Se busca marido

lunes, 23 de junio de 2008
México, D F, 23 de junio (apro)- Al igual que sucede en el Off Broadway de Nueva York, en la Ciudad de México también existe actividad teatral fuera de los circuitos institucionales o de las cadenas comerciales, trabajos surgidos del empeño personal de algún actor, director o grupo que de manera independiente y casi por "amor al arte" decide arriesgar su tiempo, dinero y trabajo para presentar ante el público, normalmente minoritario, su quehacer artístico Tal es el caso de Se busca marido, comedia ligera escrita y dirigida por Sebastián Ferrat, que se presenta en el Centro Cultural El Foco (antes Foro de la Comedia), obra que sin mayores pretensiones ofrece al espectador un momento de divertido esparcimiento La anécdota es simple: un joven clasemediero que ronda los treinta y tantos años de edad (Mauricio) atropella a otro joven (Antonio) que, como consecuencia del atropellamiento, pierde la memoria Mauricio, quien es diseñador de modas, decide llevarlo a su departamento para "curarlo" pero se enamora de él Inmediatamente los espectadores se enteran gracias a Fidelia, -un extraño y sui generis híbrido de chamán y pitonisa posmoderna-- amiga íntima y consejera del joven diseñador de modas, que Mauricio se enamora a la menor provocación con las consecuentes y muy frecuentes decepciones que su conducta implica A partir de esta circunstancia se desatan una serie de situaciones graciosas que, en medio de la sencillez del texto, en el fondo plantean, con gran sentido del humor y lenguaje juvenil, sentimientos de soledad, vacío y fracaso que parecen permear la vida de los hombres y mujeres "independientes" que inician el tránsito incierto hacia los 40 años de edad Fidelia, a pesar de sus conocimientos esotéricos y manejo de las artes ocultas, es también una mujer sola, necesitada de afecto y que, a pesar de las críticas muchas veces hirientes a Mauricio por sus fantasías amorosas que terminan en desilusión y fracaso, ella suele cometer los mismos errores Quizá por eso son tan amigos, en una relación de co-dependencia en la que se quieren y se lastiman, se aconsejan; pero también se disputan a los galanes Las acciones transcurren en un espacio escenográficamente sencillo, que hace las veces de sala y comedor, donde ambos amigos tratan de seducir al desmemoriado en una lucha en la que sale triunfador Mauricio, hasta que aparece la esposa de su inquilino por accidente El desenlace es previsible, lo importante son las divertidas actuaciones que se suceden en el ínter, con un trabajo sólido a cargo de Sebastián Ferrat (Mauricio), con un personaje que no exige grandes matices; pero que rosa en la delgada línea de la exageración en cuanto a sus características gay; Melina Yunuen, quien por momentos abusa del grito y la gesticulación en su personaje de Fidelia, pero que resulta particularmente graciosa y realiza una excelente transición en el personaje de la esposa de Antonio, de una mujer sofisticada a una vulgar y agresiva al descubrir a su marido en el departamento de Mauricio; y Markin López-Luquin (Antonio) Las funciones se llevan a cabo los viernes y sábados a las 20:30 horas en el Centro Cultural El Foco (Tlacotalpan 16, Roma Sur)

Comentarios