Persiste marginación de pueblos indígenas, denuncia Menchú

jueves, 15 de mayo de 2008
Jalapa, Ver , 14 de mayo (apro)- La premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú, consideró hoy que los derechos de los indígenas y culturas han sido suprimidos, sin embargo, la lucha debe continuar para que los pueblos étnicos recuperen sus valores perdidos La activista nacida en Guatemala dijo que no sólo los derechos ancestrales de los pueblos indígenas, establecidos en sus propios códigos, han sido suprimidos, sino que han sido excluidos de los sistemas de justicia, "donde los mantienen como seres inexistentes" Al participar en el foro sobre derechos indígenas, efectuado en Córdoba en el Teatro Pedro M Suárez, Menchú Tum se refirió a la violación de derechos humanos y a la ausencia de justicia que siguen padeciendo los pueblos indígenas del mundo, sobre todo de Latinoamérica En su ponencia presentada en el foro organizado por la Fundación Voces del Sol AC, Menchú remarcó que los sistemas político y jurídico vigentes, no respetan los derechos de los indígenas ya que, en ambos casos, "vivimos como seres inexistentes" Pese a que los pueblos indios necesitan expresar y exigir sus derechos, apuntó, "no pueden hacerlo por los sistemas que prevalecen" en la mayoría de los países de la región, "donde todavía no son aceptados o incluidos en la toma de decisiones" Recordó que desde hace 27 años se sumó a la lucha que impulsó la creación de la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas, la cual debe seguir siendo difundida, pues representa los derechos colectivos e individuales de estas comunidades A pesar de ello, consideró, el pueblo indígena debe continuar luchando para poder seguir adelante y recuperar los valores que han sido suprimidos por los nuevos códigos del derecho, para poder salir de la marginación, la miseria y la pobreza Actualmente, precisó, los indígenas siguen padeciendo una vida de pobreza, miseria y marginación, y "muchos pueblos han tenido que emigrar no sólo en búsqueda de mejores oportunidades de vida, sino por el agua que ya no encuentran en sus comunidades" En su defensa por los derechos de los pueblos indígenas, la activista señaló que esta lucha ha sido larga, "pero también necesaria, porque ha significado algunos logros para que se reconozcan y respeten los derechos colectivos e individuales de nuestros hermanos" La indígena guatemalteca fue exiliada de su país en 1981, y en ese año llegó a México desde donde continuó su trabajo de denuncia sobre el genocidio en Guatemala, e inició también la lucha en los espacios de la comunidad internacional a favor del respeto y reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas Al foro también acudieron representantes de comunidades indígenas de Veracruz, como Juan Don Cimbrón, presidente del Consejo Supremo del Pueblo Totonaca, así como de la Sierra de Zongolica y de otras regiones de la entidad El presidente de esta agrupación, Haroldo González, lamentó que el trabajo indigenista en Veracruz se esté realizando de manera separada, es decir, por un lado están los grandes académicos, cuyo trabajo se ha quedado rezagado, y por otro el que se realiza en las propias comunidades Sobre la labor de Menchú, señaló que la guatemalteca trabajó y luchó por el respeto a los derechos humanos, especialmente por los de los pueblos indígenas, que la hicieron acreedora al Nobel de la Paz, y desde entonces sigue su misión universal

Comentarios