Benjamín Arellano frena extradición a EU

viernes, 18 de julio de 2008
México, D F 17 de julio (apro)- Un juez federal concedió esta semana una suspensión provisional a la extradición a Estados Unidos de Benjamín Arellano Félix, cabeza emblemática del cártel de Tijuana, organización que fue considerada como una de las más poderosas de México y que ahora está en proceso de recomposición Tal decisión fue tomada por el juez decimocuarto de Distrito de la Ciudad de México, José Luis Legorreta, quien, según el abogado del capo, Américo Delgado de la Peña, confirmó la concesión de un "amparo provisional" para que Arellano Félix no sea extraditado, al menos por ahora, y que enfrente el juicio que definirá su futuro jurídico Sin embargo, el juez Legorreta se declaró incompetente para seguir conociendo del caso ?hasta ahora se desconocen los argumentos del juzgador? y el asunto pasó a otro juzgado del Estado de México, con sede en Toluca, que tiene en sus manos el amparo concedido al narcotraficante, quien es considerado el segundo hombre más importante del cártel de Tijuana Después de su detención, en 2002, en la ciudad de Puebla, luego de huir varios meses desde Tijuana, Baja California, y de ser perseguido por sus rivales de Sinaloa ?Ismael El Mayo Zambada, entre ellos? Benjamín Arellano Félix fue aprehendido por el Ejército en el momento en que se disponía a descansar junto con su esposa, Ruth Serrano Las fuerzas militares rodearon la residencia ubicada en un lujoso fraccionamiento de Puebla, valuada en poco más de dos millones de dólares; irrumpieron y sujetaron al capo, quien no opuso resistencia Desde esa fecha se le encarceló en el penal de máxima seguridad de La Palma ?hoy del Altiplano--, en el Estado de México Seis años después, en cuyo lapso ganó varios juicios ?no se le pudo demostrar, por ejemplo, que participó en la muerte del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo? la Procuraduría General de la República (PGR) autorizó la extradición de Benjamín a Estados Unidos, a pesar de que en 2007 fue sentenciado a 22 años de prisión por el delito de tráfico de drogas, uno de los seis cargos por los que fue aprehendido Tras conocerse este veredicto, el abogado del capo, Américo Delgado de la Peña, se apresuró a interponer un amparo, el cual le fue otorgado en forma provisional, con lo que Benjamín ganó al menos un tiempo más de estadía en México La situación legal para el capo no está nada fácil en Estados Unidos: Arellano es requerido en la Corte Federal del Distrito Sur de California para ser procesado por delincuencia organizada, asociación delictiva, importación y distribución de al menos 500 gramos de cocaína, por un lado, mientras que en otro expediente se le acusa de introducir cien kilos de marihuana y, el delito que más pesa, lavado de dinero A diferencia de lo que Delgado de la Peña afirma, en el sentido de que su cliente sería enjuiciado en Estados Unidos por los mismos cargos que enfrenta en México, la PGR lo niega y sostiene que se trata de delitos diferentes En el mundo del narcotráfico Benjamín Arellano tiene historia: junto con sus hermanos Ramón (muerto de un balazo en Mazatlán, Sinaloa, en el año 2003) y Francisco Rafael fundó el cártel de Tijuana al iniciar la década de lo ochenta Entonces eran llamados los Narcojuniors, pues se paseaban por las calles de Tijuana en carros de lujo y asesinaban a personas, muchas de ellas ajenas al negocio de las drogas, sólo por el hecho de que los miraran mal o por que miraran a alguna de las novias con las que solían salir en aquellos años de esplendor Según datos de la PGR, Benjamín Arellano era uno de los operadores y fungía como "pasador de droga"; Ramón era el gatillero más temible, en tanto que Francisco Rafael era el hombre pensante junto con su hermana Enedina, contadora pública, a quien la PGR y la DEA identificaron, hace tiempo, como una pieza clave en la estructura de lavado de dinero del narcotráfico Con la detención de Benjamín, Francisco Rafael y la muerte de Ramón Arellano, el cártel de Tijuana sufrió una merma importante, pero no fue destruido, como concluyó en su momento la PGR, pues siguió operando bajo el mando de Enedina Arellano y de Francisco Javier, conocido como El Tigrillo, quien actualmente está preso en Estados Unidos bajo acusaciones de tráfico de drogas

Comentarios