La justicia mexicana, a prueba en Francia

domingo, 25 de mayo de 2008
Hasta el pasado mes de abril casi nadie conocía en Francia ni el nombre ni la historia de Florence Cassez, una ciudadana de este país aprehendida en la Ciudad de México la madrugada del 9 de diciembre de 2005, refiere la edición 1647 de Proceso Ella y su compañero Israel Vallarta, a quien los elementos de la Agencia Federal de Investigación (AFI) presentaron como el jefe de la banda de plagiarios Los Zodiaco, fueron exhibidos ese día en los noticiarios de las televisoras mexicanas A los franceses no les sorprendió la supuesta implicación de una conciudadana en un delito cometido en suelo mexicano Durante 28 meses, el asunto se diluyó; en México, por el contrario, comenzó el calvario para Florence, quien primero estuvo bajo arraigo en una casa de la colonia Doctores, en la Ciudad de México, para ser trasladada posteriormente al penal femenil de Santa Martha Acatitla y después al de Tepepan Finalmente, el pasado 25 de abril, las autoridades mexicanas la condenaron a purgar una condena de 96 años por los delitos de secuestro y asociación delictuosa, así como portación de armas y de cartuchos Al conocerse esta noticia en Francia, tuvo los efectos de una bomba El 28 de abril, la radiodifusora pública France Info estableció contacto con Florence vía telefónica La opinión pública quedó consternada al oírla clamar su inocencia y pedir auxilio al presidente Nicolas Sarkozy desde la prisión donde se encuentra confinada Para el miércoles 7 la información sobre el caso Florence alcanzó su clímax Ese día el presidente Sarkozy se reunió durante 40 minutos en el Palacio del Elíseo con los padres de la detenida, Bernard y Charlotte Cassez, así como con un hermano de ella, Sèbastien Cassez, y Frank Berton, el abogado que asumió su defensa El encuentro fue organizado por Thierry Lazaro, cercano a Sarkozy y diputado del norte de Francia, región de la que es oriunda la familia Cassez Fuentes cercanas al palacio presidencial consultadas por Proceso aseguran que desde finales del año pasado Sarkozy comenzó a interesarse por la historia de Florence Cassez; incluso afirman que pidió a uno de sus colaboradores encargarse del caso, destaca el semanario en su número 1647

Comentarios