Meteoro

lunes, 19 de mayo de 2008
México, D F, 19 de mayo (apro)- Segundo blockbuster de la temporada, el cual está a la altura de las expectativas: una cinta floja, llena de lugares comunes pero que, eso sí, se ve estupenda, es decir, algo típico de los hermanos Andy y Larry Wachowski Quizá por eso y porque el personaje de Meteoro (basado en una caricatura japonesa de los 60) es una figura de culto, capaz de enganchar a unos cuantos, que la cinta lleva a penas 324 millones de dólares en taquilla a casi dos semanas de su estreno, algo sumamente pobre para cintas de este tipo Por ejemplo, Iron Man, en su primer fin de semana, recaudó 100 millones de dólares, mientras que Meteoro (Speed Racer, EU-2008), sólo 18 Así pues, se dice que esta última no recuperará la inversión durante su permanencia en las salas cinematográficas Habrá que esperar a que salga el DVD para ver qué ocurre Meteoro gira en torno a una joven promesa del automovilismo, un chico llamado precisamente Meteoro (Emile Hirsch) quien, luego de negarse a formar parte del equipo de la empresa Royalton, descubrirá qué turbios intereses monetarios se hallan detrás de su deporte favorito La bandera de libertad de Meteoro no agradará a Royalton, de tal forma que procurará a toda costa que el personaje no gane una competencia más Sin embargo, nuestro héroe está decidido a obtener el rally en puerta llamado The Crucible, el cual, por cierto, acabó con la vida de su hermano mayor Todo lo anterior para mantener el espíritu deportivo encendido, al igual que el negocio familiar, pues el vehículo en el cual corre Meteoro, el Match 5, fue fabricado por su padre (John Goodman) Para ayudarlo en esta lucha, Meteoro tendrá el respaldo de su madre (Susan Sarandon), por supuesto su padre, su hermano menor (Paulie Litt), su novia Trixie (Christina Ricci) y el misterioso corredor X (Matthew Fox) La estética visual es alucinante, capaz de hacernos sentir que estamos en un trepidante videojuego de carreras, bañado por colores radiantes Pero fuera de lo anterior, no hay tensión dramática, sino situaciones simplonas y sentimientos cursis que oscilan entre el gusto de un público infantil y el adulto contemporáneo, pero al final parece no poder decidirse a quién le va a hablar Por cierto, el estupendo cartel que conforma la cinta no luce para nada Meteoro es una muestra de que hasta en las películas hollywoodenses hay clases

Comentarios