El Estado, derrotado en Sinaloa

domingo, 1 de junio de 2008
"Cuídense, esto se está poniendo muy pesado", les dijo Juan Camilo Mouriño a los representantes empresariales y del gobierno con los que se reunió el 13 de mayo en Culiacán, Sinaloa Todavía no se cumplían dos semanas completas de mayo y ya se habían acumulado ahí 52 asesinatos, la mayoría relacionados con el narcotráfico, publica la edición 1648 de Proceso El secretario de Gobernación tenía razón En los siguientes ocho días se perpetraron 25 homicidios más, dos de ellos policías ministeriales Para el 19 de mayo la cifra había crecido a 77 Mouriño encabezó la reunión del gabinete de seguridad que se llevó a cabo en Culiacán a petición del gobernador priista Jesús Aguilar Padilla Después del encuentro fue anunciado el operativo Culiacán-Navolato, como parte del cual llegaron al centro del estado mil 433 soldados, 740 policías federales, 500 marinos y 50 elementos de la PGR, entre peritos, fiscales y agentes del Ministerio Público: en total, 2 mil 723 elementos federales más Sin embargo, el despliegue resultó inútil para contener la violencia Para el jueves 29 la cifra subió a 108 crímenes, cantidad que nunca había alcanzado Sinaloa en un período similar Una de las demandas de los empresarios cuando se reunieron con el gabinete de seguridad fue que se combatiera el lavado de dinero Veremos qué se puede hacer, dijo Mouriño Un día después fueron cerradas 26 casas de cambio que operaban en una zona de Culiacán donde desde hace 25 años se venden y compran dólares en la calle sin recibos ni registros, nada, sólo el dinero, mano a mano Pueden ser 10, 20 dólares, o 200 mil, la cantidad no importa La mayoría de estos negocios están registrados en Hacienda, pagan impuestos y tienen el visto bueno de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, señala el reportaje que aparece en el número 1648 de Proceso

Comentarios