 3 millones se destinaron a la rehabilitación de las zonas de servicios, como baños, en la zona arqueológica y los aportó el gobierno de Tlaxcala Pero ni las exigencias técnicas y tecnológicas que requirió la construcción de las partes nuevas de la techumbre, ni los 17 o 18 millones de pesos invertidos garantizan ahora que Cacaxtla esté libre de los efectos del "cambio climático" Cuando un representante de la prensa preguntó al director del INAH si, en caso de presentarse una granizada similar, la techumbre soportaría, el funcionario interrumpió molesto: "Y si mi abuelita tuviera ruedas" El reportero tuvo que aclararle entonces que su pretensión no era que se adivinará si habría fenómenos meteorológicos impredecibles, sino una granizada similar a la del 21 de mayo pasado Para De María simplemente "no hay fórmulas mágicas" Su opinión es que la techumbre no dará para más de veinte años y por tanto, con los cuerpos colegiados del INAH, incluidos el Consejo de Arqueología que preside el arqueólogo Roberto García Moll desde 2005, o el área de conservación, deberán encontrar mejores soluciones para la preservación de los murales El historiador quiso destacar en cambio que a través del Programa de Prevención de Desastres en Materia de Patrimonio Cultural (Previnah), creado en 2003, se atendió la emergencia y el saldo para el patrimonio fue sólo el daño que el peso del techo provocó al caer sobre un edificio preshispánico, que será restaurado en la siguiente etapa, una vez que ha vuelto a ser cubierta completamente por la techumbre la zona de los murales A decir del funcionario, la salida en el futuro para la protección de los murales de Cacaxtla (La Batalla, el Templo Rojo y el Templo de Venus) será desprenderlos de sus muros originales para llevarlos a otro sitio donde estén mejor protegidos de la intemperie Y aunque aclara que su propuesta no sería sacarlos de Tlaxcala sino tal vez llevarlos a un museo de sitio como el Museo de la Pintura Mural Teotihuacana, que ya existe en la zona arqueológica de Teotihuacán, admite que la sugerencia provocará encontradas opiniones Sin duda para muchos gobiernos locales la visita a zonas arqueológicas, sobre todo cuando tienen, como Cacaxtla, un atractivo extra con los murales o algún otro elemento sobresaliente, generan entradas por turismo, y esto podría desatar también una discusión ya no académica sino política Por lo pronto en la siguiente etapa de recuperación de la zona, que se hará ya con la visita abierta al público --pues Cacaxtla se reabrió el pasado 29 de abril-- se continuará con los trabajos de conservación y monitoreo de las condiciones de temperatura y humedad de los murales Así mismo, De Maria anunció que se abrirá un museo de sitio Cacaxtla abre de lunes a domingo de 9:00 a 18:00 horas La entrada cuesta 46 pesos con excepción de niños, estudiantes, maestros y personas mayores con credencial vigente, quienes están exentos de pago

Comentarios